¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Wok:la guía Westwing

Ahumar, asar, freír, guisar o cocer al vapor – con el wok podemos cocinar de todas las  maneras posibles. En las cocinas asiáticas el wok es probablemente el utensilio más utilizado, y la popularidad que está cogiendo también en España es indiscutible.

Desde hace años el wok es más que una moda, y los restaurantes que se han abierto en torno a este estilo de cocina pueden encontrarse ya en cualquier lugar. Otra de las propiedades por las que el wok está triunfando es por la posibilidad que ofrece de cocinar comida rica y sana al mismo tiempo con mucha facilidad. Podemos poner en los woks una gran variedad de verduras, pescados y carnes y cocinarlos de mil maneras diferentes sin necesidad de ser un profesional.

 

La forma especial del wok

La forma del wok es diferente a la de una sartén normal, tiene una forma curvada, como si fuera un bol grande. Gracias a esta forma cocinar en él es más fácil que nunca, y vale para todo tipo de comidas. Cualquier persona que haya visitado un restaurante asiático habrá visto de qué se trata, podemos elegir cualquier combinación de ingredientes y podemos cocinar muy fácilmente, de una forma incluso divertida.

Gracias a la forma que tiene el wok podemos cocinar con muy poco aceite, y este es sin duda otro de los puntos estrellas del wok, fácil, divertido y además saludable. El wok no debería de faltar en tu cocina.

 Cosas básicas

Vamos a explicar los diferentes tipos de wok y algunas cosas a tener en cuenta:

• Materiales: los woks están disponible en diferentes materiales: hierro, acero, cerámica o aluminio

• Cocción: para cocinar con el wok puedes utilizar de todo: margarina, aceite, salsa de curry, salsas picantes e incluso, ¡nada! Cualquier comida se puede hacer de forma muy sencilla, y gracias a la forma que tiene el wok los alimentos no se quedarán pegados.

• Los tiempos de cocción: el wok es muy fácil de usar, pero requiere que estemos controlándolo todo el tiempo. La ventaja de esto es que podemos decidir con un simple vistazo cuándo todo está listo. Pon las verduras primero, y luego las carnes o pescados, cada ingrediente necesita su tiempo de cocción pero al final deben salir todos juntos.

• Cantidades: con el wok puedes cocinar muy rápido pero no grandes cantidades. Lo más recomendable es que cada uno se haga lo que quiera, no requiere mucho tiempo ni técnica y además es divertido.

• Salsa de soja: este suele ser el toque final, la ponemos cuando ya esté todo preparado. Es una tradición asiática muy rica y muy sana.

Ventajas del wok en casa

A casi todo el mundo le gusta ir a comer al wok asiático, pero, ¿cuántas veces has pensado en tener un wok en tu propia casa? Esta es una idea genial que muy poca gente considera, tal vez porque ir al wok es bastante económico. La verdad es que tener un wok en casa amplia tu mundo de posibilidades, y es todavía más económico que ir al restaurante. Con el wok en casa puedes comer y cenar muy rápido y sano, puedes invitar a tus amigos a pasar el día en tu casa y, ¡todo el mundo se divertirá preparando su wok! Cada uno se elige los ingredientes que quiera y listo, nadie tiene que encargarse de hacer toda la comida y dejar de lado la charla o la partida de cartas.

Si estás a dieta tu wok en casa es una de las mejores soluciones que existen, pon fin a los platos complicados, comidas demasiado ligeras y difíciles de preparar. Con el wok tendrás mil platos diferentes y fáciles de preparar, ¡siempre sanos! Preocúpate por otras cosas y diviértete cocinando y estando a dieta.

Con el wok en casa todo son ventajas, ¡hazte con uno!

Próximas campañas