Lavadero oscuro en casa rural

Quien tiene un lavadero tiene un tesoro y a menudo es un espacio que no se tiene muy en cuenta a la hora de reformar la casa o planificar una buena distribución. Sin embargo, pensemos un momento: nos vestimos cada día y a la semana generamos un montón de ropa para lavar y planchar, más aún en el caso de parejas con hijos. Esto demuestra que disponer de un espacio cómodo para lavar y planchar la ropa nos facilita mucho el día a día, eso sí, siempre que esté bien planificado. Por eso aquí dedicaremos un espacio a plantear cómo organizar un lavadero perfecto.  

Para pocos y muchos metros 

Lo ideal es disponer de una habitación solo dedicada a lavado y plancha porque, siendo así, tendremos espacio suficiente para movernos con comodidad y guardar tanto la ropa sucia como la lista para planchar sin tenerlo todo por en medio. Pero no siempre puede ser así.  En caso de no disponer de este espacio, una solución es buscar un rincón en la cocina o en  la galería. ¿Qué tener en cuenta?  

  1. En la cocina

    Disponer de un hueco de unos 60 cm de ancho por 65 cm de profundidad y 85 cm de alto para colocar la lavadora. Y encima, si se desea, instalar la secadora. Ambas, en columna, permitirán ganar espacio y, a la vez, podrán ocultarse tras una puerta del mismo material que el resto de muebles de cocina. Este mueble para lavadora permitiría llevarse hasta el techo y aprovechar así la zona superior para almacenar productos, eso sí, que no se usen con frecuencia.

  2. En una galería

    Contar un espacio lineal de 1 m de profundidad nos permite colocar la lavadora y la secadora una junto a la otra y ganar así superficie de apoyo encima, perfecta para colocar una cesta con ropa. Esta distribución también hace mucho más cómoda la carga y la descarga de los electrodomésticos.

  3. En un lavadero en una habitación

    Podrás contar con todo lo necesario para hacer la tarea de lavado y planchado lo más cómoda posible. Eso sí, asegúrate de que dispones de un punto de agua para conectar los electrodomésticos e instalar un fregadero. Y, a poder ser, que tenga luz natural para poder planchar bien y cansarte la vista menos.

El circuito de lavado  

¿De qué se trata? De lo que necesitamos a la hora de lavar la ropa.

Vamos al detalle: lo ideal para organizar un lavadero con un circuito de lavado perfecto es contar con un mostrador en el que haya un fregadero, porque o bien hay que frotar alguna prenda o bien hay piezas que es mejor lavar a mano. Este mostrador, además, debe tener espacio para poder dejar un barreño con ropa en remojo. Y sobre este espacio, se recomienda disponer de un armario en el que poder guardar todos los jabones a mano para no tener que agacharse y coger malas posturas.

Para completar el circuito de lavado ideal, junto a la lavadora sería genial disponer de una secadora y, al lado, dos cestos –uno para la ropa blanca y otro para la ropa de color– con ruedas para poder moverlos sin levantar grandes pesos.  

¿Y para planchar?  

Una tabla de planchar con ruedas de unos 140 cm y cestas donde dejar la ropa acabada de planchar es ideal. Las ruedas te permiten llevar la tabla a la zona de más luz y arrinconarlo cuando necesites ganar espacio. Pero no solo es importante guarda la tabla de plancar en esta zona; también lo son los huecos donde dejar la ropa planchada. ¿Lo recomendable? 

  •  Un espacio con barras altas para dejar las camisas y las prendas que deban colgarse antes de llevarlas a su armario. 
  • Una barra a 1,10 m de altura para colgar manteles y no tener que doblarlos y generar así feas arrugas. 
  • Un mueble con varias baldas para cologar una cesta por cada miembro de la familia. De esta manera, cada vez que se planche la prenda de uno de ellos, irá directa a su cesta y luego será mucho más fácil ordenar la ropa en los armarios.

Nuestro consejo: que las baldas sean extraíbles, de este modo, dejaremos la ropa en ellas evitando que se arrugue. 

Máximo orden  

No se puede hablar de cómo organizar el lavadero sin tener en cuenta el orden. Hemos hablado de cómo ordenar la ropa pero no del orden visual, también muy importante. Para conseguirlo nada más simple que instalar muebles para todo con puertas. Incluso en el mueble de la lavadora, siguiendo la máxima de “lo que no se ve, no molesta”. Si el espacio es pequeño, un truco para que con tanto armario no se vea demasiado abigarrado, es hacer algunas puertas acristaladas. ¿Y el orden visual? Lo mantendremos sin problemas si instalamos cristales opacos o bien entelamos las puertas.