THE WESTWING COLLECTION DAYS: ¡HASTA -50% EN MÁS DE 1.000 PRODUCTOS!

¡Regístrate ahora y consigue un vale regalo de 30€!

Suelos y paredes

¿Piedra o gres? ¿Azulejos o parqué? ¿Acabado brillante o mate? Teniendo en cuenta todas las variantes disponibles hoy en día, la elección de los azulejos para los suelos y paredes de tu casa pueden ser un dilema. Las combinaciones de colores, formas y materiales son infinitas, pero una vez que hayas encontrado las que más te gustan asegúrate de que se adaptan a tu estilo de decoración. Para ayudarte a tomar una decisión, hemos elaborado una guía práctica: desde los tipos hasta las paletas de colores, pasando por las combinaciones y las soluciones para exteriores, encuentra los azulejos para suelos y paredes perfectos para cada espacio de la casa.

¿Cómo elegir suelos y paredes?

Si estás pensando en comprar una casa nueva o renovar la que ya tienes, el problema de la elección de los suelos y las paredes será, sin duda, una de las primeras cosas que deberás abordar. No todos los azulejos son iguales: por ejemplo, algunos están diseñados sólo para las paredes, otros exclusivamente para los suelos y algunos pueden utilizarse para ambos. Por eso, antes de comprarlos y empezar a colocarlos, es importante tener una idea general del efecto que se quiere crear no sólo en una habitación, sino a nivel general.

Para conseguir un aspecto armonioso, utiliza los mismos azulejos en las paredes y en el suelo, para mantener la coherencia en todas las habitaciones. Si, por el contrario, prefieres romper la monotonía, diviértete combinando diferentes texturas: en este caso, sin embargo, te aconsejamos crear un mood board para tener ya una imagen precisa del resultado final.

En el caso de una reforma, no olvides partir de lo que ya está presente y de lo que quedará después, como puertas, ventanas y sanitarios. Puedes solicitar muestras a tu proveedor y colocarlas en el espacio donde deben estar colocadas para ver cómo quedan bajo diferentes luces.

Principales tipos de suelos

Cuando se trata de materiales, el mundo de los suelos y los revestimientos es tan amplio que puede confundir incluso a quienes creen tener ya las ideas muy claras. Cuando se trata de suelos de madera, por ejemplo, hay muchos tipos de madera, acabados y tamaños diferentes. Lo mismo puede decirse de cualquier otro tipo de suelo. Te lo hemos resumido con los tipos de suelos más populares.

Suelo de piedra

Con su eterno encanto, las baldosas de piedra natural son un clásico para el hogar, pero deben elegirse en función de sus características principales. Los suelos de mármol son porosos y corren el riesgo de mancharse, por lo que es mejor optar por superficies pulidas o apomazadas, especialmente en la cocina y el baño; lo mismo ocurre con el igualmente encantador travertino. Si buscas un suelo de piedra más rústico y versátil, prueba a considerar la pizarra, el pórfido, el granito o la arenisca.

Suelo de terracota

Las baldosas de terracota son igualmente típicas de las casas de estilo clásico, sobre todo para los suelos de la cocina, el salón y el sótano. Fáciles de limpiar y adecuados para la calefacción por suelo radiante, ya que pueden almacenar y conducir el calor, son extremadamente versátiles. Su aspecto rústico viene dado por el antiguo método de producción, que consiste en cocer una mezcla de arcilla y agua.

Suelo de parqué

Cálido y tradicional, el parqué nunca pasa de moda. Es ideal para los dormitorios y los salones y siempre añade un toque precioso al hogar. Además de los colores marrones, como la teca, el roble blanqueado con acabado mate es ideal para un hogar moderno.

Suelo laminado

Ideal para mantener los costes bajo control en las zonas menos utilizadas, como el ático, el laminado es un multicapa hecho de fibra de madera y otras capas artificiales. Recuerda al parqué, pero es bastante menos caro.

Gres porcelánico y suelos de cerámica

El gres porcelánico, cada vez más demandado, se obtiene industrialmente a partir de polvos de arcillas y otros materiales naturales, al igual que la porcelana y la cerámica. El procesamiento se ha vuelto cada vez más complejo y detallado, lo que ha llevado a la creación de baldosas de todas las formas y colores, que en algunos casos reproducen el mismo veteado que la madera y el mármol.

Baldosas de resina o cemento

Los encontramos principalmente en las viviendas muy modernas. Los suelos de cemento o de resina fundida ofrecen la ventaja de una superficie lisa, insonorizada, resistente y fácil de limpiar porque es completamente impermeable. También puedes optar por suelos de PVC o vinilo, que son fáciles de colocar y económicos.

En busca del color perfecto

Además del material, el color de los suelos y las paredes también tendrá un gran impacto en el aspecto de las diferentes habitaciones. Si no quieres equivocarte, hay algunas reglas generales que puedes seguir.

¿Suelos claros u oscuros?

La elección entre colores claros u oscuros no sólo depende del gusto personal, sino también de algunas necesidades prácticas. Los azulejos blancos tienen un aspecto luminoso instantáneo y son ideales para hacer que una habitación pequeña parezca más grande, pero pueden ser difíciles de mantener limpios. Por el contrario, los de color oscuro aportarán un estilo único a los suelos interiores modernos y resaltarán menos la suciedad, pero corren el riesgo de hacer que la habitación parezca más pequeña. ¿El punto intermedio? Definitivamente, una base clara con un grano moteado oscuro.

¿Tonos neutros o fuertes?

Los tonos naturales, como el crema, el beige y el marfil, darán un aspecto tranquilo y relajado. Los tonos más cálidos, como el terracota y la madera, son buenos para un aspecto cálido y mediterráneo, pero son más difíciles de usar en las casas modernas, donde los grises funcionarán bien.

Si busca inspiración para los suelos de tu cuarto de baño o de la habitación de los niños, sigue el ejemplo de la rueda cromática: añade un acento fuerte seleccionando una baldosa en un tono situado en el lado opuesto de la rueda cromática de tu decoración actual, como el verde bosque y el burdeos o el ocre y el lila. Para mantener un tono tranquilo, elige en su lugar un tono adyacente, como el amarillo y el naranja o el azul y el morado. En cualquier caso, procura mantener siempre la consistencia adecuada entre suelos y paredes.

Principales tipos de revestimientos de pared

Al igual que los suelos, los azulejos de las paredes tienen muchas variantes. Puede elegir los mismos azulejos en todas las superficies, transitables o no, o crear un bonito contraste razonado. Además de las categorías que ya hemos visto, existen soluciones específicas para los revestimientos de las paredes: aquí un resumen.

Paredes de madera

Característicos de las viviendas y chalets antiguos, no sólo tienen un gran encanto, sino que también permiten retener mejor el calor y aislar perfectamente una habitación. Las paredes de madera son más delicadas que otros tipos, por lo que se recomiendan en las habitaciones menos utilizadas, como el salón o el ático.

Baldosas de cerámica y cemento

Si no sabes cómo elegir los azulejos para el baño, apuesta por lo clásico: los azulejos tradicionales y decorados aportarán un toque de tradición, pero siempre puedes atreverte con una combinación de azulejos hexagonales en dos o tres tonos diferentes. Los azulejos de cemento con decoraciones florales y estilizadas de estilo retro también son muy populares en la cocina.

Baldosas de piedra para interiores

¿Te gusta la idea de embellecer las paredes de tu casa con revestimientos de piedra? En un baño elegante y refinado, elige mármol o travertino para los suelos y las paredes. Pero recuerda elegir un acabado tratado y pulido para obtener un resultado impermeable y resistente a las manchas.

Microtopping

De gran actualidad, el microtopping es un tipo de revestimiento de paredes o suelos obtenido a partir de una mezcla de cemento y polímeros líquidos. Ecológico y no tóxico, es súper resistente y tiene la enorme ventaja de no tener el problema de las juntas para limpiar.

¿Cómo combinar suelos y paredes?

Gracias a la combinación de las últimas tecnologías y las antiguas tradiciones artesanales, los pavimentos y revestimientos están disponibles en una enorme gama de opciones para completar el diseño de hogar. Sin embargo, hay que encontrar la forma correcta de combinarlos, evitando un efecto final caótico: aquí tienes algunos consejos útiles para evitar errores.

  • Presta atención a los colores. Si quieres crear un bonito contraste, es mejor jugar con el tono sobre tono, utilizando el mismo material desde el suelo hasta la pared, pero variando ligeramente los matices. Un ejemplo podría ser una baldosa de gres gris para el suelo que se combinara con una baldosa de pared con un diseño geométrico en dos o tres colores, incluido el gris.
  • Los patrones son divertidos, pero corren el riesgo de sobrecargar el ambiente. Por ejemplo, no utilices un suelo de baldosas con motivos geométricos si ya tienes un motivo fuerte en las paredes.
  • Piensa en el tamaño de los azulejos o las tablas de madera en relación con la habitación; debe haber una sutil armonía de formas y líneas.

Suelos y paredes de exterior

La elección de los suelos para el exterior es un paso importante: tanto si se trata de un espacio grande como pequeño, el suelo de exterior tendrá un gran impacto en el efecto general. Aquí también hay muchas posibilidades, sólo tienes que conocer las variantes que tienes a tu disposición y elegir la que más te guste y se adapte a tu casa. A continuación, te ofrecemos algunos consejos que debes tener en cuenta antes de comprar los suelos y revestimientos para tu espacio exterior.

Materiales de calidad

Piensa en cómo quieres que sea el resultado final y ten cuidado al elegir baldosas de alta calidad que resistan el paso del tiempo. Por ejemplo, con los azulejos de piedra para el suelo y la pared, tiene la seguridad de tener algo muy duradero, bonito y duradero. El pórfido, la pizarra y la beola son grandes clásicos, pero hoy en día existen alternativas de gres igual de duraderas y estéticas.

Exposición a las diferentes estaciones del año

A diferencia del interior de tu casa, para el espacio exterior debes tener en cuenta el impacto de las diferentes estaciones. El calor del verano o las heladas del invierno, así como la lluvia, pueden someter a los suelos y las paredes a una gran tensión, especialmente si no están protegidos.

Continuidad

Para mantener la coherencia entre el interior y el exterior, puedes elegir baldosas del mismo material, pero con un tratamiento específico para el exterior. Además, asegúrate de que el tipo de baldosa facilita la limpieza del suelo, ya que el aspecto práctico importa tanto como el estético.

¿Estás renovando o cambiando tu casa? Inspírate con nuestras guías de bricolaje y echa un vistazo a las tendencias de decoración y encuentra el estilo que más vaya contigo.