Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Decoración de boda

Para la mayoría de las personas la boda es el día más hermoso e importante de sus vidas. La boda supone el paso final de los novios hacia un futuro juntos. Es por este motivo que debería ser un día perfecto, por lo que una bonita decoración de boda es indispensable. Debes elegir la decoración de boda que corresponda, por un lado, a tu gusto, y, por otro lado, al lugar de la ceremonia. Hemos resumido los pasos e ideas más importantes para ti.

Después de recorrer un camino bien cogidos de la mano, la celebración de una boda se concibe como el día más importante y hermoso en la vida de los novios que, de este modo, dan un paso más hacia la construcción de una vida y un futuro juntos. Por esta razón, siempre intentamos que este evento salga perfecto, y en la búsqueda de esta perfección entra en juego una decoración nupcial adecuada, que tenga en cuenta hasta el más mínimo detalle. Esto es así hasta el punto de que muchas personas incluso se plantean cómo debe ser la propuesta de boda. En los tiempos que corren, una persona ya ha sido capaz de cualquier cosa por conseguir el “sí, quiero” de su pareja: desde saltar en paracaídas hasta introducir anillos en una copa de cava tomada en una cena romántica, o reservar un estadio de fútbol para gritarlo a los cuatro vientos. El ingenio es fundamental, y todo depende del grado de intimidad o exposición que quieras darle al evento.Sin embargo, al fin y al cabo, lo más importante es sentirse a gusto con la decisión, y pensar también en qué puede ilusionar a tu pareja.Y la decoración es un factor esencial para alcanzar este objetivo.

Una vez que esto nos queda claro, la pregunta que solemos hacernos es por dónde empezar con nuestra decoración: invitaciones, lugar, tarta, discurso, o dónde nos iremos a celebrar la luna de miel, sin olvidarnos del presupuesto que tenemos disponible para organizarlo todo. Por si fuera poco, nos surgen otras, de índole menos decorativa: ¿cuándo contratamos al fotógrafo? ¿Dónde nos vamos de luna de miel? ¿Botella de vino o cartera como detalles de agradecimiento? ¿Reservamos un hotel para la noche de bodas? Para que puedas ahorrar algo de tiempo e inspirarte mejor, te resumimos, a continuación,algunas ideas relacionadas con cada cuestión decorativa (y algún extra más). ¡Atento/a y toma nota!

Lugar de la ceremonia

En primer lugar, debes decidir si tu boda será civil o más tradicional, por la Iglesia. Con esto claro, ya puedes pensar en el lugar de la celebración: intenta que sea significativo para los dos, ya que será un día que recordaréis toda la vida. También el lugar del banquete es importante. Además, los tonos y la temática de una boda estarán estrechamente ligados al lugar de la ceremonia. Si prefieres una boda en la playa, con trazas mediterráneas, predominarán tonos intensos, como el turquesa, junto con los ya clásicos tonos pastel; si la celebración tiene lugar al aire libre, puedes decorar con tonos verdes frescos, acordes al entorno.Intenta siempre que el evento encaje, que sea una extensión natural del lugar que escojas, ya que será este el que marque el resto de detalles de tu día. Muchas parejas también buscan un lugar en el que pasar la noche de bodas: el padrino de bodas suele reservar una suite nupcial en algún bonito hotel; es este el sitio en el que el nuevo matrimonio duerme por primera vez, por lo que todo se cuida con sumo mimo.

Las invitaciones

Las invitaciones suelen enviarse con cierta antelación: algunas parejas lo hacen entre cinco y seis meses antes de la celebración, aunque otras lo hacen más tarde, muchas veces por falta de tiempo. Enviarlas con antelación ayudará a los invitados a reservar fecha en su agenda y poder organizarse mejor. Relacionado con lo anterior, las invitaciones suelen ser ya una pequeña muestra del estilo de tu boda, y reflejan la temática y el lugar seleccionados. La decisión de los colores suele ser difícil, pero si optas por tonos más sencillos y elegantes, las invitaciones tendrán gamas de blanco, beige, ocre o amarillo muy suaves; un resultado más brillante y colorido se orientará hacia colores más eléctricos o llamativos. Si eres la novia y ya tienes claro hasta cómo será tu vestido, puedes intentar combinar la decoración de las invitaciones con tu estilo. Un toque de consideración es enviar a vuestros invitados una tarjeta o postal después de la boda; si eres invitado, no te olvides de llevar una tarjeta de agradecimiento. Las invitacionespuedes hacerlas tú mismo o simplemente comprarlas ya diseñadas.

La decoración del lugar

Si tienes ya en mente el lugar perfecto, solamentete queda hacerlo tuyo con una elección decorativa que le dé un toque distintivo. Tenemos algunas ideas que te gustarán. Si tu estilo es clásico, tonos claros y pocos estampados son una apuesta segura; si, por el contrario,te llama más la atención el estilo rústico, las fibras naturales y los toques verdes y amarillos no pueden faltar. Además, los objetos que incluyas también ayudarán a que el amor siga en el ambiente, como flores,arroz coloreado para lanzarlo a los novios, o pétalos de rosas de distintos tonos.Te detallamos algunas ideas más sobre este punto:

  • Vestir la mesa para la boda. Tarjetas de comensal, sillas con fundas blancas, platos y cubertería fina, preciosas flores o menús personalizados con fotografías de los novios o textos compartidos por los contrayentes son algunas ideas para esta ocasión tan especial. La estación en la que se celebra la boda determinará todo esto: si os casáis en diciembre, además de optar, muy probablemente, por un sitio cerrado, elegiréis tonos más suaves que en una boda en abril, que tenderá a ser más colorida y primaveral. Aunque, eso sí, estas opciones ya son elección vuestra. Las mesas también incluyen velas, con un aroma muy particular y que no solo alumbran de tarde-noche, sino que aportan una luz muy cálida e íntima a las mesas.
  • Floréate. Decoración floral para tu boda. No podemos pensar en una boda y no visualizarla llena de flores, en mayor o menor medida. Las flores de tonos blancos, tales como las rosas blancas, rosa claro, etc., suelen tener una demanda alta, puesto que se amoldan a la perfección a los tonos de los vestidos de novia. Suelen ser el complemento principal de la novia: el ramo, un símbolo altamente especial para las novias y, a su vez, foco de atracción de los invitados, que en algunas ocasiones intentarán cazarlo al vuelo para intentar ser los siguientes en casarse. Pero las flores no solo están en los ramos, sino en todas partes, repartidas de forma armoniosa: las mesas pueden tener pétalos más o menos a juego con el ramo; dentro del edificio de la boda, sea civil o religiosa, también puedes colocar flores en los asientos de los invitados. La elección del tipo de flores va a gusto de los novios, pero las más populares son tulipanes, rosas, hortensias, peonías u orquídeas. Claveles y margaritas son una buena opción para el verano, ya que aguantan bien las altas temperaturas y no se marchitan.

¡Ñam! Una tarta deliciosa

El pastel de boda, cada vez más, es también parte de la decoración, ya no solo porque cortarlo es una tradición consolidada, sino también porque la gran variedad de estilos actual lo ha convertido en otro punto central de la celebración. El pastel suele tener colores claros que combinen con la decoración: a veces pequeñas rosas de color crema, decoraciones alegres, y una nota de felicidad en las pequeñas figuras de los recién casados en la parte central de la tarta. Sin embargo, en la actualidad no hay límites para tu creatividad e imaginación, y puedes hacer que el pastel sea un elemento más de acuerdo con la temática escogida: una decoración rural podría contar con una tarta silvestre, con frutos rojos, más colorida; una decoración más vanguardista podría tener una versión de tarta en deconstrucción. Hay muchas posibilidades.

Consejo extra: el discurso

Tampoco puede concebirse una boda sin discurso. Después de los votos, es otro de los momentos más importantes. Deben escribirse con tiempo y llenarlos de emociones y recuerdos, anécdotas divertidas, citas románticas o felicitaciones. No suelen durar más de cinco minutos porque, de lo contrario, los invitados podrían aburrirse y no conseguir la emotividad buscada. Aunque no sean un elemento decorativo físico, sí son un punto clave para conectar todas las partes de una boda y, sobre todo, engancharse con tus seres queridos y allegados. Padrinos, novios y novias: este es vuestro momento. Organizadlo bien.

Cuentes con un presupuesto más alto o bajo (rondan los 23000 euros entre vestidos de novia, complementos, fotografía, cubiertos, reserva de lugares, o viaje de novios, aunque los precios pueden variar), siempre podrás conseguir que la celebración de tu boda sea única, y en gran parte lo lograrás gracias a la decoración. Toma las decisiones que más se adecuen a ti y a tu estilo, a tu pareja, a tu situación,y a los tuyos.