Sofá de lactancia

Sofá de lactancia

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Sofá de lactancia:la guía Westwing

La llegada de un bebé es el momento más importante de cualquier pareja. Durante los meses previos, vamos preparando todos los elementos necesarios para que no falte nada cuando el bebé esté en casa. No solo el bebé necesitará un montón de cuidados, también la mamá. Por ello, en esta ocasión queremos recordarte a un gran olvidado como es el sofá de lactancia.

Muchas veces, ni siquiera sabemos lo que es un sofá de lactancia y utilizamos nuestro sofá de siempre para dar el pecho a nuestros hijos. Westwing quiere acercarte todas las ventajas de un sofá especialmente diseñado para ello. ¡Sigue leyendo!

SOFÁ DE LACTANCIA: TODAS SUS VENTAJAS

Un sofá de lactancia es, estéticamente hablando, como una butaca o sillón tradicional, pero incluye ciertas características que lo hacen idóneo para dar el pecho durante los primeros meses de vida del bebé:

  • Efecto mecedora:

El sofá de lactancia tiene patas de tipo mecedora porque dicho movimiento favorece la producción de leche materna. Además, ayuda a relajar tanto al bebé como a la madre.

  • Cojines:

Durante los primeros meses, la espalda de la mamá sufre bastante. Evita que ocurra más de lo necesario con un sofá o sillón de lactancia mullido y acolchado y coloca varios cojines al gusto hasta que se haya encontrado la posición más cómoda.

  • Reposapiés:

Sabemos que las piernas hinchadas y cargadas son otro de los resultados del embarazo y la maternidad en muchos casos. No es necesario esperar a dar a luz para incluir un sofá de lactancia con reposapiés en casa y empezar a ponerse cómoda desde el embarazo.

ELEGIR EL SOFÁ DE LACTANCIA ADECUADO

En función de dónde tengas más espacio y donde tengas pensado dar el pecho a tu bebé, podrás colocar el sofá de lactancia tanto en el salón de tu casa como en el dormitorio infantil. Ten en cuenta que el espacio tiene que estar lo más tranquilo posible, por lo que una decoración en tonos neutros, como el blanco, el beige o el gris es perfecta para un sofá de lactancia. Si te gustan los estampados más que los colores lisos, te sugerimos un gracioso estampado moteado en tonos suaves a juego con la decoración del dormitorio del bebé. Puedes completarla añadiendo cojines y una manta en tonos similares, siempre poco llamativos y de baja intensidad. Una vez que ya no utilices el sofá de lactancia para dar el pecho, podrás utilizarlo para contar cuentos a tus hijos con el suave balanceo de la mecedora. Sin duda, ayudará a que se queden dormidos con mucha más rapidez.

Si te han gustado los consejos que te hemos dado sobre el poco conocido sofá de lactancia, no dudes en registrarte en Westwing para estar al día de todas las novedades sobre muebles y complementos de decoración. ¡Te esperamos!