2 macetas de exterior

Las jardineras para exterior pueden convertirse en auténticos jardines que llenan de color y vida tu balcón o terraza. Las hay de todos los tamaños y materiales. Las mejores son las de materiales porosos (madera o barro) porque permiten que las raíces de las plantas respiren mejor. Cuanto más grandes, más tierra te permitirán poner y podrás disfrutar de plantas más frondosas. Pero también puedes instalar jardineras pequeñas en tu balcón o en el alféizar de una ventana. Todo depende del espacio del que dispongas. En cuanto a los materiales, aquí tienes una mayor variedad: desde sintéticos que imitan al ratán hasta de cerámica o metal. 

Jardineras para exterior de madera

Fabricadas a base de lamas, las jardineras para exterior de madera, por su aspecto natural y cálido, quedan perfectas en balcones y terrazas de cualquier estilo. Pero hay que tener en cuenta que la madera es un material vivo que va cambiando con el efecto del sol y de la humedad. Por supuesto, este tipo de jardineras están realizadas en madera para exterior – de origen tropical, como la teca o el ipé, o de madera tratada con autoclave para resistir a la intemperie–, pero no está de más protegerlas para hacer que duren mucho más tiempo en perfectas condiciones. ¿Y cómo puedes protegerlas? A parte de darle a la madera una capa de aceite de teca o un lasur, puedes forrar su interior con una malla geotextil para que la humedad del riego no la afecte y acabe pudriéndola.  

Jardineras de barro 

El barro es un material poroso que permite respirar a la planta, absorbe el exceso de humedad de sus raíces y las mantiene sanas. Hay que tener en cuenta que en exteriores muy soleados, en verano, se pueden secar mucho, por lo que habrá que estar alerta y mantener la tierra húmeda. 

Jardineras para exterior de resina

Son muy ligeras, duraderas y suelen ser más económicas que el resto. Otra ventaja es que las puedes encontrar en una gran variedad de acabados y colores. Pero, alerta: los colores negros o muy oscuros, si están en una zona muy soleada, hacen que la jardinera para exterior absorba mucho el calor y se puedan dañar las raíces más fácilmente.  

Jardineras de piedra 

Solo aconsejables si tienes un jardín, porque por su gran peso, si además añades el de la tierra, no son jardineras practicables en terrazas o balcones. Por otro lado, si no tienen agujeros para el drenaje, lo mejor es colocar la planta en otra maceta dentro de la jardinera.  

Cinco pasos para preparar tus jardineras para exterior  

  1. Haz que tenga un buen drenaje: de esta forma evitarás que la tierra retenga demasiado el agua y las raíces de las plantas acaben pudriéndose. Puede ser que tu jardinera no cuente con agujeros de base. Si es así, házselos con cuidado. ¿De qué medida? Como el dedo pulgar, más o menos.
  2. Pon una capa de gravilla o cantos rodados en el fondo de la jardinera. Existe gravilla especial para un buen drenaje.
  3. Coloca la malla anti-hierba o una geotextil.
  4. Pon el sustrato en la jardinera, que sea rico en materia orgánica y ayude al drenaje.
  5. Ahora ya puedes plantar tus especies favoritas.

Consejo: Para que tus jardineras para exterior queden mucho más decorativas, cubre la superficie de la tierra con mulching, es decir, con una capa orgánica de corteza de pino o una inorgánica de pequeñas piedras. Esta capa de mulching conseguirá, además, que la tierra no pierda la humedad con el sol y que, además, no crezcan las malas hierbas.  

¿Preparado para llenar tus exteriores de plantas con las jardineras más decorativas? Entra en Westwing y encuentra la que mejor encaja en tu terraza o balcón.