Sujetalibros

Sujetalibros

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Sujetalibros:la guía Westwing

Muchos tienen el sueño de tener una estantería que va del suelo al techo, llena de cientos de libros. Aunque actualmente, los libros en formato digital son más populares y el número seguramente aumentará, tener una pequeña biblioteca en la estantería de casa sigue siendo muy común. Pero ¿qué pasa cuando nos tenemos suficientes libros para completar nuestros estantes? Necesitas un sujetalibros para mantenerlos en su lugar y que tu librería no sea un caos completo.

 

Sujetalibros – ¿desaperbicido o decorativo?

Un sujetalibros es un elemento funcional pero también es un testimonio del gusto y estilo de los dueños de una casa. Como muchos otros elementos para el hogar, los sujetalibros están disponibles en una amplia variedad de formas, diseños, estilos y materiales. Podemos elegir desde auténticas joyas decorativas hasta sencillos sujetalibros que realizan su función pero son casi invisibles.

Con la gran selección que podemos encontrar de sujetalibros, ¡no es fácil decidirse! La imaginación no tiene límites en el diseño de sujetalibros. Los más comunes son los que tienen forma de globo terráqueo, de escultura o de busto del algún personaje famoso.

Si queremos colocar el sujetalibros en una estantería, puede ser suficiente con tener una sola pieza que además funcione como elemento decorativo. Si queremos nuestro sujetalibros para la mesa, será entonces necesario hacernos con dos piezas para que los libros no se caigan por la izquierda o la derecha.

Si quieres un sujetalibros lo más discreto posible, que ahorre espacio y esté integrado en la estantería, puedes elegir el modelo más sencillo. Se trata de un modelo que generalmente tiene la forma de dos placas ensambladas perpendiculares de metal o plástico. Una de las placas se desliza bajo los libros, lo que lo asegura en su lugar por el propio peso de los libros.

Sujetalibros 2.0

Como su nombre indica, un sujetalibros tiene como función  principal que los libros se caigan o deslicen, pero ¿qué hacemos con él si cada vez tenemos menos libros en nuestras estanterías? En la era digital podemos encontrar otros usos para los sujetalibros. En primer lugar, podemos utilizarlos sin problema para mantener en su lugar no solo libros, sino también nuestra colección de Blu-rays o videojuegos. Las cajas con los DVDs de tu serie favorita estarán siempre en orden y listas para poder volver a verla en cualquier momento.