Tapón de botella

Tapón de botella

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Tapón de botella:la guía Westwing

Todos sabemos que cuando nos reunimos con nuestros familiares y amigos para comer o cenar en casa, hay ocasiones en las que alguna botella de vino no se termina. En estos casos resulta de vital importancia saber cómo conservar el contenido de la botella en buenas condiciones, para que el vino no pierda su sabor. La principal razón por la que los vinos se estropean es porque reciben mayor cantidad de oxígeno del necesario.

En Westwing le presentamos las mejores soluciones para evitar que el vino de su botella pierda sus características. Una de ellas son los tapones de botella con los que podrá cerrar la botella una vez después de abierta, sin necesidad de recortar el tapón de corcho con un cuchillo. Descubre a continuación los secretos de conservación de un buen vino.

Cómo guardar botellas de vino abiertas

  1. Antes de nada, si ya hemos terminado de comer y vemos que nadie más se está sirviendo vino ni tiene intención de hacerlo, podemos versar un poco de vino en una jarra o un decantador y guardar el restante en la nevera en la propia botella, ya que se conservará mejor. Es importante recordar que la botella no debe estar a una temperatura superior a 22 grados.
  2. Es recomendable tapar la botella con su propio corcho siempre y cuando sea posible. En caso contrario, debemos adquirir un tapón de botella especial que selle el recipiente de manera hermética.
  3. Otro de los consejos más importantes es que debemos mantener la botella de vino alejada de fuentes de calor y de la luz, tanto de los rayos del sol como de todo tipo de luz artificial, ya que pueden dañar la calidad del vino.
  4. Tampoco es bueno colocar la botella en la nevera de manera horizontal, ya que de esta manera es más posible que el aire entre dentro de la botella. Por esta razón, las botellas de vino siempre se deben colocar de manera vertical e intentar no moverlas demasiado.

Tapón de botella

Duración del vino en las botellas

Una vez conservada correctamente en la nevera, tanto con su tapón de corcho como con un tapón de botella, debemos tener en cuenta una serie de consideraciones, debido a que las botellas de vino no duran eternamente en nuestra nevera.

Te aconsejamos que consumas el vino de la botella refrigerada entre tres o cinco días después de su apertura, ya que cada día que la botella pasa dentro de la nevera puede perder sus propiedades. Recuerda que bajo ningún concepto se debe beber un vino de una botella que lleve más de cinco días en la nevera.

Disfruta del vino con todos sus nutrientes aunque haya sido conservado en la nevera gracias a los tapones de botella que podrás encontrar en nuestra web.

Próximas campañas