Sillas de playa

Sillas de playa

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Sillas de playa:la guía Westwing

Llegan las vacaciones, ¿eres de playa o de montaña? Si eres de playa, no pueden faltar las sillas de playa en tu viaje. ¿Alicante, Valencia? ¿O eres más del sur o del norte? Sea cual sea tu destino, ¡necesitas unas sillas de playa para pasar tu día a día y disfrutar! En el siguiente artículo te hablaremos sobre estas piezas. ¡No dejes de leer! Acabarás queriendo tener una silla de playa

Neveras portátiles de playa, mesas… ¿qué más? No pueden faltar las sillas de playa para tus días marítimos. ¿Has decidido ir a pasar el día a la costa alicantina? Cógelas, siéntate en ellas y disfruta de la brisa valenciana, ¡no tendrás otra preocupación! Prepara un bocata, ¡y ya tienes el día perfecto!

No obstante, pese a que no es necesario tener el mar al lado para poder sacar partido de tus sillas de playa. Si no puedes acercarte hasta la costa, puedes organizar una escapada a un camping. Y, ¿por qué no llevar las sillas de playa también a nuestros interiores? Con ellas, podrás recordar esas vacaciones tan fantásticas que tuviste. ¡Será genial! Además, darán un toque especial a tu espacio. Por ejemplo, ¿quieres crear una habitación con estilo marinero? ¡Entonces las sillas de playa con un toque náutico son perfectas! Además, tener esa pieza inusual en casa hará que seas la envidia de todas tus visitas. ¡Sé original!

cestas de playa

¿Qué te viene a la cabeza cuando oyes la palabra cesta? Lo más seguro es que pienses en las cestas de hacer la compra, o en las cestas de regalo, ¡como esa que te regalan en Navidad que tanto te gusta! Pues lo mismo ocurre cuando te dicen sillas de playa, ¿qué te viene a la cabeza? Esas últimas vacaciones en la costa blanca, o ese viaje a Tailandia de hace dos años ¡Qué playas más paradisiacas! Pues eso mismo es en lo que pensarás cada vez que veas tus sillas de playa en tu salón, o en la habitación en la que decidas ponerlas.

SILLAS DE PLAYA PARA DECORAR TU CASA

Las sillas de playa cada vez se usan más como parte del mobiliario en nuestra casa. Sobre todo en exteriores, ya sea el jardín, el balcón o la terraza, son geniales. Están construidas de forma que son resistentes al viento, al agua, al sol y a las condiciones meteorológicas adversas. Y por supuesto, lo siguen siendo en nuestros exteriores. Esto hace que si decidimos comprarnos unas sillas de playa para nuestro jardín, nos duren mucho tiempo. Además, como están diseñadas para pasar horas en la playa son comodísimas. ¡Échate la siesta en el jardín! Lo único malo de las sillas de playa es que estarás tan a gusto, que igual tu siesta dura cuatro horas.

Si decoras tu espacio con colores marítimos, ¡creerás que estás en la misma playa! Crearás un espacio muy acogedor. Combina tus sillas de playa con muebles blancos si las pones en interiores. Crearán un estilo sencillo a la par que completo.

¿SON TODAS LAS SILLAS DE PLAYA IGUALES?

Por supuesto que no. La principal diferencia radica en el diseño, aunque también el tamaño varía.  En España, con el buen tiempo que tenemos, podemos elegir las sillas de playa que más cómodas nos resulten a cada uno.

Algunas sillas de playa tienen respaldo reclinable, lo que es genial si queremos echar una cabezadita. Algunas incluso llegan a reclinarse del todo hasta convertirse en hamacas. ¡Comodísimas! Otra diferencia reside en el espacio de almacenamiento, puesto que podemos encontrar una silla con reposapiés, plegable, apoyabrazos… Así que lo que elijas va a depender básicamente de tus gustos y necesidades. Eso sí, asegúrate de que tu silla cumple con todo lo necesario para que te aporte comodidad y que esté hecha de los materiales adecuados. Seguro que encuentras sillas de playa acorde a tus necesidades, ¡y a tu bolsillo!

playa

¿CÓMO CUIDAR LAS SILLAS DE PLAYA?

No te preocupes. Mantener las sillas de playa es muy fácil, ¿por qué? Porque han sido ideadas para sobrevivir a los días de playa, es decir, son resistentes al agua, al calor, al mal tiempo… Y por ello, su cuidado es mucho más fácil.

La suciedad rebelde la puedes quitar con un paño húmedo de forma muy fácil, no te preocupes por los materiales que se puedan oxidar, como los tornillos, ya que todo ha sido escogido para que no pase nada si están en contacto con el agua. ¡No se oxidarán!

En invierno debes emplear una funda protectora para tus sillas, así estarán bien cubiertas y fuera de peligro.

Fácil de limpiar, bonitas y cómodas. No es de extrañar que las sillas sean las reinas de la playa. Y mucho menos, que cada vez consigan invadir más casas. Y tú, ¿ya te has hecho con las tuyas? Encuentra tu silla de playa ideal en Westwing. ¡Regístrate!

Próximas campañas