Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Reloj de pared moderno con adornos dorados

No solo nos sirven para controlar el tiempo y evitar las prisas y el estrés. También pueden conseguir que nuestra casa se vea mucho mejor decorada y con más estilo. Los relojes de pared, por tiempo que pase, nunca dejan de estar de moda. Porque son funcionales, porque son bonitos y porque pueden llegar a decorar tanto (y tan bien) como el mejor cuadro.    

8 ideas ultradecorativas  

  1. La hora en el mundo

    En el salón, el estudio o la cocina, por ejemplo, pinta una franja rectangular con pintura de pizarra negra y cuelga tres relojes exactamente iguales uno al lado del otro. Encima, puedes colgar carteles que indiquen la hora en diferentes ciudades del mundo y que cada reloj responda a ese huso horario. Para ambientes cosmopolitas. 

  2. Un reloj XL

    Colócalo sobre el sofá, por ejemplo, y decorará tanto como la mejor de las obras pictóricas. Para clásicos modernos.

  3. Una composición de relojes

    Un conjunto de relojes de pared de distintos tamaños, formas y colores quedará perfecto para decorar cualquier pared desnuda en la que no sepas muy bien qué colgar. Puede ser desde un recibidor hasta una oficina. Original y acogedor.

  4. Un reloj de estación

    Es un reloj de pared, sí, pero no se apoya completamente en ella, sino que cuelga perpendicular del muro de tal manera que puede leerse la hora por ambos lados. Puedes colgarlo en cualquier lugar, incluso en un pasillo, una idea genial para un espacio que a menudo queda desangelado.

  5. Un reloj dorado tipo sol

    Ideal para ambientes en estilo retro, muy Mid Century. Son piezas que aportan estilo por sí solas. Quedan especialmente bien en salones y dormitorios principales.

  6. Un gran reloj metálico en el porche

    Genial para casas de campo. A veces las paredes del porche resultan difíciles de decorar. Colgar cuadros no es una gran idea puesto que en el exterior se estropean, pero un reloj de grandes dimensiones en metal y madera, por ejemplo, que pueda oxidarse y esto le dé una pátina de belleza rústica, es una bonita opción.

  7. Relojes de pared sin esfera

    Para espacios minimalistas, una opción para decorar con relojes de pared elegantes y discretos es la de los relojes sin esfera, es decir, un conjunto creado con los números (o pequeñas piezas que los simbolicen) colocados en círculo y con las manecillas en el centro.

  8. Una colección de relojes

    Podemos ir más allá de las composiciones de relojes, mostrando una auténtica colección que ocupe toda una pared. Si no quieres colocarlos a lo ancho, plantéate un trozo de pared vertical y cuelga tus relojes de pared desde el techo hasta el suelo. Original y divertido.

Relojes, su lado más práctico 

Desde siempre, los relojes han tenido un sitio claramente asignado en la casa: la cocina. Cuando no había temporizadores servían para calcular cuánto tiempo dejábamos la olla en el fuego, pero hoy, cuando ya no se necesita mirar hacia arriba para que no se nos pase el arroz, el reloj sigue ocupando su lugar en la cocina por el mero hecho de que es un detalle bonito y decorativo.  

Pero la decoración con relojes de pared no solo es práctica en la cocina. También lo es en otros lugares de la casa. Piensa, pues, en decorar con ellos espacios como: 

  • El recibidor: para controlar que salgas puntual y nunca llegues tarde al trabajo, las clases o el gim, por ejemplo. 
  • La oficina: aquí solemos hacer las comidas más rápidas, así que un reloj de pared para controlar en todo momento que no se nos hace tarde, será ideal. 
  • El salón: entre otras muchas funciones, nos ayuda a controlar, por ejemplo, si es hora de apagar ya el televisor e irse todos a la cama. Realmente práctico. 
  • El estudio: controlar bien los tiempos de trabajo es imprescindible para rendir mejor, así que disponer de un reloj de pared en este ambiente será siempre una buena idea. 
  • El baño: porque, sobre todo si hay niños pequeños en casa, ayudará a que no se entretengan. 
  • La habitación de los niños: para que aprendan las horas. Hoy, todo a su alrededor es digital, también los relojes, así que pocas oportunidades tienen de ver relojes tradicionales con sus manecillas, por lo que esta puede ser una buenísima ocasión. 
  • El dormitorio principal: ¿por qué no? Aquí, como los despertadores, sin duda, los relojes de pared nos ayudarán en nuestra rutina diaria.  

Reloj, (en casa sí) marca las horas… ¡y decora!