¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Vaporera:la guía Westwing

El trabajo, las prisas, la casa, los niños... Todos llevamos un ritmo de vida frenético y no tenemos un momento libre. Cocinar es una de las tareas más importantes, pero también de las más exigentes en cuanto a tiempo y paciencia y a menudo nuestra alimentación no es tan sana como debiera. La vaporera es una gran solución para este problema, ya que nos permite preparar recetas sanas de forma rápida y sencilla.

En Westwing creemos que tanto decorar como cocinar son artes que requieren inspiración, pasión y una dosis de imaginación. La cocción al vapor no tiene por qué ser aburrida o insípida; es posible sorprender a tus invitados con sabores y texturas inesperadas. Te contamos qué es una vaporera, qué platos puedes preparar y por qué es imprescindible en tu cocina. Cuando lo descubras, ¡no podrás pasar sin ella!

 

¿QUÉ ES UNA VAPORERA?

La vaporera o cocedor al vapor es un utensilio de cocina para cocer al vapor. Esta olla especial es un recipiente cerrado que suele constar de varios niveles apilables: el nivel inferior se llena de agua hirviendo, mientras que los alimentos se colocan en unos cestos que se ajustan sobre la olla. Estos son normalmente unos recipientes perforados que nos permiten separar distintos tipos de comida (verduras en uno y pescado en otro, por ejemplo) o preparar grandes cantidades si llenamos todos los recipientes. El último nivel es una tapadera que acelera el tiempo de cocción, ya que impide que el vapor se escape.

Es importante asegurarse de que el agua no toca los alimentos, de que no se evapora totalmente y de controlar el tiempo, ya que dependerá de lo que estemos preparando y puede abarcar desde 15 a 50 minutos. En el caso de las verduras, es conveniente colocar los tallos más gruesos en el fondo del cesto para optimizar el tiempo.

Vaporera

LAS VENTAJAS DEL VAPOR

Aunque ahora está de rabiosa actualidad y tiene cada vez más adeptos, este método se utiliza desde hace milenios: las primeras vaporeras proceden de la antigua China y son comunes en multitud de gastronomías, como la india y la tailandesa. Las vaporeras son unos accesorios muy útiles, ya que nos permiten cocinar de forma sana, fácil y con todo el sabor. Con este tipo de cocción, se conservan todas las propiedades de los alimentos y, a diferencia de otros métodos, la pérdida de nutrientes es mínima. Al evitar las grasas del aceite o la mantequilla, permite preparar platos muy ligeros; la posibilidad de añadir especias, hierbas o vino al agua es un extra que conquistará el paladar de tus invitados.

Otra gran ventaja es que el caldo resultante es muy vitamínico, por lo que puede aprovecharse para guisos, sopas o incluso para beberlo como zumo. La disposición de los alimentos ayuda a controlarlos mejor y evita que se mezclen si son de muy distinta naturaleza. Además, es un método seguro en caso de olvido, puesto que la comida no se quema. Como las piezas son apilables, ocupa un espacio reducido en los armarios de nuestra cocina y todas las partes no eléctricas pueden lavarse en el lavavajillas. Por si fuera poco, la cocción con vaporera apenas produce calor residual, lo cual se agradece especialmente en verano.

EL MENÚ MÁS SABROSO

Las posibilidades culinarias que nos ofrece contar con una vaporera en nuestra cocina son prácticamente ilimitadas: verduras, pescado, carne, arroz,  pasta… En cuestión de minutos, tendremos listo un delicioso salmón con alcachofas o un refrescante pollo marinado en tomate y albahaca. Y no solo nos resuelve el almuerzo o cena diarios, sino que también podemos sorprender a nuestros comensales con recetas más exóticas, como dim sum o gambas thai. Ningún menú está completo sin postre, y este no iba a ser menos: para terminar, ¿por qué no poner el toque dulce con un pudin de moras o con unos melocotones al licor? ¡Atrévete a experimentar con la cocción!

Próximas campañas