cojines blancos y amarillos

Si hay una desventaja de los balcones con encanto es que al estar a la intemperie no son inmunes a miradas indiscretas que nuestra paz en el hogar. Para evitarlo, la buena noticia es que existe una gran cantidad de soluciones decorativas, tanto naturales como artificiales, que nos van a ayudar a conseguir la intimidad que buscamos aportando, además, un extra de elegancia y originalidad en la vivienda. Si todavía no sabes cómo tapar un balcón y ganar en privacidad en tu hogar, permanece muy atento a los mejores consejos que los interioristas de Westwing han preparado para ti.

Cómo tapar un balcón para que no te vean con ocultación artificial

Comencemos con las soluciones de ocultación artificial y con ella una de imitación vegetal que se mantendrá en perfecto estado los 365 días del año: los setos artificiales.

Te sorprenderá el realismo que consiguen, su capacidad para imitar a los setos naturales en aspecto, color y textura y, sobre todo, su frondosidad. Sin duda a prueba de miradas indiscretas por parte del vecino. Su instalación es de lo más sencilla y puede realizarse sobre todo tipo de estructuras: metálicas o de madera. Bastará con bridas de exterior y alambres para su colocación, que podrás hacer tú mismo.

Otra opción son las mallas de sombreo, también de instalación fácil y rápida que le proporcionarán al cerramiento del balcón un aspecto ligero y muy fresco visualmente. Por si fuese poco, su función irá más allá de aumentar la privacidad en la vivienda: también suponen una excelente protección frente a los cambios bruscos del clima.

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Cómo tapar un balcón para que no te vean con toldos y parasoles

Los toldos y parasoles son todo un clásico cuando pensamos en una solución inmediata, sencillísima y que añada también protección frente a los rayos de Lorenzo. Resguardarse del sol, del viento o de la lluvia será muy sencillo instalándolos y, claro está, ganarás de inmediato en privacidad. Además, los parasoles son estructuras móviles por lo que no deberás tenerlos instalados permanentemente y te los podrás llevar contigo, por ejemplo, a la playa, cuando así lo desees, implementando su uso para todo tipo de circunstancias.

Cómo tapar un balcón para que no te vean con pérgolas y cenadores

Estas elegantes construcciones nos protegen del sol, de la lluvia y de los curiosos. Aportan un gran valor estético, hechas en madera, aluminio o acero. Según tus preferencias y el uso que quieras darles, puedes elegirlas adosadas a tu hogar o como elemento independiente. A su vez, completarán el conjunto el juego de telas, lonas y estores: toda una pantalla protectora que quedará en tu hogar, además, de lo más chic.

Cómo tapar un balcón verde

Los jardines verticales artificiales, al igual que sucede con los setos, son una excelente alternativa cuando queremos optar por un cerramiento que nos remita a los materiales orgánicos sin tener que ejercer el cuidado que un jardín natural conlleva.

Resultan también muy fáciles de instalar, son totalmente reciclables y, al igual que sucede con los demás sistemas de cerramiento propuestos, su protección es múltiple: añaden privacidad completa con una opacidad total si así lo deseamos, su vida útil es muy larga por lo que se mantienen en perfecto estado durante mucho tiempo y son extraordinariamente eficaces frente a los rayos ultravioleta.

Cómo tapar un balcón con ocultación natural

Vamos con la segunda de las opciones, la ocultación natural. Para los amantes de los jardines y el exquisito efecto orgánico, existen varias opciones con un aporte decorativo único a la hora de cerrar tu balcón moderno. ¡Veamos cuáles son!

Con barreras vegetales naturales

Las opciones son múltiples: el mimbre, la corteza de pino, el brezo o el bambú, de alto valor decorativo, aportan opacidad absoluta y te trasladarán automáticamente a una auténtica cabaña en el bosque. El aire más exótico y rústico, que te hará viajar cada vez que pises el balcón, ya está aquí.

Te recomendamos, a su vez, que combines este cerramiento con plantas trepadoras de bonitos colores, aromáticas y exuberantes: las gramíneas, la madreselva o el jazmín serán perfectas para conseguir un efecto único.

Con un jardín vertical

Un biombo vegetal es algo que también podemos construir con una combinación de distintas plantas entre sí, dejando crecer una planta trepadora o guiando sobre una celosía un jardín vertical, frondoso y con un resultado de espectáculo, que convertirá tu balcón en un rincón íntimo y perfecto para tu descanso, libre de miradas indiscretas.

Con un seto natural

Además de mezclar distintos tipos de plantas, los arbustos de hoja perenne, como el laurel y el ciprés, o los arbustos de hoja caduca, como la haya y el carpe, son ideales para instalar en tu balcón un cerramiento vertical natural, que deje pasar la luz en invierno, te resguarde del sol en verano y, por supuesto, también de las miradas indeseadas. Ni que decir tiene que el efecto decorativo de estos arbustos naturales es total y se podrá mantener intacto con una poda y cuidados básicos.

Eso sí, aquí hay un punto que debes tener en cuenta: un seto, para que alcance en tamaño y la frondosidad suficiente con la que proteger y cerrar el espacio, puede tardar hasta tres o cuatro años. Entretanto, mientras lo dejas crecer y lo mimas, te proponemos que optes por una de las alternativas naturales: el cañizo, el bambú y el brezo son estupendos en estos casos como material auxiliar, muy económico, estético y también funcional, que te permitirán, con pocos metros, cubrir la barandilla de tu balcón en su totalidad y hacerlo, además, con un extraordinario toque tropical que se convertirá en la envidia de todas tus visitas. Porque tapar el balcón puede ser, además, un ejercicio de lo más divertido.

Tapa el balcón con los productos más elegantes