Soplete de cocina

Soplete de cocina

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Soplete de cocina:la guía Westwing

El soplete de cocina es todavía uno de los grandes desconocidos pero poco a poco va ganando adeptos y se va introduciendo en las cocinas de todos los hogares. Un soplete de cocina ideal sobre todo en las cocinas de los amantes de los postres o kitchen lovers en general que quieren dar un aspecto impecable y profesional a sus recetas.

En Westwing te descubrimos todo lo que tienes que saber sobre los sopletes de cocina y te damos algunas pistas de cómo utilizarlos y qué puedes hacer con ellos. En cuanto utilices un soplete de cocina no vas a querer usar otra cosa para gratinar, flambear o caramelizar tus platos.

 Qué es un soplete de cocina

El soplete de cocina es un objeto cómodo y económico. Es cómodo porque es de fácil manejo y no ocupa mucho espacio. Los sopletes de uso doméstico sueñen ser de pequeño tamaño, tienen forma de pistola o de lápiz y tras su uso en la cocina podrás guardarlo en cualquiera de tus armarios.
El soplete de cocina es además económico porque no necesita tanto gas como con las antiguas palas de quemar. El soplete de cocina se carga con gas de mechero y tendremos autonomía para unas horas, así que podrás utilizarlos varias veces. No te preocupes por la seguridad porque el soplete de mechero dispone de un sistema de seguridad automático que cuando lo dejamos de utilizar se bloquea.

El soplete de cocina es ideal para darle un aspecto profesional a muchos platos. No sólo te va a ser útil para recetas de repostería, sino que también es práctico para otros usos. Con el soplete de cocina podrás fundir quesos o gratinar bechamel, además de obtener perfectos flambeados y por supuesto caramelizar todos los postres que quieras.

Receta clásica con soplete de cocina

Os proponemos hacer una de las recetas más clásicas donde podemos utilizar un soplete de cocina: la crema catalana. Para ello necesitamos calentar un litro de leche con canela y la corteza de un limón. Cuando la leche está caliente le añadimos cuatro yemas de huevo batidas, dos cucharadas de de harina fina de maíz y unos 200 gramos de azúcar. Removemos la mezcla hasta que espese.

Cuando esté listo, distribuimos la mezcla en recipientes de barro y por último le añadimos azúcar por encima. Es en este momento cuando entra en juego nuestro soplete de cocina. La llama tiene que estar a la distancia necesaria para que se caramelice pero que no se queme. El resultado final es una perfecta, fina y crujiente capa de azúcar caramelizada lista para hacer las delicias de todos los golosos. ¡Descubre todos los usos que puedas darle a tu soplete de cocina!

Un soplete para todos los estilos

No importa cuál sea tu estilo en la cocina, el soplete de cocina siempre va a ser un producto que vas a poder utilizar. Si eres de cocina más bien clásica, echa mano del soplete para tus recetas con gratinados o para caramelizar. Si por el contrario, tu estilo es más bien moderno, el soplete de cocina te será de gran ayuda para flambeados o incluso para quitar la piel del tomate de manera profesional y más cómoda.

Próximas campañas