Termos

Termos

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Termos:la guía Westwing

Fría o caliente, dependiendo de la estación y de la bebida, preferimos beberla a una temperatura u otra. Para conseguir que permanezca el mayor tiempo posible a esa temperatura, tenemos los termos.  Mientras que en un recipiente normal, la temperatura del líquido sube o baja rápidamente, dependiendo de la temperatura exterior, en un termo se mantiene más tiempo, asegurando así que podamos disfrutar de ella como deseamos.


Un largo viaje en coche o en autobús, una mañana de senderismo, un picnic en el parque, una tarde en la piscina… son todas ocasiones en las que un termo es esencial; ya sea para mantener el café o el té caliente, o para que nuestros refrescos y nuestra agua conserven la frescura.

Para algunos, los termos son elementos anticuados, que les recuerdan a las meriendas en el campo de su niñez. Pero actualmente existe una gran variedad de modelos, con diferentes diseños y materiales que han conseguido que cambiemos la imagen que tenemos de este útil recipiente.

¿Cómo funcionan los termos?

Cuando llenamos un recipiente con un líquido, comienza enseguida el proceso por el cual la temperatura del líquido en el interior se equipara con la temperatura exterior. Los termos funcionan demorando este proceso de equilibrio de las temperaturas. Para esto, los termos tienen una estructura que aísla el interior del exterior, a través de una doble pared.

El acero inoxidable parece ser el mejor material para el interior de un termo, ya que es muy resistente a los golpes y no se raya, haciendo fácil su limpieza. El exterior es menos importante y puede ser de cualquier otro material como cristal o plástico.

La mejor manera de limpiar los termos

Los termos puede acompañarnos en nuestro día a día, por ejemplo al trabajo, donde no tenemos la oportunidad de cocinar o hacernos café o té en el momento. Especialmente en profesionales que pasan mucho tiempo fuera o en su vehículo. En estos casos los termos son parte esencial de su día a día.

Quien usa los termos diariamente, debe también limpiarlos a diario, pero ¿cúal es la mejor manera de hacer esto? Quien utilice los termos solo para café o té, puede lavarlos con agua un par de veces, pero tras un par de días, necesitan una limpieza más profunda.

Para eliminar las manchas que algunas bebidas dejan en los termos, basta con añadir un poco de detergente líquido lavaplatos y llenar el termo de agua caliente. Agita el contenido y después enjuágalo como de costumbre.

Otros trucos para limpiar los termos por dentro y devolverles su brillo es utilizar bicarbonato o pastillas efervescentes tipo Corega (¡sí, las mismas que se usan para las dentaduras postizas o los aparatos dentales!) Déjalas actuar media hora y enjuaga tu termo después.

El método de limpieza que utilices depende por supuesto de tu preferencia personal y de los productos que tengas disponibles en casa.

 Elige tu termo

Ahora que ya conoces todas las ventajas que tienen los termos, así como sus modos de limpieza, ¡seguro que quieres hacerte con uno! Existen tantos modelos y diseños como puedas imaginar; en todos los colores, estilos y tamaños. Ya no hay excusa para encontrar uno que se adapte a tu estilo y que puedes llevar a todos lados con tu café o bebida favorita.

Próximas campañas