Termómetro

Termómetro

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Termómetro:la guía Westwing

La fiebre es una de las cosas que más preocupan a los padres, sobre todo cuando el niño es muy pequeño. Tener un buen termómetro que nos ofrezca una medición fiable es esencial para saber exactamente qué temperatura tiene cualquier miembro de la familia. Así no solo podremos actuar en caso de necesidad, sino que también ganaremos en tranquilidad.

En Westwing sabemos lo importante que es controlar la temperatura de los más pequeños de la casa. En nuestra tienda online podrás encontrar el termómetro que mejor se adapta a tus necesidades y otros productos para garantizar su seguridad y que no tengas de qué preocuparte , como monitores para bebés y esterilizadores de biberones. Además, te ofrecemos ideas de decoración para que el dormitorio de tu bebé sea perfecto.

TIPOS DE TERMÓMETRO

La variedad de termómetros existente es muy amplia, lo cual dificulta saber cuál es el termómetro más adecuado para nuestras necesidades. Dependiendo de la forma de medición y de la parte del cuerpo en la que se use, podemos encontrar distintos tipos de termómetro:

  • Termómetro de galio: es el termómetro sustituto de los tradicionales de mercurio, que están en desuso por ser un elemento químico tóxico. Puede usarse en distintas zonas del cuerpo, es barato y en caso de rotura puede simplemente limpiarse y tirarse sin que haya ningún peligro.
  • Termómetro digital: es el termómetro más común, en el que el resultado se presenta en una pantalla que facilita la lectura. Dentro de los termómetros digitales, podemos encontrar modelos axilares, orales, de frente, de oído y rectales. Un tipo de termómetro digital muy curioso es el termómetro de chupete, que hace que sea más fácil conseguir una lectura puesto que no hay que ponerle el termómetro al niño en la axila ni sujetarlo. Sin embargo, tienen la desventaja de tardar varios minutos en dar respuesta y tienden a medir a la baja, por lo que la información no es enteramente fiable.
  • Termómetro de tira de plástico: este termómetro es una tira de plástico que cambia de color con la temperatura. Se coloca en la frente y, aunque es el termómetro menos preciso en cuanto a grados, es uno de los más rápidos.
  • Termómetro sin contacto: existen termómetros que miden la temperatura sin estar en contacto con la piel. Podemos encontrar termómetros de infrarrojos y termómetros de ultrasonido: ofrecen una lectura muy rápida, pero son caros y el resultado se ve influido por ciertos factores como, por ejemplo, el cerumen del oído.

CÓMO TOMAR LA TEMPERATURA DE TU BEBÉ

Antes que nada, el termómetro tiene que ser capaz de medir la temperatura con exactitud: si ha estado al sol o expuesto a altas temperaturas, la medición no será fiable. Hay que tener en cuenta que la temperatura de los bebés se altera fácilmente con el calor, por lo que no debemos tomarles la temperatura justo después de bañarlos o si han estado muy abrigados: esto haría que el resultado que arroje el termómetro no fuese correcta. Antes y después de utilizarlo, debemos limpiar la punta del termómetro con alcohol o agua tibia y jabón.

Si queremos tomarle la temperatura a un bebé, es preferible no hacerlo en la boca salvo que sea un termómetro de chupete. La medición de los termómetros de oído no es muy exacta en niños muy pequeños, así que es preferible optar por poner el termómetro en la axila. Tenemos que quitarle la camiseta y secarle la axila antes de usarlo; es importante que el niño esté tranquilo, ya que tendremos que sujetar el termómetro hasta que nos avise de que está listo. La temperatura se considera normal si está por debajo de los 37,5 grados.

Próximas campañas