Termómetro exterior

Termómetro exterior

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Termómetro exterior:la guía Westwing

Seguro que alguna vez has salido de casa en invierno con poca ropa de abrigo pensando que no hacía mucho frío y te has llevado una sorpresa desagradable. En verano, la situación es justamente la contraria: creías que la temperatura era agradable y podías ir de paseo, pero una vez en la calle el calor es insoportable. Para evitar verte en esta tesitura, un termómetro exterior es justo lo que necesitas. ¡El tiempo no te volverá a pillar desprevenida!

En Westwing nos encanta estar en contacto con la naturaleza y pasar tiempo al aire libre. En nuestra tienda online podrás encontrar termómetros exteriores e interiores, así como otros productos para que tu jardín o terraza sea el rincón más agradable de la casa: muebles de jardín, cestas decorativas, herramientas para que siempre esté perfecto... ¡Sé la envidia de tus vecinos!

TERMÓMETRO EXTERIOR E INTERIOR

A pesar de su nombre y de que normalmente los termómetros se coloquen en el exterior de la casa, también podemos encontrar termómetros para interior o incluso una combinación de ambos: termómetros interiores que incluyen una sonda que se coloca fuera para medir la temperatura externa, por lo que no tendremos que colocar otro termómetro en nuestro jardín o terraza.

El tipo de termómetro exterior más común es el de líquido en tubo de vidrio: aunque los más antiguos suelen ser de mercurio, últimamente se prefiere utilizar alcohol coloreado. El punto de congelación de estos líquidos es bastante bajo, con lo que el termómetro funciona aunque haga mucho frío. También podemos encontrar termómetros exteriores digitales, que a menudo también incluyen la medida de la humedad en el ambiente, la fecha y la previsión del tiempo; ¡una auténtica estación meteorológica!

DÓNDE COLOCAR EL TERMÓMETRO EXTERIOR

Para que la lectura de la temperatura que nos ofrece nuestro termómetro exterior sea fiable, tenemos que seguir algunas pautas al colocarlo:

  • Debe estar a la sombra: si el termómetro está al sol, marcará una temperatura más elevada que la real.
  • Debe estar lejos de fuentes artificiales de calor: hay que procurar que el termómetro no esté cerca de braseros de exterior, por ejemplo. Esto también se aplica a termómetros interiores.
  • En el caso de los termómetros interiores, tenemos que evitar los lugares con corrientes de aire, pues también afectarán a la medición de la temperatura.
  • Si estamos fijando el termómetro exterior en un material frío como la piedra, es conveniente aislar el termómetro de la pared mediante una lámina de plástico o similar.

Una solución para aislar y proteger nuestro termómetro exterior de los elementos y, al mismo tiempo, hacerlo más bonito es construirle un pequeño cajetín de madera que podamos adornar a nuestro gusto y con la ayuda de los niños. Como puedes ver, ¡un termómetro exterior o interior no solo es práctico, sino también decorativo!