Tumbona reclinable

Tumbona reclinable

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Tumbona reclinable:la guía Westwing

Una tumbona reclinable es la mejor opción para descansar cómodamente en tu jardín, en la playa o cuando te vas de camping. Lo que la hace tan práctica es que puedes cambiar de posición el respaldo según tus necesidades. ¡Se adapta a ti!

Hay un sinfín de materiales, de formas y de diseños para elegir tu tumbona reclinable ideal. En Westwing te damos consejos de decoración y diseño para que encuentres la tuya. ¡Sigue leyendo y déjate inspirar por nuestros expertos en decoración!

TUMBONA RECLINABLE: MÁXIMO CONFORT Y GRANDES POSIBILIDADES

¿Quieres echarte una siesta o tomar el sol? ¿O tal vez tener una charla entretenida junto a tus amigos? Sea cual sea tu deseo y necesidad del momento, podrás tumbarte o sentarte cómodamente en tu tumbona reclinable. A medio camino entre cama y silla, tu tumbona reclinable se adaptará a lo que más te convenga. Por ejemplo, si está totalmente estirada puede servir también a modo de banco. ¡Las posibilidades son infinitas!

No olvides la doble función de tu tumbona reclinable: además de poderte relajar en ella, tiene un gran poder decorativo. Tu tumbona reclinable puede darle color y elegancia a tu jardín. Lo ideal es que la combines con el resto de muebles del espacio, por ejemplo con el color o material de tu mesa o con el parasol. Una tumbona tipo hamaca con soporte reclinable queda muy chic, incluso en interiores. ¡Qué la elegancia inunde tu jardín!

CONTIGO A TODAS PARTES

Las tumbonas reclinables se fabrican en gran variedad de materiales: metal, madera o plástico. Además, pueden estar hechas de un solo material o combinadas con telas o acolchados, como cojines o colchonetas.  Si disponen de textiles que se puedan ensuciar, lo ideal es que estas partes sean desenfundables para poder lavarlas cómodamente. Además de los complementos que lleve de fábrica, puedes adornarla con más cojines, para dar un aire chill out al ambiente.

Si tu tumbona reclinable es plegable, podrás llevártela contigo a todas partes: a la playa, al camping, a la montaña… Y si la tienes en tu jardín o terraza podrás guardarla sin que ocupe demasiado espacio. Si no tienes la suerte de tener un jardín o una terraza, pero tienes un pequeño balcón, podrás colocar en él tu tumbona reclinable. ¡A disfrutar del aire libre sea dicho!

¿Te has quedado con ganas de más ideas para elegir tu tumbona reclinable ideal? Regístrate en Westwing ¡y déjate inspirar por los consejos de decoración de nuestros expertos!