Sofás ergonómicos

Sofás ergonómicos

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Sofás ergonómicos:la guía Westwing

A menudo nos dejamos llevar por el diseño. Pero sin embargo, cada vez pensamos además en muebles que cumplen criterios para ayudar a mantener una buena salud. Ambas cuestiones no tienen por qué ser contradictorias. En lo que respecta a sillas o sillones, es aún más evidente. Pasamos muchas horas al día sentados y nuestra espalda puede resentirse. Por eso cada vez es más importante elegir entre los sofás ergonómicos.  

En esta línea, la importancia del bienestar físico ha llevado a que la ergonomía se haya incorporado progresivamente a muchos ámbitos que antes no se contemplaban. ¿Has oído hablar de cuchillos ergonómicos? Es sólo un ejemplo. En los sofás actuales, al igual que en las camas o en estos utensilios de cocina, se tienen hoy muchos más factores en cuenta. Vamos a adentrarnos en las características de los sofás ergonómicos. ¿Quieres conocerlas?

SOFÁS ERGONÓMICOS: POR LA ALIANZA DE COMODIDAD Y ERGONOMÍA

Partimos de la premisa de que un buen sofá ha de ser lo más cómodo posible. Nos gusta descansar en él, incluso tumbarnos. Y somos conscientes de que no tenemos, muchas veces, la postura correcta. Intentamos corregir, pero a los cinco minutos se nos ha olvidado y volvemos a la mala postura anterior. Sí, lo primero que tenemos que hacer es ser conscientes de lo que hacemos mal y corregir esos hábitos. Pero la segunda decisión será intentar contar en nuestra casa con algunos muebles ergonómicos que faciliten esa tarea. ¿Y por qué no empezamos con los sofás ergonómicos?

LA ALTURA DEL RESPALDO Y OTRAS CARACTERÍSTICAS QUE DEBEMOS CONSIDERAR

La altura del respaldo es muy importante para que nuestra columna vertebral tenga una posición correcta. Asimismo, deberá facilitarnos un buen apoyo tanto de la cabeza como del cuello, así como de la zona lumbar. Los reposabrazos no deben ser muy duros. Hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones llegamos a dormir alguna siesta durante la sobremesa. Al tumbarnos, los utilizamos sustituyendo a las almohadas. En general los sofás ergonómicos no deben ser ni muy duros ni muy blandos. Y debemos asegurarnos de que la profundidad de los asientos es suficiente para estar cómodos. Hay expertos que aseguran que ésta debe ser de al menos 60 centímetros.

Finalmente, sólo te queda decidir qué estilo, tamaño, estructura y tejido deseas para tus nuevos sofás ergonómicos, o sofá si se trata de uno. Es una pieza imprescindible en nuestras casas y tenemos que elegirla a conciencia. Podemos llegar a pasar muchas horas sentados en estos sofás ergonómicos, por lo que debemos pensar bien cuál es el mejor modelo para nosotros.

En Westwing te contamos las últimas tendencias en sofás ergonómicos y otros muebles. ¡Síguenos en Westwing y no te perderás nada sobre las últimas novedades en decoración para tu casa!