padre e hijo en cuarto de juegos azul con tipi

El cuarto de juegos es una de esas otras estancias de la casa que te salvan de un apuro. Si tienes hijos, lo ideal es que puedas reservar una habitación para que jueguen a sus anchas. Te damos muchas ideas, prácticas y decorativas, para que el cuarto de juegos evolucione según el crecimiento de tus peques. Crearás un lugar mágico donde reinarán las risas.

Lo que no puede faltar en un cuarto de juegos

El cuarto de juegos debe cumplir 4 requisitos básicos. Ha de ser: seguro, funcional, decorativo y contar con mucho espacio de almacenaje. Para ello, el mobiliario y los complementos te ayudarán a organizar el cuarto de juegos ideal:

  • Estantes para los libros: si realmente quieres favorecer la lectura, no pongas los libros infantiles fuera de su alcance. Instala estantes a la altura de sus manos para que puedan escoger el cuento que quieran.
  • Puffs o colchonetas: ideales para leer cómodamente bajo dichos estantes, crea una zona de asientos tipo chill out para favorecer el confort.
  • Un armario o estantería: servirá para guardar los juegos y juguetes. Dependiendo del tamaño de la habitación, podrás optar por un tipo u otro de mobiliario. Si escoges una estantería abierta, los peques lo tendrán más fácil para acceder a sus cosas, fomentando su autonomía. Pero si no te gusta la sensación de caos y el ruido visual, elige un armario, bien organizado por dentro con todos sus juguetes, pero con puertas que oculten el contenido tan random que suele haber en los cuartos de juegos.
  • Cestas y cajas para clasificar: estos organizadores ayudarán a tener localizados los juguetes. Etiqueta las cajas según su contenido (Legos, muñecas, puzzles, etc) y así todo tendrá su sitio y los niños sabrán donde están las cosas. Además, se lo pondrás fácil a la hora de recoger y los habituarás al orden.
  • Una pequeña mesa: puede ser baja (mejor redonda) con sillas para dibujar y hacer manualidades.
  • Una alfombra lavable y mullida: perfecta para amortiguar caídas y que jueguen en el suelo sobre una superficie agradable y cálida.
  • Un tipi: aseguramos que será su lugar secreto favorito. Estas tiendas son decorativas y se convertirán en su refugio para jugar fuera de la vista de los adultos.
  • Colgadores: originales y funcionales para que dejen sus batas y mochilas. Son piezas que se colocan en la pared, quedan decorativas y además facilitan el orden en vertical.
  • Una lámpara de techo: consigue una que produzca una buena iluminación general. Y si es de diseño decorativo, dará mucha personalidad a la habitación.
  • Luz adicional: una lamparita o guirnalda luminosa para la luz de ambiente. Refuerza la iluminación general con piezas luminosas tenues en rincones especiales.
  • Protege los enchufes: por un tema de seguridad. A los más peques les pierde la curiosidad, por lo que unos tapa-enchufes no pueden faltar para evitar accidentes.
  • Suaviza las esquinas pronunciadas: o bien escogiendo un mobiliario de líneas curvas o bien protegiendo las esquinas con piezas especiales.

¿Sueñas con una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Cómo decorar el cuarto de juegos

Cuando ya tengas todo lo necesario para equipar su habitación de juegos, llega el momento más divertido. ¡A decorar!

Para las paredes

Para empezar debemos enfocarnos en los colores y aspectos más generales antes de llenar el espacio de mobiliario decorativo. Veamos

  • Papel pintado: empapela una de las paredes del cuarto de juegos con un bonito papel pintado de un bosque, un mapamundi, flores y animales… Hay modelos realmente sofisticados que además de decorar, dan profundidad al cuarto y lo llevan a otra dimensión.
  • Colores neutros: son perfectos como base, para que transmita paz y calma. Juega con una paleta de color neutra porque la marcha y la energía ya la ponen los peques y sus juguetes.
  • Una pared de pizarra: si pintas un muro del cuarto de juegos con pintura especial de pizarra, se acabará aquello de: “¡ni se te ocurra pintar en la pared!”. Da rienda suelta a su creatividad.
  • Láminas enmarcadas: no se trata de llenar las paredes de cuadros, pero unas bonitas láminas sobre una pared lisa aportarán vida y personalidad, creando un ambiente acogedor.
  • Rótulos para la pared: pueden ser de madera tipo ‘play room’ o los nombres de tus hijos. Sentirán que ese es su espacio privado.
  • Guirnalda textil o de papel: dará un toque festivo al ambiente.

Los juguetes

Claro que estos son los protagonistas de esta estancia y deben brillar por su originalidad y funcionalidad.

  • Juguetes de madera: mejor que apuestes por este tipo de juguetes que son más decorativos, educativos y sostenibles. Bye bye plástico.
  • Un tobogán mullidito o de madera: Hay algunas estructuras especialmente pensadas para que los peques desarrollen su motricidad en los interiores.
  • Una cocina o mercado: además de ser de tendencia para juegos de niños, son perfectas para favorecer el juego simbólico. Son todo un clásico que no pasa de moda.

Para decorar y ordenar

Parte importante de esta estancia es enseñar a nuestros pequeños a cuidar de su espacio y mantenerlo limpio y ordenado. Con mobiliario decorativo que sirva para guardar sus juguetes se sentirán en un ambiente totalmente equipado para ellos.

  • Un burro con perchas para los disfraces: Crea un corner para los trajes de animales, vestidos de princesas y todo tipo de atrezzo. De ese modo, los disfraces estarán bien colgados y a mano. Los complementos, en un baúl.
  • Maletas vintage: para sus tesoros preferidos. Serán piezas muy especial que decorarán la estancia y supondrán un plus de almacenaje.

De un cuarto de juegos infantil a una sala de ocio juvenil

Y los años pasan volando… De repente tu bebé se ha convertido en un adolescente, con nuevos juegos y aficiones. Toca redecorar el cuarto de juegos para transformarlo en una sala de ocio juvenil. Te ayudamos a hacerlo en pocos pasos:

  • Saca el papel  y pinta la habitación en un tono cálido y liso.
  • De cortinas lánguidas con caída a prácticos estores.
  • Adiós colchonetas, hola sofá cama, para que se queden los amigos.
  • Fuera mesita mini, dentro escritorio con toda la tecnología y silla ergonómica.

Si no puedes dedicar una habitación de la casa a cuarto de juegos, delimita su zona de ocio creando rincones lúdicos en el salón o en el dormitorio infantil. Un mueble bajo, una alfombra que enmarque la zona y unas cestas pueden servirte de ayuda para marcar fronteras. Así evitarás juguetes esparcidos por toda la casa o que parezca que haya explotado una juguetería en medio de tu sala de estar.

Decora el cuarto de juegos con los productos más originales