Techos pintados

Techos pintados

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Techos pintados:la guía Westwing

Es asombroso comprobar los efectos que pueden llegar a tener los techos pintados en la decoración de una casa. A menudo, el motivo por el que decidimos cambiar el color de las paredes es porque queremos renovar un poco el ambiente, cambiar de aires. Sin embargo, la pintura también puede utilizarse para generar sensación de espacio, ampliándolo si es estrecho y pequeño o encogiéndolo un poco si es demasiado grande y queremos hacerlo un poco más acogedor. A continuación te proponemos algunos consejos sobre los techos pintados y el modo en que este pequeño detalle nos puede ayudar a conseguir el resultado que buscamos.

¿A qué esperas? Llena de elegancia tu casa y descubre las sorpresas que se esconden tras los techos pintados. En Westwing te enseñamos qué colores son los mejores y cómo combinarlos. Además, si te registras en nuestro club de compras, encontrarás interesantes descuentos en muebles y decoración.

ELÉVATE CON LOS TECHOS PINTADOS DE BLANCO

Los techos pintados de blanco son una de las normas básicas que debes seguir si lo que buscas es elevarlos para que dé la impresión de que tu casa es más grande de lo que en realidad es. Un techo pintado de un color más claro que el de las paredes lo aleja del suelo y  multiplica visualmente el espacio. Y si además diriges los focos de luz hacia arriba, reforzarás todavía más ese efecto.

Por definición, los techos pintados de blanco, que es el color más claro que existe, son los más eficaces a la hora de alejar el techo del suelo. Verás qué cálido y acogedor queda si pintas las paredes del comedor o el dormitorio en tonos arena. Para el resto de mobiliario y detalles decorativos, te proponemos combinar varios tonos terrosos con el blanco. Completará el conjunto un suelo de parqué de madera de roble o cualquier otro material de un marrón oscuro, pues el contraste con el techo también refuerza la sensación de amplitud que buscamos.

No olvides pintar las vigas, contornos o cualquier otro elemento que sobresalga del techo del mismo color que éste. Y, si puedes, evita la luz cenital, puesto que los objetos que cuelgan de los techos pintados de blanco tienden a restar fuerza al efecto de lejanía. Otro truco para alargar las paredes es pintarlas con un trazado decorativo de rayas verticales.

TECHOS PINTADOS MÁS ACOGEDORES

Aunque también puede ser que te encuentres ante el problema contrario, que tus habitaciones sean demasiado grandes y los techos muy elevados. En ese caso, probablemente lo que querrás es reducir visualmente las dimensiones para que el conjunto quede más acogedor. Los techos pintados de un color más oscuro que el de las paredes tienden a generar calidez, cercanía. Lo mismo se aplica en las paredes si la habitación es realmente dispersa. Si pintas una de ellas de un color más oscuro, la acercarás.

¿Buscas más inspiración para decorar tu casa? Sigue la guía de estilo de Westwing y aprende mucho más sobre los efectos de los techos pintados.