Divanes

Divanes

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Divanes:la guía Westwing

El diván es una pieza maravillosa y elegante que aporta un toque único a la habitación en la que está. Tanto por su historia como por su estética, el diván es un mueble que no pasa desapercibido y ha sido protagonista de escenas inolvidables en el mundo del cine además de servir de inspiración a escritores y artistas.

Cuando pensamos en divanes, podemos pensar en la típica consulta del psicoanalista con el paciente tumbado contando sus problemas y preocupaciones. Los divanes son una pieza de mobiliario muy original que puede dar un toque único a tu salón o comedor. Si quieres añadir otro sofá o sillón pero los diseños tradicionales te parecen aburridos, ¡atrévete con un diván!

Divanes – su origen

Podemos encontrar el origen de los divanes en el antiguo Imperio Otomano. Sus primeras versiones estaban básicamente formadas por un colchón y un lado levantado que servía para apoyar el cuerpo. El diván llegaría a Europa a principios del siglo 18, introducido en gran parte a raiz de la corriente literaria del romanticismo que imperaba en aquella época. Pronto los divanes se podrían encontrar en muchas casas y locales públicos. El siglo 19 vió el nacimiento de la técnica del psicoanálisis y con ello, el diván ganó la fama que mundial que disfruta ahora. El padre del psicoanálisis, Sigmund Freud comenzó a utilizarlo y con él, todos sus discípulos lo introdujeron en sus consultas.

Divanes – versatilidad elegante

Además de bonitos, los divanes son muebles cómodos y versátiles que disponen de tantos usos como diseños. En un salón el diván es el lugar perfecto para dormir la siesta o leer tranquilamente esa novela que nos tiene enganchados. Si tenemos un diván abierto, podemos colocarlo en mitad del salón para dividir el espacio y creando una ilusión óptica de dos habitaciones distintas sin necesidad de paredes. También podemos colocar el diván en una esquina en la que no tengamos demasiado espacio para un sofá con sillones, junto a una ventana o al lado de la librería. Si además ponemos una mesita al lado y una manta a los pies, será el lugar perfecto para pasar los momentos de descanso más agradables. Algunos modelos de diván se convierten en camas, lo que los convierte en piezas idóneas si no disponemos de una habitación extra para las visitas. Coloca cojines y almohadones encima aunque sin abusar para evitar quedarte sin espacio. Puedes escoger cojines de rulo que quedan especialmente bien en los laterales del diván. El diván estará precioso si lo tapizamos a juego con los cojines y algún otro elemento de la habitación, como por ejemplo las cortinas. En el caso de que el modelo ya disponga de una almohada, te desaconsejamos que añadas más ya que desentonará con el conjunto. Si necesitas acomodar a más gente en el salón pero no quieres cambiar todavía tu tresillo, puedes añadir un diván al conjunto. Es una idea excelente además de estética a la que tus invitados no podrán resistirse, porque no todas las casas tienen la suerte de contar con un diván. Por último, el diván es un mueble excelente para colocar en un recibidor. Será la primera impresión que se lleven tus invitados y además de agradable a la vista te podrá ser de gran utilidad.

Divanes – estilo romántico

Habitualmente pensamos en sofás o sillones para configurar nuestros salones, pero ¿y si queremos dar un toque original? ¡atrévete y considera los divanes! Los divanes te proporcionan la misma funcionalidad de un sofá de tamaño medio, es decir, puede acomodar a dos personas o a una tumbada. La diferencia con los sofás tradicionales es que consigue darle un toque único a la decoración de tu casa. Si te decides por un diván, te aseguramos de que se convertirá en una pieza que llamará la atención de todo el que pase por tu salón. Es importante que una pieza tan original y llamativa, se ajuste al resto de la decoración. Se trata de por sí de un mueble que atraerá todas las miradas y eclipasará otros, por lo tanto necesitamos asegurarnos de elegirlo en tonos y materiales que no destaquen demasiado. Como ocurre con casi cualquier otra pieza de mobiliario, podemos encontrar divanes en una amplia variedad de estilos y colores. Desde los diseños más clásicos –que sin duda nos recuerdan a los de la consulta del mismo Sigmund Freud- hasta los diseños más modernos y minimalistas. Tip: si te descantas por un diseño clásico, con acabados trabajados en madera, te aconsejamos que elijas una tapicería sencilla, de un solo color liso. Siempre podrás complementar tu diván con distintos cojines que le den el toque especial que estás buscando. Si eliges un diseño de corte más minimalista, tienes libertad para eligir el tipo de tapicería.

Próximas campañas