Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Dormitorio en colores rosas con carlino tumbado sobre la alfombra

Hay tipos y tipos de familia, y luego están las numerosas. Esas casas de familia donde siempre hay movimiento. Comidas, cenas, juegos y mucha alegría. A pesar de las buenas vibraciones que siempre se suelen palpar en estas casas, hay una pequeña desventaja: el desorden. Sobre todo si aún contamos con niños pequeños, la mala organización puede convertir nuestra casa en un auténtico caos. Intenta ser disciplinado y conseguirás disfrutar de tu familia. Vete haciendo una lista porque te hemos preparado los mejores consejos. 

Baños prácticos, y ¡dobles! 

Si cuentas con un tipo de familia numerosa lo mejor es que prepares tu casa con al menos un baño con lavabo doble. Y quien dice un lavabo doble, también dice dos espejos, dos dispensadores de jabón, es decir todo por doble. Al final, casi todos los miembros de la casa suelen tener los mismos horarios. Los niños se van pronto al colegio, y tu también tienes que salir corriendo con ellos para llegar al trabajo. Para que puedan organizarse mejor es imprescindible contar con todo lo necesario en el baño. Revisa siempre la noche anterior que tienen sus cepillos de dientes en el portacepillos o que cuentan con toallas. Este tipo de detalles harán tus mañanas mucho más fáciles.  

Habitación de juegos 

Establece como norma solo jugar en la habitación de juegos, así no tendrán posibilidad de tirar alguna figura de la casa o simplemente no tendrás que ir recogiendo sus juguetes por cada rincón. Para organizar su zona de juegos añade una vitrina. Incluye sus libros favoritos y manualidades que vayan haciendo en el colegio. Intenta que la vitrina tenga tiradores accesibles a los niños y que no sea de gran tamaño. Otra opción son los baúles y las cajas o cestas de mimbre. En el baúl puedes guardar esos juguetes que ya han utilizado mientras que en las cajas podemos incluir los que usan prácticamente a diario. Así para ellos será más cómodo cogerlos y guardarlos de nuevo. 

Es cierto que a veces es inevitable que los niños solo se diviertan en estas habitaciones. El salón es un espacio muy tentador, ya que es cómoda y acogedor. Si no puedes remediarlo, dales un día a la semana para hacerlo, por ejemplo los domingos. Así podréis estar todos juntos en el salón y disfrutar de un domingo relajado en familia.  

Recibidores para toda la familia 

Otras de las zonas que se puede volver muy caótica es el recibidor. Para que no te suponga un problema, intenta darle forma al recibidor. Comienza añadiendo un banco con almacenaje. Ten en cuenta que los niños se puedan sentar cómodamente. Apuesta por uno que cuente con varias baldas en la parte inferior. Añade sus zapatos en una de las baldas, y en otro una cesta con una etiqueta con su nombre. Así podrán guardar sus mochilas del colegio o cualquier cosa que necesite antes de salir. Otra opción para organizar el recibidor es añadir colgadores al alcance de los niños, y otros para los adultos. Puedes siempre customizar esta zona, sobre todo la de los peques con pegatinas o etiquetas para hacerlo mucho más atractivo. ¡Les encantará a ellos y a toda la familia!