sofa-curvo-ventana

Las formas vintage han encontrado una nueva relevancia y pueden combinarse con muebles contemporáneos. Un ejemplo perfecto son los sofás curvos que, tomando prestadas las formas sinuosas de los accesorios de mediados de siglo, se revisan ahora según el gusto moderno. Un sofá curvo ofrece una nueva perspectiva de mobiliario que abandona la austera linealidad de las tendencias nórdicas para dar la bienvenida a la suavidad tanto en las formas como en los materiales. Hay muchas formas y colores: ¿estás preparado para comprar productos de moda para tu casa?

Sofás curvos para un salón de moda

El sofá curvo es una tendencia en el diseño de interiores contemporáneo. Envolvente y sinuosa, ofrece diferentes perspectivas incluso en los momentos de convivencia, permitiendo a los invitados conversar más fácilmente gracias a la forma semicircular de su estructura.

Pero entre las ventajas de los sofás curvos no sólo está la de socializar, sino también el efecto que crean en la habitación. La ausencia de bordes y esquinas da un nuevo aspecto a las habitaciones rectangulares, suavizando su rigidez mediante un agradable juego óptico de formas. Y la tendencia es tan popular que incluso los sofás más icónicos se están revisando en forma curva: un ejemplo es el sofá Chesterfield, que se despoja de su austeridad gracias a la estructura semicircular.

En cuanto a los estilos, hay mucho donde elegir: las formas y los acabados se adaptan a la mayoría de los estilos de mobiliario. Perfecto en un hogar moderno, un sofá curvado también es perfecto en un ambiente de estilo industrial, donde suavizará la aspereza. Blanco o en tonos pastel, hará aún más romántico un salón shabby chic y, en una casa de estilo marítimo, si se elige en continuidad cromática con el resto del mobiliario, dará la idea de una isla en la que pasar momentos de agradable relax.

Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Nuestros modelos

Si quieres comprar un sofá curvo, aquí en Westwing tenemos muchas propuestas interesantes que quedarán muy bien en la zona de estar de tu casa. A continuación, una lista de los modelos más vendidos en la tienda.

Sofía: un sofá que elimina las esquinas y los bordes para volverse curvo no tanto en su estructura, sino en su efecto final. El sofá Sofia se asemeja a una suave nube en la que abandonarse al relax total. Es un sofá esquinero modular, perfecto si buscas un mueble versátil para tu piso. Y si cambias de casa, Sofía puede seguirte hasta tu nuevo salón, aunque sea más grande: puedes ampliarlo con el tiempo comprando más módulos. Y estamos seguros de que le encantará la presencia de la chaise longue.

Gatsby: es envolvente tanto en su estructura como en su tapicería. Gatsby es un sofá curvo inspirado en los ambientes lujosos de los años 20. Equipado con pies dorados brillantes visibles, es perfecto para quienes buscan una estructura elevada del suelo que permita una limpieza óptima del mismo. La sinuosidad de las formas es evidente, y se acentúa con la diferente altura del respaldo. Puedes animarlo con cojines estampados o lisos, según tu gusto personal.

Solomon: he aquí un sofá curvo que se convierte en una oda a las formas más modernas y originales. El efecto monolítico es indudable, pero su volumen queda suavizado por su forma curva, que también se refleja en las diferentes “capas” que componen el asiento. Disponible en cinco colores diferentes, vive perfectamente tanto en un hogar clásico que no quiere olvidar las nuevas tendencias como en un hogar más lineal que quiere mitigar la rigidez típica del estilo.

Sofá curvo: completa el look

Aunque es el detalle que más llama la atención, un sofá curvo completa la decoración de la habitación gracias a los accesorios típicos de la zona de estar. Desde las mesas de centro hasta las alfombras, sin olvidar la iluminación, esto es lo que hay que comprar para completar el look.

Mesas de café

Ningún sofá está completo sin una mesa de centro, especialmente si no quieres comprometer la funcionalidad de la habitación. Y con un sofá curvo, se pueden hacer elecciones opuestas o complementarias: una mesa de centro redonda, para un encanto aún más envolvente, o una mesa de centro cuadrada para jugar con formas opuestas pero complementarias.

Decoraciones y cojines

Los textiles también juegan su papel. Por eso, cuando compres un sofá curvo, no olvides la manta y los cojines, perfectos para hacer el asiento aún más cómodo y envolvente. Aquí los protagonistas son los colores y los motivos decorativos, que deben elegirse estrictamente en función del color predominante del estilo de decoración.

Alfombras

En el salón es imprescindible contar con una alfombra, un elemento de mobiliario que hace que toda la estancia sea más cómoda y envolvente. Dada la suavidad de las formas típicas del sofá curvo, se recomienda adquirir alfombras igualmente suaves y “mullidas”, que se elegirán tanto en versión redonda como cuadrada.

Iluminación

La luz dirige la atención que, en este caso, es toda para el sofá curvo, verdadero protagonista de la sala. Desde la lámpara de techo que se coloca en una posición central para los momentos de convivencia, una luz más suave para los momentos más relajantes es también una necesidad: desde los apliques hasta las lámparas de pie con luz dirigida, elija materiales y formas en línea con el estilo de su hogar.