Bloque de viviendas moderno con amplios balcones repletos de arbustos y plantas

Cambio climático, ecología, sostenibilidad, reutilización… Son palabras que cada día escuchamos y van calando en nuestro día a día. Queremos una vida saludable y un planeta mejor, y para conseguirlo, empezamos a consumir con más conciencia. Consumir y construir. Y es que no solo unos buenos hábitos o una buena alimentación nos ayudan a vivir de forma sostenible, también los materiales y los sistemas energéticos que elegimos para nuestra casa pueden hacer que el ambiente en el que vivimos cuide de nosotros y del entorno. Hablamos de la casa ecológica.  

10 cosas que harán de tu casa una casa ecológica 

  1. Decora con muebles ecológicos

    Olvídate de plásticos y materiales barnizados con productos que no cuidan el medioambiente. Opta por materiales como fibras naturales y las maderas que incluyan el sello FSC (Consejo de Administración Forestal), una certificación que garantiza que la madera (también el corcho, el papel, etc) proviene de bosques de explotación sostenible, unas plantaciones pensadas para preservar los bosques del planeta.

  2. Elige suelos sostenibles


    Suelos de bambú son una opción 100% decorativa y ecológica. Decorativa porque es un material resistente, flexible y de gran belleza. Y ecológica porque el bambú tiene un crecimiento más rápido que otras maderas.

  3. Decora con tejidos ecológicos

    Los textiles hechos sin ningún tipo de producto químico, pesticida o fertilizante, y evitando el malgasto de agua, a parte muchso utilizan energías renovables para su fabricación.

  4. Cambia tus ventanas para ahorrar energía

    Ventanas con puente térmico y doble acristalamiento son las ideales para mantener una buena temperatura dentro de casa y evitar un gran uso tanto de calefacción como de aire acondicionado. Cambiar las ventanas con este sistema puede representar una reducción del 60% de tu gasto actual.

  5. Luz natural o LED

    Distribuye tu hogar para aprovechar al 100% la luz natural. Esto no solo te hará ahorrar energía sino que también es bueno para tu salud y calienta al casa en invierno, ya que el sol no solo es una fuente de calor natural sino que también te da vitaminas.

  6. Instala sistemas que reduzcan el gasto de agua

    Grifos con limitadores, depósitos para recoger y aprovechar el agua de la lluvia para el riego o la cisterna… Hay mil fórmulas para no malgastar agua y ahorrar en su consumo.

  7. Pinta con pinturas ecológicas

    Busca pinturas que tengan ecolabel, la etiqueta europea que asegura el uso de pigmentos fabricados con procesos ecológicos, que garantiza también el uso de disolventes que liberan menos cantidad de vapores (compuestos orgánicos volátiles o COV) y que certifica que no hay presencia de metales pesados ni componentes peligrosos.

  8. Instala paneles solares

    Podras tener agua caliente para el consumo directo y evitarás así que la caldera trabaje. Para cubrir el 50% de las necesidades de agua sanitaria de una familia de cuatro miembros, se necesita una placa de menos de 4 metros cuadrados con una capacidad de 200-300 litros, según la Guía práctica de la energía. Consumo eficiente y responsable del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE).

  9. Elige electrodomésticos A+++

    Representan un consumo energético un 60% más bajo que los electrodomésticos tipo A. Y si disponen de la ecoetiqueta y un distintivo en forma de flor es que cumplen con las nuevas exigencias ambientales de la Unión Europea.

  10. Para terminar, un truco fácil

    Utiliza la ventilación cruzada, es decir, aperturas a norte y sur o este y oeste que harán que el aire circule mejor por la casa y la airee y refresque de forma natural.

Casas de madera baratas 

Pero no solo puedes hacer que tu casa sea más ecológica con cambios como los que te hemos contado y una buena lista de buenos hábitos. También existen otras opciones de vivienda que procuran un ambiente ecológico: las casas de madera. Son respetuosas con el medioambiente porque la madera empleada en su construcción proviene de bosques de tala controlada y no se utiliza maquinaria pesada para levantarlas, lo que reduce en un 90% las emisiones de CO2. También son casas más eficientes porque tienen una pérdida de energía un 60% menor respecto a una casa convencional. Y en su construcción no hay sobrecostes ni sorpresas: lo que se pacta es lo que cuesta.  

Ya lo ves, pienses en una casa de madera barata o en hacer de tu casa una casa ecológica, las opciones son diversas y lo mejor: hay mucho por hacer por el planeta y nuestra vida.