Veleta

Veleta

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Veleta:la guía Westwing

Aunque hoy nos pueda parecer un asunto poco importante, saber la dirección del viento ha sido fundamental durante miles de años para calcular rutas marítimas y planear la agricultura. Estos usos siguen estando vigentes, pero las veletas se han convertido principalmente en un elemento decorativo con el que añadir una nota simpática y tradicional a nuestras casas.

En Westwing creemos que el encanto está en los pequeños detalles. Colocar una veleta en nuestro tejado aporta un toque rústico si optamos por un modelo más clásico, mientras que una veleta con una figura más original es perfecta para casas más modernas. ¡Encuentra en nuestra tienda online tu preferida!

HISTORIA DE LA VELETA

La veleta es una de las formas de predecir el tiempo más antiguas que existen: aparecen en escritos de Mesopotamia que datan del 3500 a.C, mientras que en China se utilizaban cuerdas para señalar la dirección del viento hace más de 2000 años. Las veletas eran comunes en las casas de los ciudadanos más ricos de la antigua Grecia y el Imperio romano y se adornaban con representaciones de dioses; por su parte, los vikingos se inclinaban más por los animales y la mitología nórdica. Durante la Edad Media, los castillos europeos tenían una veleta de hierro y banderas para ayudar a los arqueros a calcular la dirección y fuerza del viento.

A menudo vemos veletas coronadas por un gallo y no es por casualidad: el papa Nicolás I mandó colocar un gallo en el punto más alto de las iglesias (la veleta, claro está) porque su canto a la salida del sol simbolizaba también la resurrección. Cabe mencionar como curiosidad que, aunque hoy en día sea de metal, la costumbre comenzó en el siglo IX usando ¡un gallo vivo en la veleta!

UN TOQUE DECORATIVO

En la época victoriana, las veletas comenzaron a colocarse en los tejados menos por su utilidad y más por su valor decorativo. Desde entonces, la variedad de figuras para decorarlas se ha expandido enormemente y abarca todo lo que podamos imaginar: criaturas fantásticas como brujas y dragones, animales, barcos, medios de transporte… incluso veletas con la figura de Mary Poppins, inspiradas por la aparición de la famosa niñera cuando soplaba el viento del este. Además de formas, podemos elegir distintos materiales para nuestra veleta: hierro forjado, cobre, esmalte vitrificado, madera… o construir una propia con materiales que encontremos en casa.

VELETA DIY

Si somos un poco manitas y nos entusiasma el DIY, podemos crear nuestro propio diseño de veleta y reciclar materiales que ya no necesitemos. Esta manualidad puede ser una actividad especialmente interesante para los más pequeños de la casa. Uno de los diseños más fáciles solo requiere una pajita, unas tijeras, cartón, un vaso de plástico, piedras, una aguja y un lápiz con goma de borrar:

  • Primero, hacemos con las tijeras una hendidura de aproximadamente un centímetro en cada extremo de la pajita.
  • Recortamos dos figuras de cartón. Una será un triángulo isósceles y la otra, un cuadrado más grande que el triángulo. Si queremos, podemos pintarlos de colores, dibujar en ellos, ponerles pegatinas, etc.
  • Introducimos el triángulo en la hendidura de uno de los extremos, de forma que el resultado sea la punta de una flecha; ponemos el cuadrado en la otra hendidura. Para darle más fuerza, podemos utilizar un poco de pegamento, pero tendremos que dejarlo secar antes de continuar.
  • Llenamos el vaso de plástico hasta la mitad con las piedras y recortamos otro trozo de cartón para hacerle una tapadera.
  • Volcamos el vaso y clavamos un lápiz en el fondo, de modo que la punta quede hacia abajo.
  • Atravesamos la pajita con la agua y la clavamos en la goma de borrar del lápiz. Es importante que quede centrada.

Antes de colocarla, tendremos que comprobar los puntos cardinales con ayuda de una brújula. Podemos anotarlos en los lados del vaso, con cuidado de colocarlo en exactamente esa posición. ¡Listo! Seguro que a los niños les encantará ver girar su veleta.