Sillas colgantes de madera

Sillas colgantes de madera

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Sillas colgantes de madera:la guía Westwing

¿Te imaginas una silla que “flota” en el aire? Habalamos de las sillas colgantes, que se llaman así precisamente porque no tienen patas que las sujeten. En su lugar, consta de un apoyo o soporte en la parte superior que, o bien llega hasta el suelo, o bien cuelga del techo. De esta manera, uno puede sentarse en la silla sin temor a caerse de ella. De hecho, sentarse en una silla colgante es muy divertido.

Descúbrelo todo sobre las sillas colgantes de madera: sillas divertidas con un diseño único e innovador. ¡Apuesta por lo extraordinario! Regístrate ahora en Westwing y disfruta de estos y otros productos a fantásticos precios.

SILLA COLGANTE, LA SILLA QUE FLOTA EN EL AIRE

Hay sillas con diseños poco convencionales, que son capaces de dejar boquiabiertos a cualquiera. Ejemplos de ello son las famosas sillas Butterfly, Acapulco o Panton. Las sillas colgantes de madera o de otro material, como el mimbre, también causan el mismo efecto. De hecho, estas sillas van más allá. Su espectacular diseño en forma de huevo, razón por la que también recibe el nombre de huevo colgante, y el hecho de que “flota” en el aire, la hacen una silla única llena de estilo.

SILLAS COLGANTES DE MADERA. ¡APUESTA POR UN MATERIAL VERSATIL!

Las sillas colgantes pueden ser de diferentes materiales, como madera, plástico, metal o mimbre. Las de madera son ideales para cualquier espacio, ya sea en una zona interior o exterior. Además, la madera es muy resistente a las inclemencias meteorológicas.

Otro de los puntos fuertes de las sillas colgantes de madera es que la madera le aporta a la silla una belleza natural y atemporal. En cuanto al estilo y la decoración, la madera se adapta a diferentes posibilidades: estilo industrial, rústico, vintage… Podemos crear ambientes de estilos muy diferentes con sillas colgantes de madera. ¡Escoge el tuyo!

SILLAS COLGANTES. ¡DIVIÉRTETE!

Su forma de huevo se adapta a la perfección a la postura que una persona adapta al sentarse en ella y, además, nos permite balancearnos. A los niños les encantan las sillas solgantes. ¡Las usarán casi como un columpio!

También puedes sentarte en la silla colgante y leer un interesante libro, echarte una siesta o contemplar el paisaje o la naturaleza si la silla se encuentra en el jardín o la terraza.

¡Apuesta por una silla colgante de madera! Nunca antes una silla te había ofrecido tantas posibilidaes.

 

Próximas campañas