Semillero

Semillero

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Semillero:la guía Westwing

La jardinería es una afición que nos puede dar muchas alegrías, pero que también requiere nuestro esfuerzo y cuidado. No obstante, si tenemos un jardín, descubriremos que está en nuestras manos el cambiar totalmente su diseño y decoración y que, si tenemos algunos conocimientos de jardinería, no es una tarea tan complicada. Para realizar un trabajo de calidad necesitaremos contar con las herramientas de jardín adecuadas y con un semillero.

En Westwing nos encantan los jardines y ver como estos pequeños rincones llenan nuestra casa de vitalidad y naturaleza. Lo ideal para un jardín es que sea un lugar variado y combinemos diversas variedades de plantas, ya sean árboles, arbustos o flores. Así podremos crear un espacio en el que poder desconectar del estrés característico de la vida moderna en la ciudad. Descubre en Westwing toda la inspiración e ideas para decorar tu jardín.

¿PARA QUÉ SIRVE UN SEMILLERO?

Un semillero es un lugar donde se plantan las semillas o simientes de las plantas para que germinen. Plantar las semillas en un semillero ofrece algunas ventajas con respecto a la siembra directamente en el lugar donde queremos tener nuestras plantas, puesto que ofrece el entorno adecuado para que germinen las semillas y se desarrollen en su primera fase.

Debemos tener algunos detalles en cuenta para elegir qué tipo de semillero será más útil para nuestras plantas. Si estamos pensando en sembrar plantas de huerto o flores, nos bastará con un semillero pequeño de poca profundidad. Estas plantas suelen germinar bastante rápido y en poco tiempo estarán preparadas para su trasplante. Por otro lado, si lo que queremos sembrar son plantas de porte más arbustivo o árboles, necesitaremos un semillero con una profundidad considerable. Las semillas de los árboles desarrollan primero una larga raíz hacia la tierra antes de que el plantón asome a la superficie, por lo que un semillero pequeño no dejaría que se desarrollasen completamente.

SEMILLEROS CASEROS, ¡MANOS A LA OBRA!

También en el mundo de los semilleros hay cabida para los tan populares DIY. Los semilleros caseros son fáciles de construir y podemos utilizar un gran número de materiales que encontramos en casa, especialmente objetos que ya no nos sirven y podemos reutilizar para contribuir a proteger el medio ambiente.

Una actividad común en los colegios es plantar semillas bajo un algodón en un vasito de yogur; seguro que muchos de nosotros nos emocionábamos al ver cómo germinaban. Así de simple es fabricar un semillero: podemos servirnos de envases de yogur, cáscaras de huevo, rollos de papel higiénico y así un largo etcétera. Eso sí, debemos acordarnos de hacer una pequeña abertura en la parte inferior para que la tierra pueda respirar y eliminar el exceso de riego.

Si estás pensando en plantar un pequeño huerto en casa para tener siempre ricas frutas y verduras, un semillero es la opción ideal para ver como tus pequeñas crecen como es debido.

Próximas campañas