jardin con iluminación

Todo cambia con la luz. También en el exterior. Ganas calidez, ganas amplitud y ganas seguridad. Pero, como el exterior implica cambios de tiempo, lluvia, nieve o fuertes vientos, es necesario instalar sistemas de iluminación preparados para resistir la intemperie y, además, que no se calienten para lograr máxima seguridad si queremos ubicar estas luminarias en zonas con vegetación. ¿Qué sistema reúne todas estas condiciones? La iluminación LED. Éstas son las claves para elegir focos LED para exterior y conseguir una fachada, una terraza o un jardín más iluminados, más bellos y más seguros.  

Una iluminación exterior más segura  

Los focos LED para exterior deben cumplir una serie de normativas para poder iluminar los exteriores en una noche apacible, de tormenta o incluso en medio de una gran nevada. Y esto significa que no sirve cualquier iluminación exterior para ello. Los materiales con los que están hechos deben contar con el llamado índice de protección IP65 o IP66, que permite soportar las posibles inclemencias del tiempo o los cambios de temperatura bruscos. Los índices superiores, como los IP67 e IP68, son leds que pueden incluso sumergirse en agua.  

Por otro lado, al ser un tipo de luz fría, no hay peligro de sobrecalentamiento, sobre todo si está instalada en medio de la vegetación. Un dato: en comparación con las bombillas tradicionales, la iluminación led tiene la capacidad de reducir su temperatura en un 90%. 

Una iluminación exterior más sostenible

Si, además, eres de los que quieren que su casa esté iluminada desde que el sol se va hasta que vuelve a salir, los focos de led para exterior son la mejor elección porque te dan tranquilidad a nivel económico. Los datos lo avalan: la iluminación led supone un ahorro en el consumo energético de hasta un 80% en comparación con la halógena. Además, los focos de led son mucho más fiables y rentables, y es que puedes encenderlos y apagarlos tantas veces como quieras sin miedo a dañarlos, tienen un encendido instantáneo, no parpadean y son muy resistentes a golpes y vibraciones. 

5 claves para instalar bien tus focos de led para exterior 

  1. Colócalos mirando hacia el suelo para evitar contaminación lumínica. Para la iluminación exterior pensada para señalizar la puerta de tu casa, son aconsejables los focos LED de luz blanca de media intensidad y a una altura que no molesten a la vista. 
  2. Si deben iluminar grandes áreas, instálalos por encima de la altura de las personas para no deslumbraros. En caso de querer iluminar mucho espacio con un solo foco, elige focos con un ángulo de apertura de entre 120 y 150º.  
  3. Puedes iluminar también el jardín con focos LED para exterior instalados en la tierra, enfocando la base de árboles y arbustos. Los puedes camuflar entre las plantas bajas y conseguirás un efecto mágico.  
  4. Elige bien la temperatura de color de tus focos de led para exterior. Puedes escoger una iluminación LED desde blanca fría hasta color ámbar, pasando por un blanco neutro. ¿Cómo saber cuál es cuál? La iluminación exterior más fría tendrá una temperatura de color superior a 6.000K; la más cálida, inferior a 3.500K, y la neutra, de unos 4.000K. Para la terraza, los más aconsejables son los focos LED de menos de 3.500K. 
  5. Si quieres iluminar tu exterior de forma ambiental, será suficiente distribuir focos de led para exterior de 20w cada uno. En el jardín, con focos de 10w también puedes conseguir una luz muy especial y decorativa. Y si cuentas con una zona de juego donde los niños se sientan seguros, apuesta por potencias de 50w.