Rincón de lectura con sofá y puf en tonos rojos y dorados

Hay rincones con encanto, y luego está el rincón de lectura. El rincón de lectura tiene ese “algo”, ese toque de encanto que no consigue otro espacio de la casa. Aquí desconectamos y nos sumergimos en un mundo paralelo lleno de imaginación, historias, personajes y fantasía. Pero, para poder sentir esa conexión con el mundo de la lectura este pequeño rincón hay que estar a gusto y relajado. Tener una buen sillón, un reposapiés o una buena luz natural, son algunos de los elementos clave para engancharte a este rincón.

Estos son los trucos para conseguir un rincón de lectura perfecto

  1. Luz natural: la luz natural es uno de los aspectos más importantes en cualquier rincón de lectura. Si no tenemos buena luz no podremos leer adecuadamente. Además, es preferible contar con luz natural, por lo menos lo máximo posible, para así no dañar nuestra visión. Una vez se oscurezca el día, es hora de la luz artificial. Utiliza una bombilla LED de bajo consumo. Lo ideal es incorporar si puedes junto a la butaca una lámpara de pie. Una de nuestras favoritas son las lámparas trípode, ya que tienen un toque vintage y encaja muy bien con este tipo de rincones.  
  1. Una mini biblioteca: cuando nos sentamos a leer queremos tener a mano todos los libros. Para que no tengas que estar levantándote o tener mal organizado el rincón de lectura, añade una estantería o un pequeño mueble tipo vitrina con tus libros favoritos. Así, podrás cambiar de libro y dejarlo en su sitio una vez hayas finalizado con la lectura.  
  1. Una butaca cómoda: la comodidad ante todo. Si leemos en una postura cómoda podremos disfrutar mucho más tiempo de la lectura. Da igual el estilo que tenga la butaca: con o sin reposabrazos, de capitoné o de cuero; lo importante es que al menos sea cómoda. Intenta siempre que el respaldo no sea muy duro, sino más bien acolchado y que sea reclinable.  
  1. Una mesa auxiliar a la altura: añade una pequeña mesita auxiliar al lado de la butaca. Así podrás poner el móvil, el café, las gafas y todo lo que necesites tener cerca. Intenta que la mesa sea de la misma altura que el reposabrazos de la butaca para que te sea mucho más cómodo alcanzar tus objetos.   
  1. Una pared con alma: las paredes de los rincones de lectura tienen mucho encanto. Al ser pequeños rincones especiales de la casa nos arriesgamos más decorando. Puedes innovar añadiendo un papel pintado con mucho color, o simplemente incorporando un mosaico de espejos, o un lienzo.  
  1. Una buena música: para amenizar la lectura siempre viene bien un poco de música relajante. Haz una lista con las canciones que más te relajen y que te ayuden a concentrarte en la lectura, y dale al play. Hay algunos altavoces muy estilosos y retro perfectos también para decorar en estos rincones.  
  1. Textiles de calidad: cuando llega el frío nos apetece arroparnos con mantas y plaids de lana. En el rincón de lectura estamos seguros de que te entrarán ganas de arroparte. Utiliza una cesta de mimbre para ordenar tus mantas y así tenerlas cerca de la butaca donde vas a leer. Lo importante es que sean textiles de calidad, con los que te sientas relajado y a gusto.  

Un rincón de lectura para cada habitación 

Cada casa tiene una distribución diferente. Los rincones de lectura varían mucho dependiendo de donde tengamos más luz o un hueco que de verdad nos guste porque nos relaja. Por eso, el rincón de lectura no siempre tiene que ser en el salón. Si estás pensando en crear uno o renovar el tuyo, te damos algunas ideas.  

Los rincones con vistas al mar son los más especiales. Añade unos cojines de asiento junto a la ventana, y lee tranquilamente. Puedes poner también cerca algún aroma relajante con una vela o un difusor.  

Rincón de lectura en habitación de tonos rosas con mesilla blanca con plantas

Otro de nuestros rincones favoritos están en el dormitorio. Muchas veces no queremos leer en la cama para evitar quedarnos dormidos. Por eso, no es una mala idea añadir unas butacas pequeñas y cómodas, o un chaise longue con una lámpara XL de pie en un pequeño rincón de la habitación. También puedes incorporarlo en la zona del vestidor y luego utilizarlo como asiento para calzarte los zapatos.  

Otro de los rincones que nos encantan para la lectura es la terraza. Si tienes un pequeño balcón con terraza estás de suerte. Puedes crear un espacio chill out con sillas de mimbre o las populares sillas Acapulco. Añade bastantes plantas alrededor, y conseguirás un espacio natural y perfecto para tu momento de lectura. Cuando llegue el invierno, solo tienes que incorporar alguna manta y, ¡listo!