Vaso de sidra

Vaso de sidra

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Vaso de sidra:la guía Westwing

La sidra es la bebida asturiana por excelencia, aunque hoy en día se exporta a todo el mundo. Al igual que sucede con la queimada gallega, existe todo un ritual que dicta cómo se sirve y se bebe la sidra: desde el tipo de botella en el que se vende hasta la altura desde la cual se escancia, pasando por cómo se comparte un vaso de sidra en las chigres o tascas más típicas.

En Westwing nos encanta consumir productos de la tierra y, sobre todo, hacerlo como manda la tradición. Sin duda, el de la sidra es un mundo fascinante que podemos trasladar a nuestras casas. En nuestra tienda online encontrarás todo lo necesario para disfrutar de un buen vaso de sidra: botelleros, escanciadores, neveras... ¡Ten todos los elementos de una sidrería en la cocina!

LA TRADICIÓN DE LA SIDRA

En las sidrerías tradicionales, abrir una botella, escanciarla y servirla es todo un arte con normas muy detalladas: la posición del echador tiene que ser recta pero no rígida, el brazo de la botella debe estirarse por encima de la cabeza y el brazo del vaso de sidra tiene que estar bien abajo. Lo más común es que el grupo de amigos comparta el mismo vaso de sidra: en él solo se sirve la cantidad que puede beberse de un trago y rápido, ya que el gas carbónico producto del escanciado se pierde en poco tiempo. Además, el vaso de sidra nunca se apura del todo, sino que se deja un culillo que luego se tira para limpiar el vaso antes de pasárselo al siguiente comensal.

CARACTERÍSTICAS DEL VASO DE SIDRA

El vaso de sidra es un elemento más de la ceremonia que rodea a esta bebida y tiene que cumplir con una serie de requisitos:

  • Ligero: aunque en su origen eran gruesos y pesados, el vaso de sidra tiene que ser liviano, ya que el echador lo sujeta solo con los dedos pulgar e índice.
  • Transparente: aunque la sidra suele venderse en botellas de cristal verde oscuro, el vaso de sidra debe ser transparente para que el color de la bebida pueda apreciarse.
  • De borde fino: al escanciar, el chorro de sidra rompe contra el borde del vaso y se oxigena. Así se potencian el olor, el sabor y el color.
  • Las medidas justas: el vaso de sidra debe medir 12 cm de alto, unos 9 en la boca y unos 7 en la base; esto facilita la evaporación y hace que se creen más burbujas. La capacidad suele ser de unos 50 cl.

Tener un juego de vasos de sidra para servir a tus invitados no solo es útil, sino que también es un signo de distinción y de que conoces este fascinante mundo. ¡Salud!

Próximas campañas