Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Niña jugando en su zona de juegos

Si cuentas con espacio suficiente en casa, una buena idea es dedicar una de las habitaciones para la zona de juegos de los niños. Es imprescindible que tenga suficiente espacio para poder dividir la zona en diferentes áreas: juegos, lectura y descanso. Te enseñamos cómo decorar este espacio con diferentes estilos, e ideas de lo más originales y divertidas para los peques. ¡Te encantarán! 

Estilo nórdico: una zona de juegos con materiales sostenibles 

Es uno de los estilos más populares en el mundo de la decoración, y uno de nuestros favoritos. Nos encanta por su sencillez, naturalidad y la calidad de sus productos. En el estilo nórdico prima una gama de colores neutros como el blanco, el crema o los tonos pasteles. En algunas ocasiones también vemos tonos grises o negros. Lo ideal es ir combinando estos colores de forma equilibrada por todo el espacio.  

En cuanto a los muebles y accesorios que elijas para la zona de juegos, apuesta por un acabado mate. Es una de las características del estilo nórdico. En cuanto a la elección de los textiles, mejor que sean lisos o con formas geométricas muy sutiles. En este look no es necesario recargar la decoración de las habitaciones.  

Una buena forma de darle un toque más infantil a la zona de juegos es añadiendo un papel pintado. Es una de las opciones más populares hoy en día, para no tener que acudir a la pintura. Además, muchos de los papeles pintados actuales son lavables y muy fácil de añadir en la pared, por lo que son una opción idónea para los peques.  

Estilo boho: una zona de juegos en colores neutros 

Otro de nuestros estilos favoritos y que tiene un encanto de lo más especial es el estilo boho. Se trata de un look muy popular, natural y sencillo. Destacan los colores crema combinados con el negro. La clave de este estilo es buscar textiles con abalorios, plumas o un toque algo más especial.  

Si quieres puedes cambiar el boho natural por uno más exótico y así darle más color a la habitación de los peques. Una buena forma de hacerlo siempre suele ser con textiles y asientos como pufs o pequeñas butacas para los niños.  

Cómo dividir espacios en la zona de juegos 

Si contamos con bastante espacio en la zona de juegos de los niños es importante que dividamos las distintas áreas. Para hacerlo podemos recurrir a alfombras o muebles como vitrinas, e incluso cestas. Lo ideal es dividir el espacio en tres: juegos, lectura y descanso. 

En la zona de descanso añade una alfombra de pelo largo para que sea mucho más gustosa para los peques. Por lo general, a los niños les encanta jugar en el suelo por lo que intenta que la alfombra sea lo más cómoda posible. Ya existen alfombras lavables y de diseños ideales para los peques. Otro elemento que no puede faltarte en la habitación de los niños es un futón. Así, podrás tener un asiento que se convierta también en sofá-cama, ideal para ellos y también para adultos.  

Para la zona de lectura, añade una mesa de madera redonda con un par de sillas alrededor. Busca unas sillas a juego en madera pero que tengas un toque más original. Por ejemplo, puedes añadir unas sillas con un respaldo con una cara de un animal. Esto les encantará, y les resultará mucho más divertido sentarse a leer. 

En la zona de juegos, puedes añadir otra alfombra. Es importante que habilites un espacio con bastantes cestas, y que estén a su altura. De esta forma, no tendrán problema en poder acceder a cada una de las cestas y organizar por ellos mismos sus juguetes. Para aquellos juguetes o libros que no utilicen puedes añadir una pequeña vitrina.