Habitación de niños

Una habitación de niños tiene el equilibrio perfecto entre diseño funcional y alegre que atrae tanto a los niños como a ti. Es mejor involucrar a tu hijo en el proceso de diseño. Esto funciona bien si primero decides por ti mismo cuál debe ser el estilo general: clásico, moderno o romántico. Luego, siempre puedes mostrarle al niño dos o tres ejemplos de un mueble y del diseño de la pared para que elija. De esta manera tu pequeño establece una conexión personal con su nuevo reino, pero no se ve abrumado por una selección infinita, y tú no terminas con un estilo caótico que causa una sobrecarga sensorial. Con nuestras sugerencias puedes dar rienda suelta a tu imaginación y crear un lugar de bienestar para tu hijo o hijos que sea a la vez creativo, estimulante y relajante. 

Lo que debes saber al diseñar una habitación de niño: 

  1. Las paredes son particularmente susceptibles a la suciedad y a los arañazos. Antes de colocar tus muebles lo mejor es pintar el tercio inferior con una capa protectora llamada “piel de elefante”.
  2. Los pisos son a menudo sensibles y no son la superficie perfecta para jugar. ¡Así que piensa en una alfombra que sea duradera y fácil de limpiar!
  3. ¡Los niños crecen! Por supuesto que eres consciente de eso, pero piensa en las variantes de sillas, mesas y camas que puedan crecer con tu hijo. 

Mundos de colores alegres y materiales adaptados a los niños 

Los colores son esenciales en la habitación de niño, ya sean colores brillantes o pasteles delicados. Estimulan los sentidos de tu hijo y crean un mundo de fantasía para soñar y sentirse bien. Una armoniosa selección de colores confiere a la habitación un carácter abierto y acogedor. Un mundo temático en una familia de colores, como la aventura en la selva, el bosque de cuentos de hadas o los mundos subacuáticos, puede resultar en un lugar fantástico para tu hijo. También se puede crear un lugar acogedor con diferentes elementos. Los motivos dulces en las paredes, así como los accesorios y los objetos decorativos, son una buena manera de poner acentos de colores que transmiten alegría. El amarillo, por ejemplo, levanta el ánimo y tiene un efecto estimulante, los tonos azules pueden calmar y los matices verdes pueden tener un efecto equilibrante. 

Asegúrate de que los materiales de los muebles y accesorios de la habitación de los niños sean robustos, libres de sustancias nocivas y lo más suaves posible. Las esquinas puntiagudas y los bordes afilados en los muebles deben evitarse. Cojines y mantas de algodón puro con motivos alegres o estampados son ideales. 

¿Cómo puedo hacer que los muebles existentes sean a prueba de niños?  

Para las esquinas y los bordes afilados existe la protección de bordes que se puede fijar en las esquinas. En el caso de muebles que puedan caerse, es aconsejable fijarlos al suelo con objetos pesados. Los muebles sensibles se pueden proteger con mantas. 

Diversión y relajación en un ambiente creativo y agradable 

La habitación de niño debe ser un lugar donde tu hijo se sienta lo más cómodo posible. Es esencial tener un ambiente agradable y relajado para la diversión y el retiro. Y este depende de una imagen general armoniosa de los colores y del mobiliario. Estimula la creatividad de tu hijo con un entorno diseñado con gran atención al detalle y en el que siempre hay algo nuevo por descubrir. De este modo el niño podrá pasar tiempo solo en su habitación. 

Muebles funcionales 

Los muebles de la habitación de los niños deben poder soportar mucho. Por lo tanto, deben ser robustos, funcionales y acogedores para los niños. La habitación de tu pequeño no necesita tanto: una cuna, una sala de estar con mesa y sillas, un armario y un estante para juguetes son suficientes como equipamiento básico. Los muebles de madera natural o barnizada encajan muy bien en la habitación de niño. Los estantes de pared son también una forma ideal de ahorrar espacio y mantener las cosas ordenadas. 

Iluminación y decoración que aportan alegría 

Una bonita lámpara de techo con motivos de colores para los niños da a la habitación un toque alegre y juguetón y proporciona suficiente luz para limpiar. También tiene que ser resistente para que no se rompa cuando el niño esté jugando. Otras fuentes de luz, como las lámparas de pie y las lámparas de mesa decorativas, que están disponibles en muchas formas, también proporcionan una luz hermosa y relajada para el rincón de peluches o una luz brillante para pintar. Cuando se trata de decoración, puedes dar rienda suelta a tu imaginación e involucrar maravillosamente a los niños. Eligen juntos los juguetes de peluche, guirnaldas de colores y pegatinas de pared con los que los pequeños se sientan más a gusto. 

Proporciona la iluminación adecuada en la habitación de niño: 

  1. Elije una lámpara de techo. Una luminaria con función de atenuación será perfecta a la hora de quedarse dormido.
  2. Elije también lámparas para niños que no proporcionen luz directa, ya que los ojos de los niños son muy sensibles.
  3. Encuentra bombillas adecuadas: Dado que las lámparas no deben calentarse, se recomiendan las fuentes de luz LED.
  4. Necesitas una lámpara pequeña al lado de la puerta cuando entres en la habitación por la noche. 
  5. Y, por último: una pequeña luz quitamiedos para que tu hijo no se asuste cuando se despierte por la noche.