Ventanas correderas

Ventanas correderas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Ventanas correderas:la guía Westwing

Perfectas para apartamentos donde los espacios están más que milimetrados, las ventanas correderas son una auténtica solución para las casas que guardan como un tesoro sus metros cuadrados. Y no en vano. Son ventanas que se abren de forma lateral, por lo que no es necesario dar un paso atrás si queremos dejar que corra el aire. Así de prácticas son.

La simpleza de uso es también una característica de las ventanas correderas. Aptas tanto para pequeños como mayores, al estar colocadas en unas guías de encaje, no hay peligro que los niños se den un golpe al abrirlas. ¡Hay que pensar en todo! En Westwing nos encanta ofrecerte las mejores ideas para que decores tu casa con consejos que se adapten a tus necesidades ¡Inspírate y sigue leyendo!

VENTANAS CORREDERAS: NO HAY ESPACIO QUE SE RESISTA

A parte de ser una solución para habitaciones pequeñas como por ejemplo el cuarto de baño, las ventanas correderas son un aliado para proteger nuestra casa de las inclemencias meteorológicas. Son completamente aislantes e ideales para conservar una atmósfera acogedora en su interior. Lo único que hay que tener en cuenta es que es recomendable realizar un mantenimiento adecuado del sistema que encaja las guías. Así, nuestras ventanas correderas durarán muchos años.

Si no sabes qué material escoger ¡sé práctica! El aluminio ofrece unas prestaciones excelentes si no quieres dedicar mucho tiempo a la limpieza.

VENTANAS CORREDERAS: DISFRUTA MÁS DE TU JARDÍN

Una de las aplicaciones prácticas más recurridas de las ventanas correderas es su uso para separar nuestra casa del jardín. Si te gustan los amplios ventanales deja las puertas para otros menesteres y apuesta por las ventanas correderas. En un abrir y cerrar de ojos entrarás y saldrás de tu casa.

También están especialmente diseñadas para los niños que no paran quietos. El sistema de apertura es muy simple pero ten presente que solo podrás abrir una de las dos puertas correderas y por lo tanto, su apertura siempre quedará como máximo hasta la mitad.

Si te gusta exprimir las tardes de verano disfrutando de tu jardín, ¡Bienvenida al club! Ahora no tienes excusa porque estamos convencidos que tendrás tus ventanas correderas casi siempre abiertas durante los meses de buen tiempo. Eso sí, cuando llegue el invierno, mejor recogerse dentro de casa y dejar las actividades exteriores para la primavera.

Si aún quieres conocer más consejos y trucos de cómo sacar el máximo partido a tus ventanas correderas inscríbete en Westwing y ¡déjate inspirar!