Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

lámpara de sobremesa blanca sobre un mueble negro

Si quieres fascinar a tus invitados en cuanto pisen tu salón, entonces escoge un diseño que mezcle la comodidad, la elegancia y la contemporaneidad a partes iguales. Podrás conseguirlo con accesorios originales, algunos clásicos de la actualidad y notas de color únicas. Para ello, será necesario que hagas una buena selección de elementos nobles que destaquen por encima de los otros de forma muy meditada. Con esto, evitarás que tu salón parezca una especie de trastero en el que se acumulen objetos sin orden ni concierto. Toma nota de nuestros consejos.

Decorar un salón en tres pasos

Ante todo, debes asegurarte de que cuencos, jarrones y, especialmente, los objetos artísticos (esculturas, cuadros, etc.) puedan colocarse con el espacio suficiente en el salón y puedan brillar por sí solos. Las paredes completamente blancas pueden llegar a ser bastante impersonales, así que tenlo en cuenta también y añade cuadros o láminas magníficos que encajen bien con el resto de elementos añadidos. Tu sala de estar tendrá un aura totalmente carismática y especial. Junto con esto, aplica estos tres sencillos pasos:

  1. Paso

    Piensa con calma qué elemento debería convertirse en el foco de atención de tu salón. ¿Una lámpara colgada del techo, llamativa y hecha de auténticos materiales? ¿Un sofá grande y con varios módulos? La elección determinará el resto de la decoración.

  2. Paso

    Antes de ponerte manos a la obra, haz una selección de los posibles elementos que incluirás en tu salón y pégalos, por ejemplo, en una hoja de papel grande. Así podrás ver en detalle sus características, comprobar con qué otras piezas podrían combinar bien, etc.

  3. Paso

    Haz lo mismo para la selección de los elementos ornamentales que acompañarán al mobiliario. Obtendrás así una visión general de tu salón y evitarás cometer errores o realizar una compra fallida.

Piezas de diseño y muebles sencillos para una gran armonía

Los muebles que escojas deben crear, como te decíamos, una atmósfera armónica; sin embargo, no quiere decir esto que todos los muebles tengan que ser del mismo estilo. Por ejemplo, añadir una pieza un tanto extravagante con el resto de los clásicos, será una mezcla bastante interesante y orientada a la elegancia de tu salón. Algunas opciones son:

  • Colocar un gran sofá con dos sillones para que tus invitados puedan mantener una agradable charla contigo y relajarse por completo. ¿Por qué no un gran sofá rojo con forma de labios, al más puro estilo Dalí?
  • Una mesa de café redonda, céntrica, para poder colocar bebidas y libros sobre ella. Quizá una mesa de centro estilo Bakersfield cubra tus necesidades funcionales y estilísticas.
  • Los aparadores con puertas son idóneos para almacenar objetos y nunca tenerlos sueltos por el salón. Son muy decorativos y estilosos.
  • Estantes abiertos para organizar los libros y algunos objetos decorativos sin renunciar a la sofisticación.

Las lámparas son un must-have

Colocar dos lámparas a diferentes alturas en el techo aportará un carácter vanguardista, especialmente si están sobre la mesa del comedor o en el centro de la habitación. Asimismo, unas luces sobre la mesa auxiliar ayudarán bastante a recrear esa iluminación perfecta que en todo salón debería haber. Juega con la cantidad de lámparas o la dirección de su luz: si esta es indirecta, como en un aplique de pared o en una pequeña lámpara de lectura, habrás dado un toque de intimidad a algún rincón de tu salón.

Colores y sofisticación

dos sillones con mesa auxiliar y cuadros

Una vez seleccionados los muebles, piensa también en los colores. Los materiales nobles suelen ser una opción bastante adecuada. Un sofá de terciopelo en verde oscuro o azul será muy atractivo; algunos detalles dorados, plateados o cobrizos en partes específicas, como las patas de algunos muebles, los dotarán de una notable elegancia. Para completar estas ideas, recurre también al mármol o las maderas macizas, nobles y contundentes en tableros, de color verde natural, o aparadores hechos con madera de mango. Incluye colores como los pertenecientes a las gamas de grises o azules, que como secundarios funcionarán a la perfección. No olvides que un color fuerte, como el amarillo mostaza o el rojo, podrá romper ligeramente esta atmósfera armónica y le irá muy bien.

¿Quién te iba a decir que con unas ideas tan básicas conseguirías unos resultados tan excelentes? El siguiente paso lo escribes tú: aplícalas y haz de tu salón un lugar de ensueño.

Colores sofisticados para decorar un salón de diseño

Y en cuanto a materiales y colores, ¿te has preguntado cómo decorar un salón de diseño con los más ideales? Los materiales nobles son esenciales en la decoración de un salón de diseño. Un sofá de terciopelo de algodón brillante en verde oscuro o azul oscuro atrae la atención con su diseño moderno y sofisticado. Los detalles dorados, plateados o cobrizos en las patas de los muebles, las asas y los accesorios, garantizan un discreto glamur en la habitación. Piedras naturales elegantes como el mármol o maderas macizas exóticas son una manera fantástica de decorar la sala de estar con un estilo noble. ¿Qué tal, por ejemplo, una mesa de centro con un tablero de mármol verde natural o un aparador de elegante madera de mango?

Para conseguir una imagen general armoniosa, puedes elegir una familia de colores básica, como por ejemplo la gama de grises, que siempre es elegante, y combinarla con otros colores que tengan un papel secundario en la decoración, como la gama de azules. Finalmente, para dar un acento de color que rompa el esquema: un cálido amarillo mostaza para contrastar y aportar personalidad.

¡Aquí encontrarás los muebles más glamurosos para triunfar a la hora de decorar un salón de diseño!