Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Niña jugando en su zona de juegos

Si cuentas con suficiente espacio en casa, una excelente idea es que uno de los cuartos se convierta en la zona de juegos de los niños. Lo ideal es que tenga suficiente espacio para poder dividir la zona en diferentes áreas: juegos, lectura y descanso. Te enseñamos cómo decorar este espacio con diferentes estilos e ideas de lo más originales y divertidas para que los peques jueguen, aprendan y se relajen en un espacio idóneo.

Cómo organizar la zona de juegos 

Si contamos con bastante espacio en lazona de juegos de los niños, lo mejor será dividir el espacio, como se ha indicado antes, en tres áreas: juegos, lectura y descanso. Para hacerlo, podemos recurrir a alfombras, muebles, baulitos, cestas…

  1. Juegos

A los niños les chifla jugar en el suelo, así que lo mejor será contar con una alfombra en esta zona. Existen alfombras lavables, con tintes libres de tóxicos y con diseños ideales para los peques.

Además, en esta zona es importante que habilites un espacio con baúles y cestas de bambú o de mimbre que estén a su altura para que puedan manejarlos, abrirlos y ello les permita organizar sus juguetes. Para aquellos juguetes o libros que no utilicen habitualmente, puedes incluir una estantería. ¡Ojo! Que quede bien fijada a la pared, para evitar accidentes.  

Una buena forma de darle un toque más infantil a la zona de juegos es añadiendo papel pintado, opción muy popular hoy en día. Existen diseños muy divertidos y fáciles de limpiar, por lo que son una opción idónea para los peques.  Por otra parte, puedes pintar una pared con pintura de pizarra; les servirá para jugar, pintar y aprender.

  • Lectura

La hemos llamado zona de lectura, aunque esta servirá también para dibujar, escribir, pintar y hacer todo tipo de manualidades. Para esta zona, añade una mesa de madera con un par de sillas alrededor. Si las sillas tienen un aspecto original, con formas divertidas o con la cara de un animal, por ejemplo, les resultará mucho más divertido sentarse a leer o a dibujar.

  • Descanso

Puedes diseñar una zona de descanso divertida con un tipi. Coloca en su base una alfombra de pelo y unos cojines mullidos que inviten a los peques a acurrucarse para echar una cabezadita. Otro elemento muy útil es un futón plegable, que puede servirles para jugar, relajarse o para dormir la siesta.

Estilo nórdico: una zona de juegos con materiales sostenibles 

Es uno de los estilos más populares en el mundo de la decoración, y es especialmente adecuado para la zona de juegos de los niños. Destaca por su sencillez, naturalidad y la sostenibilidad y calidad de sus productos.

El estilo nórdico prima formas simples y claras y una gama de colores neutros como el blanco, el crema o los tonos pastel, los cuales combinan perfectamente con objetos de madera en tonos claros. Aunque para el cuarto de los niños, te recomendamos incluir colores más vivos, como los del parchís: el rojo, el amarillo, el azul y el verde.  Lo ideal es ir combinando el color de la madera natural, los muebles y objetos de madera pintados en blanco con otros colores más llamativos. Y, mejor, opta por el acabado mate, propio del estilo nórdico.

En cuanto a la elección de los textiles, mejor que sean lisos o con formas geométricas muy sutiles. En este look es preferible no recargar la decoración de la habitación.  

Evita llenar la habitación de los típicos juguetes de plástico y opta por materiales más sostenibles como el bambú o la madera. Existe una amplia variedad de juguetes con certificación FSC, que significa que están fabricados con madera de bosques gestionados de modo responsable.

Estilo rústico: una zona de juegos con encanto natural

Un estilo original para una zona de juegos distinta es el look rústico.

A los niños les encanta jugar recreando las escenas de la vida cotidiana protagonizadas por los adultos y, si descubren al mismo tiempo otros mundos, mejor.

Como les encanta cocinar, cuidar de los muñecos, ir a la compra… una zona de juegos con mucho encanto puede incluir cocinitas de madera con un look rural, utensilios de cocina de antaño como balanzas, cestas de mimbre para almacenar y hacer la compra… Para el cuidado de los muñecos podemos contar con rincón de look shabby chic con maletas vintage, un baúl de mimbre donde colocar su ropita y un romántico carrito de paseo de mimbre…

En una zona de juegos de estilo rústico tampoco puede faltar una casa de muñecas de madera. Para la zona de lectura, puedes incluir una mesa de madera cuadrada con sillas también de madera y con asiento de paja, del tipo de las que se utilizaban antiguamente en los pueblos.

Y, para el descanso de los niños, tal vez se puede incluir una cama casita Montessori con unas cortinas a juego con el look de la habitación.