Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

cocina negra con isla central

Si queremos ganar metros en casa, lo más recomendable es apostar por una cocina americana. Este tipo de cocinas son muy populares en decoración, ya que aumentan el espacio, pero también ayudan a conectar el salón, el comedor y la cocina. Tanto si vives con muchas personas en casa, como si te gusta traer invitados, ¡te recomendamos contar con una cocina americana! Te enseñamos cómo son este tipo de cocinas y cuánto cuesta hacer una.  

¿Qué es una cocina americana? 

Una cocina americana es básicamente una cocina abierta al salón. El origen de este término no está muy claro, pero suele asociarse a las casas americanas que, por lo general, cuentan con esta distribución. Las cocinas abiertas son una de las más deseadas ya que permiten conectar diferentes espacios, y ser por tanto un punto de encuentro entre los invitados.  

Ventajas de una cocina americana  

Contar con una cocina americana aporta muchas ventajas a nuestra casa. Estas son algunas de las más comunes:  

  • Punto de encuentro: el contar con espacios abiertos permite hacer reuniones en casa e ir cocinando al mismo tiempo que hablamos con nuestros invitados. También es una ventaja a la hora de tener disponible más asientos.  
  • Luz natural: la mayoría de cocinas abiertas al salón suelen contar con bastante luz natural. Esto es una ventaja ya que ahorramos luz y al mismo tiempo ganamos metros.  
  • Más espacio para cocinar: las cocinas americanas suelen contar con una isla de cocina para poder cocinar. Así podrás tener un espacio de trabajo mucho más amplio.  

¿Qué debemos tener en cuenta? 

La cocina americana es tendencia, y permite unir espacios con mucha facilidad. Pero es cierto que esta cercanía entre estos espacios puede también ser una desventaja si no cuidamos correctamente algunos puntos:  

  • Electrodomésticos silenciosos: es importante invertir en este tipo de aparatos para que cuando estemos reunidos en el salón, o viendo una serie, no escuchemos el ruido de la lavadora, nevera o del lavavajillas.  
  • Campana extractora: los olores pueden ser muy perjudiciales para una casa, y más si contamos con una cocina abierta al salón. Cuida este aspecto y apuesta por una campana potente que elimine todos los olores antes de que lleguen al salón.  
  • Elementos decorativos: al tener la cocina abierta al salón, será lo primero también que vean nuestros invitados. Por eso, te recomendamos que tengas una estética muy cuidada también en la cocina, y sobre todo que siempre la mantengas bien ordenada.  

3 formas de dividir una cocina americana del salón 

Hay ocasiones que preferimos contar con una pequeña división entre el salón y la cocina con el fin de dividir mejor los espacios. Estas son algunas de las más comunes:  

  1. Isla de cocina: es sin duda, la división más popular y la que permite separar visualmente y en armonía el salón, y la cocina.  
  2. Zona de comedor: cuando queremos mantener el espacio abierto, pero diferenciando bien todas las zonas podemos como el office o una zona de comedor. Así, podremos dividir mucho mejor el salón de la cocina.  
  3. Barra de cocina: es una de las alternativas a la isla de cocina, y se suele usar, sobre todo, en casas más pequeñas.  

Cristalera: la solución intermedia a una cocina americana 

Además de las divisiones anteriores con muebles y espacios como el comedor, hay otra forma intermedia de separar el salón de la cocina, y es a través de una cristalera. Se trata de una solución muy utilizada sobre todo si no queremos estar pendiente de los olores, los ruidos, pero tampoco queremos hacer una pared. La cocina, quedará casi cerrada por una cristalera, pero al mismo tiempo, quedará visualmente abierta al salón.  

Si queremos, podemos añadir una puerta corredera para así evitar que los olores pasen a otras zonas de la casa. Lo importante es que, aunque vayamos a añadir una puerta, esta siga siendo con cristales para que visualmente quede abierta al salón.  

¿Se puede contar con un espacio pequeño?  

Las casas con espacio más reducido también pueden tener una cocina americana. Normalmente, este tipo de casas suelen cambiar la isla de cocina por una barra. Una opción mucho más cómoda y que se adapta fácilmente al espacio.