Sofá amarillo

Sofá amarillo

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Sofá amarillo:la guía Westwing

¿Quién ha dicho que el tono del sofá tiene que ser neutro? El sofá amarillo es ideal si quieres dar luminosidad y llenar de vida tu sala de estar. Es un color original, con personalidad. Y, si lo combinas de la manera adecuada, no dejará indiferente a ninguno de tus invitados.

En Westwing te proponemos una guía completa para que sepas sacar el mejor partido a tu sofá amarillo. Regístrate y no te pierdas los consejos de nuestros expertos, con los must have para estar a la última en decoración y conseguir una casa con mucho estilo.

EL AMARILLO: UN COLOR OPTIMISTA Y LLAMATIVO

Elegir sofá no es tarea fácil. Más allá de ser uno de los componentes centrales del salón, de su forma, color y estilo depende el resto de la decoración. Quédate tranquila: si te decantas por un sofá amarillo, no te arrepentirás. Es un tono vivo y alegre, perfecto para crear una atmósfera calurosa y acogedora en tu sala de estar.

Y es que las tapicerías de un color intenso quedan especialmente bien en salones grandes. Cuando se tiene espacio, los colores discretos hacen que la habitación pierda fuerza, mientras que los vivos, como el del sofá amarillo, tienden a llenar el ambiente de optimismo y energía.

CÓMO COMBINAR TU SOFÁ AMARILLO

Una de las claves para que tu sofá amarillo logre su objetivo es acertar en la decoración. En particular, es importante elegir bien los colores. En Westwing te sugerimos algunas combinaciones para que des en el clavo:

  • Contrastada: Alterna un color cálido con otro frío, como el amarillo y el azul. Al combinarlos, consigues un aire dinámico y desenfadado. Aunque también puede resultar algo cargado. Para evitarlo, haz que el amarillo del sofá tenga el papel principal y el azul sirva de complemento. También puedes aligerar la atmósfera con toques de colores neutros, como el blanco.
  • Monocromática: Se caracteriza por tomar un color, en este caso el amarillo, y variar su tonalidad. Si eliges un sofá amarillo fuerte, puedes combinarlo con cojines del mismo color pero en un tono más suave. Eso sí, para huir de la monotonía, elige pequeños complementos en otros tonos, como velas, cuadros o marcos de fotos.
  • Armónica: Toma la escala cromática y alterna tres tonos consecutivos, como el amarillo, el verde pistacho y un verde algo más subido. En este caso también hay que dar al sofá amarillo el protagonismo y utilizar los otros tonos de complemento.

DECORACIÓN MODERNA O VINTAGE: LA MEJOR OPCIÓN

Aunque, el color no es lo único que cuenta. También hay que elegir bien las formas y el estilo de la lámpara, la alfombra o la mesita de centro. El sofá amarillo casa a la perfección con complementos modernos o vintage. Para ello, puede servirte de inspiración el diseño sobrio y funcional de las casas escandinavas.

¿A qué esperas? Inscríbete en Westwing y llévate a casa el sofá amarillo de tus sueños.