Tocador vintage

Tocador vintage

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Tocador vintage:la guía Westwing

El estilo romántico está de moda, de eso no cabe duda. Un tocador vintage es de esas piezas que jamás deben faltar en una habitación de este estilo, siempre adorable y conquistador. Habitualmente disponen de preciosos espejos, además de cajones para guardar distintos artículos para el cuidado personal.

Ahora puedes tener el tocador vintage de tus sueños, además muebles y detalles de decoración tan encantadores que parecen salidos de un cuento de hadas. Intégralos a tu vida, ¡regístrate en el exclusivo club de ventas de Westwing!

El pasado del tocador vintage que te enamora

El tocador, probablemente, sea el mueble que más evidencia los cambios en las costumbres de la sociedad a través de los siglos. Todo comenzó con una caja, pero no una caja corriente, sino una pieza artística, creada por artesanos en el Antiguo Egipto, que se destinaba a contener productos cosméticos y maquillaje.

No es de extrañar, pues los egipcios sí que sabían de rituales de belleza. Aquellas cajas precursoras del tocador vintage posterior revelaban un tamaño y un peso considerables, por lo cual debían apoyarse sobre una mesa adecuada. Resulta fácil imaginar que, junto a esa mesa, ponían un banco con patas de tijera, antecesor de las actuales butacas de estilo antiguo que utilizamos hoy junto a un tocador vintage.

Sin embargo, el tocador tal y como lo conocemos en la actualidad tuvo su origen en Europa, principalmente en Francia e Inglaterra, a finales del siglo XVII. De esas épocas puedes encontrar piezas vintage recuperadas excelentes, además de réplicas increíbles.

Pasado actual

Los estilos vintage hacen un simpático guiño al pasado. Siempre que decores con muebles antiguos conseguirás un efecto romántico, tremendamente cálido. A continuación te proponemos algunas ideas para decorar distintos ambientes con un precioso tocador vintage.

  • Un tocador vintage shabby chic, con su espejo ovalado y su mesa ligera y delicada, puede mostrar un acabado blanco envejecido o con leves detalles de dorado. una silla rococó y una butaca descalzadora tapizada del mismo estilo serán dos compañeras de lujo en tu dormitorio para este tipo de tocador.
  • Olvida los muebles de entrada tradicionales y coloca un tocador vintage de caoba o ébano en tu recibidor. Si no tienes el espejo a juego, elige uno de diseño vintage, con marco dorado o plateado. Aporta frescura y luminosidad al lugar con flores blancas y una fascinante lámpara Tiffany.
  • Esa pared desvestida de tu salón de estilo antiguo puede acoger un tocador vintage romántico, a juego con tus sofás y mesas auxiliares.