Alfombras de pelo largo

Alfombras de pelo largo

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Alfombras de pelo largo:la guía Westwing

¿Quieres ir descalzo por casa y que tus pies sigan calentitos? ¡Con las alfombras de pelo largo podrás hacerlo! Debido a la forma en que están hechas, son esponjosas, suaves y nos proporcionan calor cuando estamos sobre ellas. Además, queda súper bien en nuestro espacio y crean una atmosfera acogedora, ¡solo te falta elegir entre todos los colores, formas y diseños!

 

Alfombras de pelo largo para tu espacio

Alfombras de pelo largoLas alfombras de pelo largo cumplen la misma función que las alfombras normales, pero tienen algunas ventajas: debido al pelo largo resultan mucho más calentitas para nuestros pies, por lo que son súper acogedoras, ¡y suaves! Son tan geniales que son perfectas para cualquier parte de tu casa, desde el comedor, el pasillo, los dormitorios y los cuartos de baño, ¡qué tus pies no vuelvan a pasar frío! Eso sí, como puedas imaginar, mejor no las pongas en la entrada, en las escaleras, en la cocina o en exteriores, ya que no son aptas para estos espacios: ¡se mancharían constantemente!

Alfombras Shaggy

Las alfombras Shaggy son un tipo de alfombras de pelo largo que quedan súper originales en nuestro espacio. La mayor parte de estas alfombras está hecha de poliéster, por lo que no resultan tan pesadas. Suelen tener forma rectangular, y son perfectas para los dormitorios sobre todo, ¡crean una atmósfera cálida!

¿Cómo limpiar las manchas de una alfombra de pelo largo?

Las alfombras de pelo largo, ¡o las adoramos, o las odiamos! Pero con unos consejos de limpieza seguro que será lo primero. Primero debes saber que las debes de sacudir de vez en cuando, para que no se acumule el polvo. Por otra parte, la aspiradora es perfecta para la limpieza de las alfombras de pelo largo, pásala varias veces a la semana y estarán siempre como nuevas. Y por último, si puedes llévalas alguna vez a manos de un experto, una limpieza profunda en lavandería no viene mal. Como ves, ¡es mucho más fácil de lo que parece!

Si tienes una mancha que no sale de la alfombra te recomendamos que en primer lugar rocies la alfombra con un spray de agua. Una vez tu alfombra esté húmeda, esparce detergente en polvo blanqueador por encima de la mancha y frota con una toalla limpia. La mancha desaparecerá, el truco está en no utilizar demasiada agua ¡y frotar bien!

Si quieres unos pies calentitos y un toque original en tu espacio, lo conseguirás con las alfombras de pelo largo. Que no se te olvide, son especialmente funcionales en los dormitorios, como en las habitaciones juveniles por ejemplo: cerca de la cama quedarán perfectas.

Próximas campañas