Colchones

Colchones

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Colchones:la guía Westwing

Tener una noche de sueño reconfortante es un requisito imprescindible para enfrentarnos con fuerza y energía a un nuevo día. La verdad es que para dormir de manera cómoda y caer en un sueño profundo cada noche, sin tensiones ni dolores de espalda, necesitamos el colchón adecuado. Para ello, tenemos que tener en cuenta las necesidades particulares de cada uno y elegir un colchón en consecuencia. En Westwing sabemos que no hay nada mejor que meternos en la cama tras un duro y largo día para poder sumergirnos en un sueño reparador. Para ello debemos contar con un colchón cómodo, pero también con sábanas suaves y agradables e incluso con mantas de lana para el invierno o de ganchillo para darle un toque boho a nuestro dormitorio. También podemos completar la decoración de nuestra habitación con cojines de diferentes diseños y estilos.

Prácticamente pasamos un tercio de nuestra vida en la cama, hecho que recalca la necesidad de utilizar colchones que se adapten a nuestro cuerpo y nuestras necesidades, de manera que nos ayuden a garantizar un descanso total y mantener una vida saludable.


Pero, ¿cuáles son las consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un colchón para no equivocarnos en la elección? Algunos de los factores más importantes son el tamaño, la dureza y el tipo de colchón. Todos estos elementos juegan un papel crucial en la selección de colchones, ya que de ellos dependerá el confort y descanso que ofrezcan los colchones. Además de los colchones, tampoco debemos olvidarnos de las almohadas.

Tipos de colchones

Los modelos de colchones varían mucho, distinguiéndose principalmente entre colchones de muelles, de espuma, de látex y colchones viscoelásticos.

Los colchones de muelles son los más clásicos, y se caracterizan por su buena transpirabilidad. La humedad que podemos desprender al sudar se transmite al interior del colchón, que gracias al sistema de muelles se expulsa rápidamente evitando la formación de moho y olores desagradables. Otra ventaja de los colchones de muelles es que son más económicos que otros modelos y, por su construcción, son más robustos. Los somieres adecuados nos aportarán el mejor descanso.

Por su parte, y gracias a la nueva tecnología que incorporan los colchones de espuma proporcionan una adaptación óptima al contorno del cuerpo para garantizar un descanso de calidad con tu colchón.

Los colchones de látex han ganado mucha popularidad en los últimos años ya que están fabricados parcialmente a partir de materiales naturales. La razón por la que no se utilizan materiales naturales en la totalidad de su producción es que el resultado no sería tan resistente. Además se trata de colchones con los que disfrutaremos al máximo de nuestro descanso.

La dureza de los colchones

No todos los colchones ofrecen el mismo nivel de dureza. Para cada gusto y necesidad, existen colchones más duros o más blandos. Los grados de dureza de los colchones en tienda van desde el 1 al 3, la elección acertada dependerá de diferentes factores, como por ejemplo el peso corporal.

Colchones blandos de grado 1 son especialmente adecuados para personas con un peso corporal de hasta 60 kg. El grado medio 2, es ideal para personas con un peso corporal de hasta 80 kg. Y, finalmente, una dureza de grado 3 pertenece a colchones más firmes y recomendados para un peso corporal de más de 80 kg.

Sin embargo, el peso corporal no es el único factor que determina el grado de dureza adecuado de los colchones, la comodidad y el bienestar personal son elementos igual de importantes. Si el grado de dureza más recomendado para tu peso corporal es el 3, pero descansas mejor en colchones más blandos, puedes optar por un colchón con una dureza de grado medio. Del mismo modo, si prefieres dormir sobre colchones duros y el grado de dureza más aconsejable es el medio, puedes pasarte a un colchón con una dureza de grado 3.

La dureza de los colchones viene determinada por sus fabricantes, sin seguir ningún tipo de estándar general, por lo que es posible que los niveles de dureza varíen de unos colchones a otros. Por este motivo, es importante asegurarse de que el colchón elegido satisface nuestras necesidades y preferencias. Tiene que tratarse de un colchón que nos aporte el máximo descanso y confort.

La elasticidad del colchón

La elasticidad de los colchones puede encontrarse en la totalidad de la superficie o en puntos específicos. La elasticidad del colchón se puede repartir por toda la superficie mediante puntos de presión alrededor de toda la pieza, dando como resultado colchones más flexibles. Por su parte, los modelos con puntos específicos de elasticidad contienen la presión en zonas individuales focalizadas, lo que hace que los colchones sean más duros. En este último caso, se debe prestar especial atención al somier del colchón, para asegurarnos de que tengamos el perfecto descanso, ya que las láminas están separadas por muy pocos centímetros.

El somier adecuado

Un buen colchón debe ir acompañado del somier adecuado, ya que solo la adecuada combinación de ambas piezas garantizará un sueño óptimo. Al igual que ocurre con el tipo de colchones, existe una gran selección de somieres adaptados a cada colchón y a cada demanda, ofreciendo el mayor confort a cada individuo. Los somieres no se utilizan exclusivamente para apoyar el colchón, sino que garantizan una buena ventilación del mismo.

Existen somieres cuyas láminas tienen una separación de unos 50-55 milímetros para garantizar una base mucho más rígida para el colchón. Este tipo de somieres son aptos para colchones con una alta elasticidad y también para colchones de látex.

Hay somieres especialmente diseñados para ajustar la dureza y flexibilidad del colchón. Las láminas de este tipo de somieres están provistas de pequeñas piezas movibles que facilitan el ajuste dependiendo de lo cerca que se sitúen de la zona central.

Cada colchón tiene un somier indicado que garantiza disfrutar de un sueño completo y reparador que nos ayuda a comenzar un nuevo día relajados y descansados. Los somieres nos ayudarán a obtener el mejor descanso cada noche.

¿Necesito un protector para el colchón?

El protector del colchón es una especie de funda con la que se cubre el colchón para protegerlo de todo tipo de polvo o suciedad. Los protectores no son imprescindibles, pero sin duda son uno de los complementos más preciados para los colchones, manteniendo su higiene y ayudando a que el colchón dure más años en perfectas condiciones.

Algunas curiosidades que es bueno saber

Aquí presentamos algunos hechos y datos sobre colchones, dormitorios y otros factores esenciales que influyen a la hora de disfrutar de un sueño perfecto y descanso:

– El clima óptimo en el interior del dormitorio debe caracterizarse por una temperatura de 16 a 18 grados centígrados.

– Incluso los colchones de alta calidad comienzan a perder su estabilidad y flexibilidad a partir de los 10 años, ya que las fibras y los materiales pierden fuerza y resistencia.

– Por razones de higiene, los colchones deben cambiarse aproximadamente cada siete años.

– Cada noche perdemos alrededor de medio litro de líquido debido al sudor. Para reducirlo, lo mejor es utilizar colchones y ropa de cama hechos de materiales transpirables.

– El ancho de la cama debe ser tal que proporcione gran libertad de movimiento. Por este motivo, las camas individuales deben utilizar un colchón de al menos 90 centímetros de ancho, siendo lo ideal 105 centímetros, y los colchones para camas de matrimonio deben tener un ancho de 160 o 180 cm.

Si quiere saber más sobre colchones y descubrir el mejor colchón para su descanso, visite la tienda online de Westwing.

Próximas campañas