cortinas de baño blanco y madera

A la hora de decorar un cuarto de baño hay que prestar atención a distintos detalles. Las cortinas de baño son uno de ellos. Son prácticas, eso es seguro, pero también son decorativas y capaces de cambiar por completo el look de esta estancia, ya que ocupan bastante espacio visual. ¡En nuestra guía podrás descubrir cómo conseguir los mejores resultados para tu baño con cortinas! Y si tienes un baño pequeño, ¡no te preocupes! Las cortinas de baño te pueden ayudar a conseguir un ambiente más acogedor. Hay una gran selección de modelos diferentes, solo tienes que encontrar el tuyo y complementarlo con los accesorios adecuados: un bonito banco de madera, toallas y alfombras de baño con colores a juego, que pueden realzar aún más el ambiente de tu cuarto de baño.

Las cortinas de baño como piezas decorativas

Es una de las primeras cosas que vemos por la mañana, así que… ¡No debes subestimar su importancia como elemento decorativo! Son capaces de adaptarse tanto a duchas como a bañeras y aunque parezca que su elección no tiene demasiada importancia, lo cierto es que son un elemento de gran presencia en el baño y por tanto no se pueden elegir sin considerar varios aspectos primero.

Puedes escogerla con estampados, colores brillantes, detalles de ensueño o lisa y blanca, siendo esta última opción una de las mejores para baños pequeños, ya que el blanco hace que la habitación parezca más grande.

Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Los tejidos y patrones más bonitos para tu cortina de baño

En primer lugar, las cortinas de ducha cumplen la tarea de mantener el agua en su sitio: ¡en la ducha! La mayoría de las cortinas de ducha están hechas de materiales hidrófugos, de lo contrario, la cortina estaría completamente empapada de agua.

Puedes encontrar variantes de los siguientes materiales:

  • Cortinas de baño de lino de alta calidad
  • Cortinas de baño de algodón de colores
  • Cortinas de baño de vinilo

1. La opción más natural: Cortinas de baño de algodón y lino

¿Te gusta el diseño natural, incluso en la ducha? Entonces utiliza una cortina de baño hecha de tejidos como algodón o lino. Estos materiales son respetuosos con el medio ambiente y agradables al tacto. Una cortina textil suele tener una cara recubierta y otra no. El lado recubierto se dirige hacia la ducha para que las salpicaduras de agua no traspasen y mojen el baño.

2. La opción simple: Cortina de ducha de poliéster

Las ventajas de una cortina de ducha hecha de poliéster son evidentes: práctica, hidrófuga y, además, se puede lavar sin problemas en la lavadora. ¿Lo mejor? Hay miles de diseños, desde los más creativos y divertidos, hasta los más elegantes y sofisticados.

3. La opción moderna: Cortinas de ducha de plástico

Son las más frecuentes y económicas, pudiendo elegir entre diseños muy originales y variados ya que su composición no presenta limitaciones de fabricación. Su acabado es totalmente  impermeable, por lo que soportan le humedad a la perfección,conservando durante más tiempo su buen aspecto original. Un detalle práctico: se puede acortar fácilmente a la longitud deseada con tijeras.

Colores y diseños para las cortinas de ducha

No importa cuál sea tu estilo, puedes encontrar desde los diseños de los más sencillos a los más elaborados, por lo que dependiendo de toque le quieras dar al baño (minimalista, romántico, natural, clásico, shabby chic…), así deberá ser la cortina.  En Westwing te ofrecemos una amplia selección de diseños, estampados y colores diferentes, para que encontrar la opción adecuada sea lo más fácil posible.

¿Quieres una cortina llamativa que destaque del resto del diseño del cuarto de baño? ¿O prefieres un modelo que combine perfectamente con otros accesorios de baño? Si tienes un cuarto de baño muy colorido, o con muebles vasta vistosos, puedes elegir una versión que tenga colores más apagados y tranquilos, esto se aplica, por ejemplo, a los baños con azulejos de colores. En cambio, en un baño de líneas rectas y sencillas, quizás prefieras que la cortina tome algo más de protagonismo, siendo de un color más fuerte y expresivo. ¿Tienes un baño muy pequeño? No te preocupes, unas cortinas de ducha de colores claros claras o incluso transparentes son perfectas para ti.

Consejo: las toallas del mismo color que la cortina de ducha crean un aspecto mucho más armonioso en el baño.

No olvides preguntar por el tamaño adecuado de la cortina de ducha para tu cuarto de baño. Los tamaños comunes para una cortina de ducha son 180×180, 120×200, 240×180 y 240x200cm. ¿Tienes un baño con una combinación de ducha y bañera? Entonces recuerda que la cortina de ducha debería ser de la longitud total de la bañera. Si se trata de una ducha de pie independiente, la cortina de ducha redonda debería ajustarse al radio de la ducha.

Consejos de montaje de nuestros expertos

  1. Determina la altura correcta.
  2. La barra de la cortina de baño debe ser lo suficientemente alta como para llegar hasta la cabeza.
  3. La cortina de debe extenderse muy por encima del plato de ducha o de la bañera.
  4. Si es necesario, opta por una cortina con longitud adicional.

Soportes para cortinas de baño

Colocar la cortina de tu ducha es un trabajo fácil y sencillo. Para ello, lo primero que tienes que tener claro es qué tipo de cortina se adapta a tus necesidades, y una vez decidido esto, ¡manos a la obra!

  • La opción más común es colgar la cortina mediante una barra de ducha: Las barras que se ajustan a presión son extensibles y están compuestas por dos piezas cilíndricas. Solo tienes que fijar la barra a la pared con ambos extremos y la cortina, que suele estar provista de agujeros y anillos, se rosca en ella. De este modo, la cortina de baño se puede desplazar fácilmente hacia un lado o se puede sustituirla si es necesario. Puedes optar por barras telescópicas, en las que la cortina de ducha se puede fijar sin necesidad de taladrar, o por barras de esquina. Éstas, sin embargo, se deben enganchar o fijar con tornillos y tacos.
  • La barra de ducha tipo araña es otra variante para fijar las cortinas de ducha. Este soporte es el más adecuado para aquellos que quieran perforar lo menos posible, ya que se fija a la pared trasera de la ducha de modo que los soportes sobresalgan de la ducha como las patas de una araña y la cortina se fija en los extremos de las patas del soporte, que tienen forma de gancho.

Limpieza y cuidado: cómo mantener cortinas de baño limpias y frescas durante mucho tiempo

Una cortina de baño está hecha de materiales hidrófugos, por lo que son mucho más fáciles de lavar. Pero además de su limpieza, también es muy importante su mantenimiento, y hay unos pequeños trucos que pueden hacer que siempre se vean relucientes:

  • Aclara bien la cortina de baño después de cada ducha para eliminar jabones y otros restos.
  • Extiende la cortina para que se pueda secar.
  • Ventila el baño para hacer desaparecer la humedad.

Con estos trucos y una lavándola cada, aproximadamente, quince días, con programa delicado a temperatura baja, tu cortina de ducha durará lo máximo posible.

¿Quieres que tu baño tenga un look fresco y estiloso? Una cortina de ducha puede ser el complemento perfecto para ti. Si te han gustado nuestros consejos, no te pierdas nuestra exclusiva selección de cortinas ideales donde sin duda encontrarás tu nuevo modelo favorito ¡Diviértete navegando en Westwing!