Terrazas con vistas

Terrazas con vistas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Terrazas con vistas:la guía Westwing

Las terrazas con vistas merecen siempre una decoración esmerada, con estilo propio, para que los ojos contemplen la belleza natural del entorno y del diseño de la terraza. De esta forma se convertirán en el núcleo de tus reuniones familiares, de fiestas y también en tú lugar de relajación.

Puedes elegir el estilo de decoración que más te guste, desde diseños clásicos, con muebles de madera, hasta muebles vanguardistas, por su forma o por sus materiales. ¡Regístrate en Westwing y descubre las posibilidades!

Terrazas con vistas al mar

Las terrazas con vistas a la costa son lugares en los que, con toda seguridad vas a pasar mucho tiempo. Si puedes ver la playa desde tu casa y disfrutar del sol en tu propia tumbona, es muy probable que se convierta en tu lugar favorito, en primavera y en verano. Por ello, resulta imprescindible que la decores a tu gusto. El comedor te resultará imprescindible, pues recuerda que las terrazas con vistas al mar son ideales para desayunar, comer o cenar.
Con una mesa de jardín extensible, puedes jugar con el espacio y disponer de la mesa ideal para ti sola o para acoger a tus invitados: depende del día y de tus ganas. Las sillas apilables son también una excelente opción.

Terrazas con vistas, una cocina al aire libre

En las terrazas con vistas puedes organizar tu pequeño restaurante particular. Si dispones de una barbacoa, las comidas para amigos serán memorables. Para que sean perfectas, hay algunos elementos fundamentales:

  • Un armario de jardín
  • para guardar todos los utensilios.

  • Una bonita vajilla de exterior.
  • Manteles y servilletas.

Si a tu comedor de jardín le unes unas cómodas tumbonas para tomar el sol, tendrás el éxito asegurado. En estas tumbonas también puedes pasar momentos de relajación muy agradables en las terrazas con vistas, leyendo un buen libro o simplemente tomando el sol. Para estos momentos, también te resultará ideal una mecedora de mimbre, con unos cómodos cojines.