Cubertería

Cubertería

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Cubertería:la guía Westwing

A la hora de comer y de preparar la mesa, nada se te puede olvidar: platos, vasos, servilletas, una buena cubertería, y por supuesto, ¡la comida! Si es una ocasión especial, la cubertería debe ser elegante y fina, como las que ponen en los restaurantes en los que celebran bodas y comuniones. En tu hogar también vas a tener cosas que celebrar, así que una buena cubertería para ocasiones especiales y una para día a día, no pueden faltar.

Por lo general, en nuestra cultura la cubertería de día a día está formada por 3 utensilios: cuchillo, tenedor y cuchara. Pero como sabes, si hacer una comida elegante en casa y sorprendes a tus invitados con varios platos, tu cubertería debe ser más completa: varios cuchillos, tenedores, cucharas y cucharillas para el postre y el café o el té.

Tipos de cubertería: toda una ciencia

CuberteríaImagina que acabas de preparar unas chuletas con tu parrilla de acero inoxidable, la sirves a la mesa y solo necesitas un tenedor y un cuchillo, pero piensa que el cuchillo debe ser con una sierra fina para cortar carne. Si te paras a pensar, también necesitas pan: coges tu pan y lo cortas con un cuchillo con una sierra para pan. Después llega el postre, y como sabes necesitas una cucharilla para comerte la tarta con la cuchara del tamaño perfecto. Después te preparas un café con tu máquina de café y sacas unas tazas de café para servirlo, ¡necesitas una cucharita para tu café! Como ves, la cubertería es algo complejo, mientras más platos haya, más cubiertos necesitas: hasta en una comida o cena del día a día, necesitarás algo más que un cuchillo, tenedor y cuchara.

Imagina que en vez de cenar en casa te vas a cenar a un restaurante de los buenos, para disfrutar de un buen menú de gourmet: verás que hay una cubertería con muchos cubiertos, justo como cuando Jack en Titanic se va a cenar a primera clase. No tenía ni idea de cómo comer con tanta cubertería y alguien le susurró, de fuera para dentro, pero por si alguna vez te ves en la misma situación y no tienes a nadie que te eche un cable, ahora te damos algunos consejos, ¡toma nota!

1 ¡Mantén la calma! Comer con una cubertería que tiene muchos cubiertos no es tan difícil: tendrás que cambiar de cubiertos cada vez que cambien de plato, utilízalos de fuera hacia adentro. Si pierdes un poco la calma, ¡siempre puedes fijarte en cómo va la cubertería de los demás!

2 Cuando pones el cuchillo y el tenedor en el plato de forma paralela significa que has acabado de comer, si dejas cada cubierto a un lado del plato significa que estás haciendo una pausa, ¡nunca dejes los cubiertos usados sobre el mantel o la servilleta!

3 Siempre puedes echar un ojo a Internet para ver cómo se utilizan los cubiertos de una cubertería, ¡así será mucho más fácil!

Cubertería para niños

Los niños también tienen una cubertería para ellos, ¡fuera de peligro! Es una cubertería más pequeña que generalmente está hecha de plástico, pero lo mejor es que los niños utilicen su cubertería bajo la supervisión de un adulto. Puedes encontrar muchos modelos con dibujos y diseños que les encantarán, desde princesas Disney hasta los últimos dibujos animados de los que se han enamorado.

Cubertería para exteriores

Calienta el sol, ¡vamos a la playa a disfrutarlo! Coge tu sombrilla, tus hamacas o tu tienda de campaña, ¡según vayas a la playa o a la montaña! Y no olvides llevarte una cubertería para exteriores: ¡vete de picnic! Por lo general son cubiertos de plástico: muy resistentes y fáciles de lavar. También puedes comprar una cesta de picnic, la ventaja es que tendrás todo lo que necesites en un poco espacio y bien organizado: ¡llévatela contigo a todas partes!