Vitrocerámicas

Vitrocerámicas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Vitrocerámicas:la guía Westwing

Las cocinas han evolucinado mucho desde las primeras cocinas de fuego que utilizaban nuestros abuelos, estas funcionaban a partir de la combustión de leña o carbón. Posteriormente, con la llegada del gas butano y el gas natural, las cocinas de gas se convirtieron en las más populares por las claras ventajas que ofrecían frente a las de fuego. Actualmente las cocinas eléctricas y en particular, las vitrocerámicas son el tipo de cocinas más populares y que más se instalan en las nuevas casas.

 

Cocinas eléctricas – vitrocerámicas

Las cocinas eléctricas originales funcionaban por el calentamiento de una base cerámica o metálica a través de una resistencia. Posteriormente se desarrollaron los modelos vitrocerámicos en los que el material que se calienta es un vidrio especial.

Existen también cocinas vitrocerámicas que funcionan a partir de quemadores de gas. La combustión del gas produce el calentamiento de la placa de vidrio. Otra opción que está ganando fuerza es la de las cocinas vitrocerámicas de inducción. Este tipo de cocinas se calienta a través de la utilización de campos magnéticos.

Ventajas de las cocinas vitrocerámicas

A pesar de que el uso de la energía eléctrica, hace que las cocinas vitrocerámicas no sean en estos momentos la opción más económica, siguen presentando una serie de ventajas que las coloca por encima de las cocinas de gas. Algunas de ellas son las siguientes:

  1. Fáciles de limpiar: las vitrocerámicas son el tipo de cocina más fácil de limpiar que podemos tener en casa. Simplemente se trata de pasar un paño húmedo por encima. Ocasionalmente se puede utilizar algún tipo de producto especial para la limpieza de vitrocerámicas. Nada que ver con la limpieza de las cocinas de gas.
  2. Ajustable: este tipo de cocinas permiten ajustar la potencia y el calor de una manera mucho más exacta que las cocinas de gas.
  3. Rápidas: en comparación con las cocinas eléctricas tradicionales, las vitrocerámicas tardan mucho menos tiempo en calentarse con lo que podemos empezar a cocinar pocos segundos después de su encendido.
  4. Sistemas de programación: las vitrocerámicas más modernas pueden ser programadas para que se enciendan o apaguen cuando nosotros lo necesitemos.
  5. Seguras: en comparación con las cocinas de gas, las vitrocerámicas son mucho más seguras ya que su funcionamiento minimiza el riesgo de accidentes

Como ves las cocinas vitrocerámicas poseen un gran número de ventajas y son especialmente adecuadas para aquellos que, por su estilo de vida, quieran poder cocinar de forma rápida y sencilla.

Próximas campañas