Zapatos

Zapatos

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Zapatos:la guía Westwing

¿Quién no ha escuchado el cuento de la cenicienta? Para convertirse en princesa, necesitaba llevar un bonito vestido y unos bonitos zapatos. Pero ella no es la única, hoy en día todas las mujeres queremos zapatos: ¡mientras más mejor! Y seamos realistas, para nosotras unos cuantos pares de zapatos no es suficiente, ya que cuando se trata de vestir nuestros pies, ¡siempre queremos más!

Los zapatos son el accesorio más importante de cualquier mujer, ¿quién no ha elegido su modelito acorde a los zapatos que quería ponerse? Sin duda, para sentirse realmente mujer, necesitamos unos buenos zapatos que combinen y nos hagan sentir elegantes y finas, ¡las más guapas!

Zapatos y Sexo en Nueva York

No hace falta ser una princesa Disney para llevar zapatos bonitos. La vida de muchas mujeres también gira entorno a los zapatos, sí, nos vuelven locas, ¿o es que no has visto Sexo en Nueva York? La necesidad de zapatos que tenemos todas las mujeres ha hecho que una de las series más femeninas tuviera los zapatos con uno de los temas principales, ¡junto a los hombres! Pero no hace falta vivir en Nueva York ni trabajar en una revista para llevar unos bonitos zapatos y ser la más elegante del lugar. Ya sea en Madrid, Barcelona o Valencia, podrás deslumbrar con tus tacones o bailarinas, ¡aunque no sean ni de Manolo Blahnik ni de Jimmy Choo!

Zapatos: algunos detalles históricos

Hoy en día hay muchos tipos de zapatos: tacones, mocasines, sandalias, botas y muchos más. Y dentro de cada tipo hay una variedad infinita: diseños, colores y estilos que, sin más, nos conquistan y solo queremos que comprar más. ¡Zapatos, mientras más mejor! Nunca nos conformamos. Toda mujer debe tener zapatos para todas las ocasiones, y zapatos para todas las estaciones. También hay diseños exclusivos por países: ¡no te pueden faltar unas menorquinas para tu look clásico!

ZapatosSin embargo detrás de los zapatos hay una larga historia: los homo sapiens, fueron los primeros en utilizarlos, y aunque no eran de lo más bonito, cumplían con su función ¡Mantener los pies calientes y fuera de peligro! Para ser más exactos, los hallazgos de los zapatos más antiguos los tenemos en América del norte, nada menos que en el año 8300 a.C. En cualquier caso, por aquella época, más que conseguir un estilismo perfecto lo que querían con ellos era proteger sus pies del terreno áspero y de las condiciones meteorológicas. Ya desde siglos pasados los zapatos se adaptaban a las condiciones de cada país: botas para la nieve, o sandalias para el buen tiempo, ¡como las que llevaban los romanos y los griegos!

En la Edad Media las clases pudientes se podían permitir zapatos más exclusivos y elaborados, mientras que los más pobres se tenían que conformar con zapatos más simples para proteger sus pies. Con la industrialización, la producción de zapatos se volvió más rápida y barata: ¡zapatos para todos y a buen precio! Con la producción de más zapatos y más ropa, la moda se convirtió es uno de los temas principales de la sociedad, sobre todo de las mujeres: y es que, pudiendo estarlo, ¿qué mujer no quiere estar divina?

Hasta la fecha hay varias teorías de por qué los zapatos se empezaron a utilizar cada vez más: una de las teoría que tiene más fuerza, es la de la falta de alcantarillado, lo que llevo a la utilización de zapatos por higiene.

Tacones

Los tacones, ese tipo de zapatos que toda mujer se pone y se siente más segura, por no olvidar de lo que estilizan las piernas. Unos taconazos son perfectos para cuando sales de fiesta o para cuando tienes alguna comida o cena importante, ¡qué todo el mundo vea lo guapa que estás! Unos tacones más pequeños, sobre todo los que son más gordos, son perfectos para ir a la oficina, con un vestido elegante estarás perfecta: ¡no hace falta trabajar en VOGUE para ir elegante! ¿Qué tal unas cuñas? ¡Compra unas de rebajas!

Indispensables para todo

Si tienes un apartamento pequeño, retira todo lo que no quieras, ¡porque tienes que hacer sitio para tus queridos zapatos! Si eres una de las afortunadas que tiene un vestidor en su habitación, seguro que tienes estanterías para zapatos o zapateros, ¡no sabrás ni cuantos pares tienes! También hay otros organizadores para estos accesorios, ¡como los que se ponen detrás de la puerta! No ocupan espacio, y te permitirán tener tus zapatos como toca y siempre localizables. Carrie en Sexo Nueva York no era la más organizada con tanta caja, ¡seguro que tú lo eres y puedes tener hasta más que ella!

Sin duda hay muchos zapatos entre los que elegir: para cada uno de tus modelitos, necesitas unos zapatos que sean como es debido, y que hagan brillar más tu estilismo. ¡Es difícil encontrar hoy en día mujeres que tengan menos de 10 pares!

Zapatos como decoración

Además de para nuestros pies, los zapatos también pueden ser geniales en nuestra decoración: seguro que tienes algún modelo que te has comprado pero es tan original y variopinto que no te atreves a ponerte, o algunos que te han costado un riñón porque eran edición especial y no te gusta ponértelos demasiado, ¡no vayan a estropearse! ¿Por qué no aprovecharlos en nuestra casa para que la hagan brillar todavía más? Pon tus zapatos en una estantería o en una vitrina, y además de dar un aire femenino y distinguido a tu casa, ¡tus visitas quedarán boquiabiertas!

No, ya no vamos en carrozas ni nuestro coche se va a convertir en una calabaza a las 12 de la noche. Pero si quedas con tu príncipe, como buena cenicienta, ¡no olvides tus zapatos para estar perfecta!

Próximas campañas