Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Casa de pueblo con persona apoyada en la ventana

¿Tienes la suerte de tener una casa rural? ¿Una casa de pueblo en la que pasas los veranos o esos fines de semana en los que logras escaparte de la gran ciudad? Si la respuesta es sí, quizás este artículo te interese. Porque puede que el tiempo haya pasado por la casa dejando mella en ella y quieras darle un cambio para recuperar su antigua belleza y ese encanto único que solo tienen las casas rústicas. ¿Necesitas ideas para decorar casa de pueblo? Podemos darte unas cuantas. 

4 tesoros de la casa rústica: ¡recupéralos! 

  1. Paredes de piedra

    Límpialas bien para que la piedra luzca. Si tienes paredes encaladas, puedes picar una para que aparezca la piedra original; se convertirá en la pared estrella de la sala.

  2. Carpinterías de madera

    Si son las originales de la casa rústica y están en buen estado, mantenlas. Pero si no están en el mejor de los estados, puedes hacer dos cosas. Una, limpiarlas bien, intentar arreglar los desperfectos y disfrutar de la belleza (sí, también es bella) de la madera envejecida. O dos, pintarla para darle una nueva vida.

  3. Suelos de barro o de madera

    Acéitalos y haz que vuelva a brillar su encanto. Puedes vestirlos con alfombras que les darán calidez y te regalarán confort.

  4. Vigas

    Si tu casa de pueblo tiene falsos techos, elimínalos y descubre las antiguas vigas. Restáuralas, límpialas bien, dales un tratamiento contra xilófagos si es necesario, y deja que decoren los techos de la casa rural como ninguna otra pieza lo consigue. El entrevigado, a su vez, puedes encalarlo o bien repicarlo para dejar salir los antiguos ladrillos que lo formaban. Pero si la casa de pueblo es demasiado oscura, puedes optar por pintar las vigas de blanco; verás como el techo parece más alto y la estancia, más amplia.

13 ideas para decorar casa de pueblo con encanto 

  1. Un banco antiguo recuperado para sentarte y descalzarte o simplemente para dejar la bolsa, en el recibidor.  
  2. Un perchero antiguo de pie o de pared para acompañar al banco. Si es de pared, un estante sobre él puede servir para dejar sombreros, por ejemplo. 
  3. Una cesta de mimbre con hojas verdes que conectarán el interior de la casa rústica con el exterior con su toque asilvestrado. 
  4. Grandes alfombras que aportarán calidez a los suelos antiguos.  
  5. Pintar los muebles de cocina de colores beige o verde menta, dos clásicos a la hora de decorar una casa de pueblo. 
  6. Lámparas colgantes de cristal tallado. 
  7. Mesas de oficio o mesas tocineras, con cajones incluidos, para el office o el comedor. 
  8. Recupera contraventanas o bien instala persianas de esparto, ideales para una casa rústica
  9. Apuesta por muebles de obra. Son típicos de las casas de pueblo. Encalados y combinados con puertas (o no) de madera, son prácticos y decoran con innegable estilo rústico. 
  10. Decora las paredes con fotografías en blanco y negro del lugar y enmárcalas con un marco moderno en madera clara o negro. El contraste ayudará a actualizarlas. 
  11. La chimenea, en verano, decórala con un cesto de mimbre con ramas verdes o de genista, que dará color y vida. O bien con un conjunto de damajuanas, cuyo cristal hará que el hueco de la chimenea no se vea oscuro. 
  12. Aprovecha para decorar con colecciones, por ejemplo, una colección de cerámica antigua que puedes mostrar en una antigua alacena o sobre un estante instalado encima de las puertas del salón.  
  13. Combina sillas de madera distinta en el comedor (unas Thonet clásicas no deberían faltar en el conjunto). La mezcla también es rústica y queda perfecta en una casa de pueblo de decoración desenfadada.