alfombras de lujo

Las alfombras visten los suelos y ayudan a dar calidez a los interiores. Pero las alfombras de lujo o de alta calidad no solo llaman la atención por su diseño, sino por sus materiales. Lana, algodón o, incluso, piel son las materias primas más codiciadas que, junto con una confección artesanal, harán que tu alfombra sea exclusiva. Te enseñamos todo lo que debes saber sobre estas alfombras únicas, que merecen ser tratadas como auténticas reinas del glamour.

Qué tener en cuenta a la hora de elegir una alfombra de lujo

Escoger alfombra es un momento importante porque su presencia puede cambiar por completo un espacio, haciéndolo más cálido y acogedor de inmediato. En esta elección deberás tener en cuenta varios factores claves, como el tamaño, la forma, los colores y los materiales. Un buen diseño puede delimitar a la perfección una zona de la casa y aportar una pisada cómoda. Las alfombras de lujo se caracterizan por:

  1. La alta calidad de sus materiales. Son piezas confeccionadas con materias primas gustosas, fáciles de limpiar y muy resistentes. Destacan:
    • Lana: ofrecen mucha suavidad y calidez. Es un material ideal para ambientes grandes, en los que hace frío.
    • Algodón: se trata de un material altamente resistente y lavable. Dependiendo de las dimensiones de tu alfombra de algodón, hasta la podrás meter en la lavadora.
    • Fibras naturales: muy de moda para crear escenarios boho chic, mediterráneos y estivales. Aunque su limpieza puede resultar un tanto más complicada, su naturalidad y frescura son únicas. El yute, el sisal, incluso las algas, son las fibras más utilizadas para la confección de alfombras.
    • Piel: la piel de bovino o reno es otro de los materiales usados para realizar alfombras de lujo. Quedan especialmente bien en espacios de estilo rústico.
  2. Alfombras resistentes a las manchas: las principales firmas de alfombras poseen modelos sorprendentes en sus catálogos, capaces de repeler suciedad y líquidos. Se fabrican con tejidos de última generación, nacidos de la investigación, como fibras de polímeros renovables extraídos del maíz. También existen modelos que incorporan tratamientos específicos en sus superficies que facilitan la limpieza.
  3. La durabilidad: si bien es cierto que una alfombra de lujo supone una primera inversión más elevada, la amortizarás gracias a su resistencia y durabilidad. Ya sabes, a veces lo barato sale caro, porque tienes que sustituirlo con mayor frecuencia. Una alfombra de lujo de alta calidad puede durar toda una vida.
  4. Aislación térmica y termorregulación: la óptima calidad de sus materiales hará que sea un perfecto aislante térmico, asegurándote una pisada cálida. Hay alfombras de invierno y de verano, de interior y de exterior y modelos aptos para cualquier lugar y ocasión, muy versátiles.
  5. Antideslizante: la seguridad también es importante, así que una buena alfombra debe incorporar una base antideslizante que la fije en el lugar de su instalación. 
  6. Un diseño elegante y atemporal: las alfombras de lujo poseen prints delicados, dibujos o estampados de diseñadores reconocidos y un aspecto sofisticado, a prueba de modas.
  7. ¿Pelo corto o largo? Cuanto más mullida, más cómoda. En cambio, las de pelo corto son más fáciles de limpiar.

Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

¿Qué tamaño debe tener la alfombra?

La proporcionalidad es crucial para una buena elección de tu alfombra. Si el espacio es más bien alargado, la mejor opción es una alfombra también rectangular. En el caso de que sea cuadrado, decántate por uno que cumpla con esa forma. Los modelos redondos aportan dinamismo a un espacio. Tenlo en cuenta.

* TIP: elige la forma en consonancia con el espacio y sus dimensiones.

Tendrás que tomar medidas para que tu alfombra de lujo se ajuste al ambiente como un guante. Que no sea ni demasiado grande ni demasiado pequeña, en cuyo caso podrá quedar ridícula y empequeñecer el interior o exterior.

Para salones grandes, debemos dejar que sobre entre 20 y 30 centímetros por cada lado del sofá. Las alfombras más pequeñas debemos utilizarlas en zonas como la cocina, el dormitorio cerca de la cama o en el baño. 

Cómo limpiar las alfombras de lujo

Para mantener las alfombras como el primer día debemos llevar a cabo una limpieza constante y también unos cuidados regulares:

  • Te recomendamos utilizar protectores de alfombras debajo de las patas de los muebles más pesados.
  • En el caso de que manchemos la alfombra con algún alimento, debemos intentar limpiarlo lo antes posible para evitar que la suciedad quede incrustada. Si estamos ante una alfombra de lana, debemos tener en cuenta estos tips:
  • Lo mejor es absorber primero los líquidos con un papel o un paño limpio.
  • Aspira la suciedad restante.
  • No frotes nunca las manchas. 
  • Trata siempre las zonas sucias desde el exterior hacia el interior.
  •  Muchas manchas se pueden eliminar con agua tibia. 
  • Si la mancha se resiste, usa un limpiador de alfombras especial y repite el tratamiento hasta que se haya eliminado la mancha. 
  • Cuando utilices productos de limpieza, enjuaga con agua y limpia de forma  cuidadosa la alfombra con un paño o papel absorbente multiusos.
  • Deja secar la alfombra y luego aspira el área tratada con una aspiradora.
  • Para un mantenimiento correcto, aspira tu alfombra de forma asidua, al menos una vez por semana.
  • Realiza una limpieza profunda, con vapor, una vez al año, para refrescarla y eliminar la suciedad más profunda.

Qué hacer con manchas más difíciles

Si algo cae sobre tu alfombra de lujo, que no cunda el pánico. Tenemos los trucos más efectivos para tratar las manchas más complicadas:

  • Vino tinto: hay manchas que son mucho más difíciles de eliminar, como las ocasionadas por el derrame de vino tinto. Para poder eliminar la mancha rápidamente, utiliza un papel absorbente. La rapidez es crucial. Luego frota suavemente con un poco de jugo de limón. Por último, rocía con agua y dejar actuar.  Finalmente, aspira.
  • Chicle: añade un poco de hielo sobre el chicle (una bolsa congelada lo dejará de una pieza) o bien un aerosol limpiador específico para alfombras. Utiliza luego una espátula de metal para eliminar el chicle y separarlo de la alfombra. Luego, con un paño húmero y un cepillo de cerdas rígidas, quita el sobrante o la suciedad que haya podido quedar. 
  • Manchas de cera: humedece ligeramente la mancha de cera. A continuación, coloca un filtro de café sobre la mancha y plancha a una temperatura media. El filtro de café absorberá la cera. 

Cómo cuidar las alfombras de piel 

Para el cuidado de alfombras de piel es importante que, si se ensucian, tomemos nota de estos consejos: 

  1. Líquidos: limpia el área húmeda con un paño seco y absorbente. Luego, una vez hayas dejado limpia la alfombra, aplica algún producto específico para eliminar los cercos (suelen ser espumas efectivas) y deja secar en el exterior de forma vertical el máximo tiempo posible.
  2. Sustancias pegajosas: utiliza jabón neutro y mézclalo con agua tibia. Frota la mezcla suavemente con la ayuda de una esponja por la superficie de la alfombra de piel. Deja que se vaya secando poco a poco hasta que vaya retirándose la sustancia. 
  3. Eliminar los malos olores: las alfombras de piel suelen tener un olor bastante fuerte. Para eliminarlo, perfuma ligeramente la alfombra con algún aerosol aromático para el hogar. Intenta hacerlo desde lejos para que no se humedezca la alfombra.

Las alfombras de lujo puede que exijan más cuidados y mantenimiento que una alfombra de fibras sintéticas. Recurre a ellas para espacios donde el tránsito no sea intenso o estén a mano de pequeñas fieras (y mascotas).