Devoluciones ampliadas hasta el 31 enero 2022

árbol de navidad blanco y dorado estilo glam

Luminoso, sereno y eterno. Un árbol de Navidad en blanco y dorado es uno que nunca pasará de moda y siempre quedará bien, tengas el estilo de decoración que tengas en casa. Porque la decoración del árbol de navidad con estos colores encaja con cualquier otra paleta de colores, por lo que, si quieres un ambiente armónico, no tendrás que combinar los adornos con el color del mobiliario y los complementos con los que hayas decorado tu casa. Aquí, te proponemos 5 árboles en blanco y dorado para 5 estilos decorativos distintos. ¿Cuál es tu preferido? 

1. Un árbol de Navidad blanco y dorado escandinavo

El estilo nórdico nos pide un árbol de Navidad blanco sobre todo. Adornos como copos de nieve, bolas, casitas, soldaditos o renos quedarán perfectos. Cuanto más gustosos, mejor. Es decir, que su acabado sea textil, de lana, de fieltro, o de madera pintada de blanco desgastado. Puedes, incluso, mezclar distintos tonos de blanco: de más puro a más hueso. Y para añadir el toque dorado, una guirnalda de luz y la indispensable estrella. ¡Luz y serenidad a raudales!

2. Un clásico eterno

Para decorar un árbol de Navidad en blanco y dorado de estilo clásico, solo tienes que dejarte ir. Sí, sí. Aquí valen todo tipo de adornos para árboles de Navidad siempre y cuando sean de colores blancos y dorados. Cuantos más, mejor. Las bolas no deben faltar porque son un clásico. Tampoco las piñas ni las estrellas. Y mezcla todo tipo de acabados en los adornos: desde mates, hasta brillantes, de lentejuelas o textiles. Se trata de que se vea un árbol “rico”. Opta por una proporción más alta de adornos dorados que de blancos y un detalle: aparte de con una guirnalda de luz, envuelve tu árbol con cintas de tul dorado. ¡Más clásico y sofisticado, imposible!

3. Blanco y dorado para estilos rústicos

Vamos a decorar un árbol de Navidad muy especial: será un árbol para una casta rústica, de campo o en lo alto de una montaña. Y nos alejaremos del clásico abeto de toda la vida. Esta vez, lo montaremos con pequeños troncos que colocaremos uno encima del otro, hasta crear la figura plana de un árbol. Apóyalos en la pared y coloca primero el tronco más largo y, encima de este, el resto, creando el triángulo isósceles que necesitamos. Ahora llega el momento de decorarlo: a este tipo de árbol, los adornos en blanco y dorado envejecido de figuras tipo estrellas, trineos, casitas o renos, le van perfectos. Juega con ellos y crea un árbol de Navidad en blanco y dorado del estilo rústico más encantador.  

4. Un árbol de Navidad blanco y dorado con aire vintage

Este es un estilo apto para amantes del DIY. Te proponemos decorar tu árbol con piezas realizadas a mano con hilo, lana y mucha paciencia. Hazte con unos bastidores de madera para punto de cruz de tamaño pequeño y, si se te da bien la costura, borda dibujos navideños distintos en cada uno de ellos sobre tela blanca, con hilo dorado. Otra opción es recuperar retales antiguos de tela blanca (pueden ser bordados, de distintos tejidos, de crochet…) y tensarlos en los bastidores para crear pequeños cuadros redondos con los que decorar el árbol. Combinados con bolas doradas (así todo guardará forma redonda) en oro mate y envejecido, tendrás un árbol de Navidad blanco y dorado original y muy vintage.

5. Moderno y minimalista

Aunque parezca imposible, Mies van der Rohe también puede inspirar la decoración navideña de nuestra casa. Es cierto que la Navidad suele ser una época de excesos decorativos, pero no siempre es así. También existe el “menos es más” navideño y es el tipo de decoración ideal para casas de corte moderno y minimalista. ¿Y un árbol de Navidad en blanco y dorado quedaría bien aquí? Por supuesto. No solo uno… ¡hasta tres, te vamos a proponer!

  • Un árbol tradicional: Aquí, ponemos una condición: elige solo dos tipos de adornos distintos, o como máximo tres, y en blanco. Y no llenes el árbol, debe respirar. Acaba de decorarlo con una guirnalda discreta de pequeñísimas luces doradas. No necesitas más.
  • Un árbol de Navidad pequeño: puede ser un conjunto de ramas secas pintadas de blanco en un jarrón. ¿Y como adornos? Nos alejamos de los más típicos, para decorar nuestro árbol con mensajes de buenos deseos. Todas las notas deben estar hechas en el mismo tipo de papel, de color blanco roto, y para la tinta, usaremos dorado. Delicado y precioso.
  • Un árbol de Navidad hecho con luces: una guirnalda de luz mínima creando la silueta de un abeto en la pared… ¡y ya tienes tu árbol! La guirnalda dará el toque dorado y el blanco, solo en la estrella, en la cúspide de tu abeto luminoso. Muy, muy minimalista.

¿Has encontrado el árbol de Navidad en blanco y dorado que le va más a tu casa? ¡Seguro que sí! Pues ahora, sigue navegando por Westwing y encontrarás los adornos y detalles que encajarán con él. ¡Tenemos ideas para todos!

Descubre accesorios para decorar un árbol de Navidad blanco y dorado