Seda

Seda

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Seda:la guía Westwing

La seda es un material muy preciado símbolo de lujo, riqueza y clase. Además, este delicado material ha captado la atención del hombre desde que fue descubierto en China, hasta que llegó a Europa gracias a la ruta comercial que lleva su nombre. La literatura contemporánea también ha sucumbido a los encantos de este preciado tejido de la mano de Alessandro Baricco y su novela Seda, que incluso cuenta con una adaptación cinematográfica.

En Westwing nos encanta el tacto delicado de las sábanas de seda y el toque de elegancia que aporta un pañuelo de seda brillante a un clásico vestido negro para una ocasión especial. Por eso esta temporada queremos que nos acompañes en un viaje histórico para conocer todos los secretos de este material tan preciado. Descubre todo lo que debes saber sobre la seda con Westwing.

Mitos y leyendas sobre la seda

No se sabe a ciencia cierta cuál fue la primera aparición de este delicado material, sin embargo, se han encontrado restos de seda en las tumbas reales de la dinastía china Shang, que reinó entre los siglos XVII y XI a. C.

La seda es un tejido que siempre ha estado rodeado de un halo de misterio. Tanto en los escritos de Confucio como en las historias populares chinas, se cuenta que el emperador Huang Ti pidió a su esposa, la emperatriz Xi Lingshi, que investigara qué estaba ocurriendo con las plantas de morena, ya que sus hojas desaparecían misteriosamente. Tras un largo periodo de observación de las plantas, la emperatriz descubrió que se trataba de pequeños capullos amarillentos y brillantes. Al coger uno, se le escapó de los dedos y cayó en su taza de té caliente. Al intentar sacarlo, el capullo de seda comenzó a deshacerse transformándose en una hebra de hilo muy largo.

Seda

Gusanos de seda: los verdaderos creadores

Aunque cueste creerlo, los gusanos de seda se alimentan de hojas de morera de las que obtienen el almidón necesario para crear una larga hebra que puede llegar a alcanzar los 1500 metros de longitud en cada capullo. Sin embargo, con 500 metros de hebra solo se pueden conseguir 130 miligramos de seda, por lo que la fabricación de la seda supone un gran esfuerzo que se traduce en un gran valor monetario. Por lo tanto no es de extrañar que los chinos mantuvieran oculto el secreto de la seda durante años.

La ruta de la seda: origen de la mayor ruta comercial del mundo

El encargado de darle nombre a esta ruta milenaria fue el geógrafo alemán Ferdinand von Richthofen en el primer tomo de su libro China y en una conferencia titulada Las rutas de la Seda de Asia central. Este término, traducido a numerosos idiomas, inspiró muchas de las fantasías tanto de sus congéneres como de los mismos chinos. Desde entonces, la ruta de la seda ha estado rodeada de misterios, historias, aventuras y tesoros. Además de ser una ruta comercial, la ruta de la seda también sirvió para propagar las grandes religiones.

Disfruta del agradable tacto y el brillo característico de las prendas de seda. ¡Déjate inspirar por un material con una historia milenaria!

Próximas campañas