Relojes

Relojes

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Relojes:la guía Westwing

Tic tac tic tac – el tiempo nunca se detiene y afecta a nuestras vidas en gran medida, ya que es el gran responsable de nuestra rutina diaria. Ya sea para coger el bus, para ir a trabajar, para llevar a los niños al colegio, para ir a la cita del médico o la peluquería, para ir a una reunión con amigos, o para ver el partido que juega nuestro equipo favorito esta noche – tener la hora a la vista es siempre importante. Por este motivo, los relojes son accesorios imprescindibles, tanto para nosotros mismos como para nuestro hogar, y están disponibles en variedad de diseños y modelos para adaptarse a cada momento de nuestra vida cotidiana.

Ya sea en la pantalla del ordenador o del teléfono móvil, en la torre de la iglesia, o directamente en nuestra muñeca – hay relojes por todas partes, y por eso podemos tener el tiempo siempre al alcance de nuestra vista. Además de su primordial función de ser indicadores del tiempo, los relojes son estupendos complementos para lucir en nuestras muñecas, o para vestir las paredes de nuestra casa con relojes de pared o como adornos de mesitas de noche o cómodas.

¿Qué es el tiempo exactamente? Esta pregunta ha sido muy meditada por científicos y filósofos a lo largo de la historia en todo el mundo, ya que el tiempo no es solo una unidad física, sino que también lleva implícitos sentimientos y emociones personales. Independientemente de la situación en que nos encontremos, el tiempo no es solo algo que pasa por delante de nuestros ojos, sino que lleva consigo momentos y recuerdos muy importantes. Al echar un vistazo a los relojes, rápidamente nos sorprendemos del tiempo que ha pasado mientras nosotros disfrutando viviendo situaciones en el transcurso de nuestra vida.

Relojes – medidores del tiempo con larga tradición

Como ya sabemos, el tiempo es una medida constante en nuestra vida que determina el ritmo de las horas en nuestro día a día. Desde tiempos inmemoriales, los seres humanos se han dedicado a desarrollar una gran variedad de métodos como los relojes para separar el día en diferentes secciones para desempeñar distintas actividades. Los relojes, tal y como los conocemos hoy en día, han sido uno de esos métodos, y por este motivo, son accesorios que gozan de una larga historia y tradición. ¡Modelos para hombre y mujer!

Nuestro contador del tiempo es la rotación de la Tierra, que presenta la división entre el día y la noche. Ya en tiempos de los babilonios, estos descubrieron que un día estaba divido en 24 horas, 12 pertenecientes al día y otras 12 a la noche. En aquella época, los primeros medidores del tiempo no eran relojes, sino compases u obeliscos, sobre los que se entendía el tiempo según la posición del sol. A partir de entonces, comenzaron a desarrollarse los relojes de sol. Para medir el tiempo durante las horas nocturnas, nuestros antepasados se basaban en el movimiento y estado de los cuerpos celestes.

Los egipcios inventaron un mecanismo llamado clepsidra, o reloj de agua, para medir el tiempo. Según el flujo del agua, esta especie de relojes eran capaces de mostrar una medición regulada del tiempo. Este reloj fue también utilizado por romanos y griegos, y llega hasta nuestros días con mucha tradición. A partir de estos primeros modelos, se han ido desarrollando diseños más contemporáneos y avanzados de relojes, incorporando diferentes tipos de tecnologías y conocimiento científico al reloj. Hoy en día, el avance del reloj sigue su curso, y estamos delante de la nueva generación de relojes inteligentes, como el iWatch.

Relojes como prácticos accesorios

El propósito principal de los está claro, son aparatos destinados a mostrarnos la hora actual o, en el caso de los relojes cronómetros, de medir un período de tiempo determinado. Este propósito es válido tanto para relojes analógicos como para relojes digitales. La diferencia entre ambos tipos de relojes es que los primeros tienen una esfera en la que la hora se mide con las agujas, mientras que los relojes digitales muestran la hora en dígitos directamente sobre la pantalla, del mismo modo que se proyecta sobre las pantallas de los ordenadores o los móviles. Ambas versiones están disponibles en los diferentes modelos, ya sean  de pulsera o los clásicos relojes de bolsillo, que dan un toque muy elegante al hombre. Los relojes son un tipo de accesorios y, como tal, están disponibles en variedad de diseños para combinarlos con cada outfit. Siendo los relojes más clásicos los hechos en oro o plata, los relojes de muñeca suelen llevar una pulsera hecha de plástico o cuero, ideal para cambiar y combinar a nuestro gusto, mezclando colores, estampados y materiales.

Como todo en esta vida, el diseño y modelo de relojes que elijamos -tanto de hombre como de mujer- depende primeramente de nuestros gustos personales, considerando el tipo de ropa y complementos que solemos utilizar a fin de combinar las piezas con estilo y elegancia para un resultado de lo más armonioso.

Relojes – joyas para la decoración del hogar

Los relojes no son simples accesorios en su sentido más tradicional, sino que los relojes son excelentes objetos decorativos que llenan los rincones de la casa de utilidad y encanto. Ya se trate de relojes de cocina con temporizador incorporado, relojes de mesarelojes de pared decorando las paredes del salón o el comedor, de pie, o tipo despertador para tener siempre a mano sobre las mesitas de noche – los relojes que decoran nuestra casa son prácticos a la vez que decorativos.

Además de la variedad de relojes de pared que podemos encontrar en infinidad de modelos y diseños, existen piezas únicas de relojes, consideradas casi antigüedades, que invaden el interior de la casa con un aire especial. Ejemplos de este tipo de relojes son el reloj de cuco alemán o el reloj de madera maciza con péndulo. Estos relojes son muy valorados por su larga historia, y favorecen un ambiente elegante y acogedor en los hogares modernos. Es por este motivo, que estos relojes son piezas conservadas con mucho cuidado, que se transmiten de generación en generación.Relojes

Tales antigüedades pueden encontrarse en mercadillos y ferias, aunque precios de estos relojes son bastante elevados. Sin embargo, dicha adquisición merece la pena, ya que este tipo de relojes se adaptan a diferentes ambientes y estilos de decoración. Junto con estas joyas para la decoración del hogar, existe una gran selección de relojes de pulsera y de bolsillo antiguos de hombre, que están considerados piezas de coleccionista.

Relojes con funciones especiales

Además de mostrar la hora, los relojes pueden incluir diferentes funciones, como señales acústicas. Ya anteriormente presentados, el reloj de cuco y el reloj de madera con péndulo pertenecen a esta modalidad de relojes especialmente diseñados para el hogar. En el exterior, los relojes más comunes son los que se encuentran en edificios públicos o torres de iglesias, que emiten su melodía a través de campanadas, anunciando las horas en punto o algún evento especial.

Otra función especial de los relojes, y quizás una de las más utilizadas, es la alarma despertador. Este tipo de relojes despertador los utilizamos en los dormitorios de casa a fin de despertarnos cada mañana para empezar un nuevo día de trabajo o colegio. Los relojes despertadores se programan para que a cierta hora suene la alarma, que puede tener distinta acústica, como una emisora de radio, una canción o un sonido estándar, o incluso emitir una luz que poco a poco se hace más intensa y brillante, para despertarnos con un tipo de luz que recuerda a los rayos del sol, en lugar de con una señal acústica.

Ya se trate de productos de pulsera, de bolsillo, de hombre, o de pared, todos los relojes tienen una cosa en común – muestran que el tiempo pasa y nunca se detiene. Por este motivo, durante las vacaciones o los días de descanso, una buena recomendación es olvidarse de los relojes, dejando que las horas pasen como mejor nos convengan, sin preocuparnos si es de día o de noche, o tarde o temprano. No hay nada mejor que dejarse llevar y olvidarse del tiempo, ¡aunque sea por un segundo!

¡El tiempo es un tesoro, tomate el tuyo de vez en cuando y olvídate de los relojes!