dormitorio elegante con paredes de dos colores

El dormitorio es la estancia más íntima de la casa y, por el hecho de no ser muy visible, a veces, no recibe el mimo que debería. Gran error, puesto que es el espacio que nos recibe cada noche y en el que recargaremos pilas para enfrentarnos a cada nuevo día. La elección del color de pintura, en este sentido, es muy importante. Tanto, como la selección del tipo de mobiliario y de los textiles con los que lo vestiremos. Por eso, nuestros interioristas recomiendan usar los colores de moda para paredes del 2022. En este artículo nos planteamos cómo pintar una habitación de matrimonio en dos colores para conseguir un dormitorio relajante, único y con mucho estilo. ¿Nos sigues?

5 trucos para conseguir un dormitorio más equilibrado con el color

Dormir en un dormitorio demasiado grande, puede hacerte sentir frío. Dormir en uno muy pequeño, agobio. Una habitación con paredes irregulares tampoco ayuda a sentirse relajado… ¿Qué podemos hacer? No nos pondremos a derribar muros para hacer que nuestra habitación tenga las medidas adecuadas para descansar relajados y a pierna suelta, ¿no? Pues no. Pero sí puedes ayudarte con el color para intentar modificar la forma de tu habitación y lograr, así, un espacio más agradable. Estos son los cinco efectos ópticos que puedes conseguir gracias a pintar una habitación de matrimonio en dos colores:

1. Para dormitorios alargados

Si tu dormitorio es demasiado alargado, pinta la pared del cabecero, la principal, de un color más intenso, y el resto, claras. Conseguirás acercar esa pared a la mirada y que las dimensiones de la habitación se reequilibren. ¿Qué te parecería un verde grisáceo para la pared del cabecero y otro más claro para el resto de paredes? El verde es uno de los colores de tendencia y con mobiliario de madera puedes conseguir un espacio muy natural y relajante.

2. Para dormitorios grandes

¿Tienes una habitación demasiado grande? Lo que en principio puede ser una ventaja, también puede volverse un problema, generando un ambiente demasiado frío. Esto te pide pintar todas las paredes, incluido el techo, del mismo color cálido. Aquí, optaríamos por un tostado y el segundo color, más claro, lo aplicaríamos a las carpinterías.

3. Efecto de techos altos

¿El techo es demasiado bajo? Elévalo con la pintura. Te proponemos que pintes las paredes del color que más te guste, por ejemplo, un gris claro, que tampoco empequeñecerá el ambiente, y a un palmo para llegar al techo, empieces a pintar de color blanco. Un blanco que seguirá en el techo y que lo alejará visualmente hacia arriba.

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

4. …O de techos bajos

¿Y si es al revés y tienes un techo demasiado alto que hace que tu dormitorio se vea desangelado? Pues invierte la posición de los colores que te acabamos de dar: El color claro, en las paredes, y en el techo, el más oscuro. Para el techo del dormitorio apuesta por colores como el gris plomo o un tostado profundo. Muy sofisticado.

5. Más alto o ancho

 Pintar franjas también puede ayudarte a reequilibrar el espacio y es una opción de pintura decorativa que nunca pasa de moda, creando estancias de aire clásico. Las franjas en horizontal harán que la habitación se perciba más ancha y en vertical, que las paredes parezcan más altas. Una buena solución es pintar las franjas en la pared del cabecero, que es la pared donde se dirigen todas las miradas. Pintando las franjas solo en esta pared, conseguirás que el resto del espacio se perciba igual. Si utilizas este truco con colores arena y tostados lograrás un ambiente clásico; en azul y blanco, fresco y de costa, y en gris plomo y blanco roto, por ejemplo, más sobrio y urbano.

Decora solo con pintura

Si eres como el común de los mortales y a tu dormitorio no le sobran los metros, quizás te hayas planteado prescindir de mobiliario. Una idea súper decorativa es evitarte el cabecero y crear uno con pintura. ¿Ideas? Aquí tienes algunas:

  • Con el color más intenso, crea un arrimadero que cubra 1/3 de la pared, solo en la pared en la que se apoya la cama. Cuanto más alto hagas el arrimadero, más sofisticación le darás a tu habitación. Un arrimadero de pintura como cabecero te soluciona otro problema y es que proteges la pared donde se apoya el cabecero de los roces típicos que se generan con el tiempo. Elige una pintura lavable y conseguirás mantener el cabecero pintado en perfectas condiciones por más tiempo.
  • Pinta la pared del cabecero de suelo a techo a dos colores. Puedes hacerlo con las franjas que te hemos comentado o con otra idea muy decorativa: con molduras, crea cuarterones en la pared como los de las antiguas boisseries de los pisos con historia. Pinta la base de un color claro y, de la misma gama de colores, elige otro más subido para repintar solo las molduras. Harás un juego de relieves de color que quedará muy decorativo sin ocupar espacio.
  • Pinta las paredes con un color claro y convierte la pared donde se apoya la cama, en un lienzo para pintar un mural o bien una frase inspiradora con el color más oscuro. Idea solo apta para artistas del DIY.

A cada combinación, una emoción

Ya sabemos que los colores pueden cambiar nuestro humor y como nos relacionamos con ese espacio. Por eso, te hemos preparado algunas combinaciones ideales para el dormitorio que te harán sentirte listo para el descanso. ¡Vamos a ello!

  1. Gris suave y blanco: su luz crea espacios estimulantes y a la vez, la serenidad del gris claro aplaca la fuerza del blanco. Calma relajante.
  2. Verde y arena claro: fresco, a la vez que natural, genera un equilibrio ideal para descansar profundamente.
  3. Azul intenso y blanco: dos tonos que aportan alegría y luz. Su frescura ayuda a sentirse en un espacio limpio, a respirar mejor y, con ello, a dormir a pierna suelta.
  4. Azul intenso y azul grisáceo: aunque fríos, pintar una habitación de matrimonio en dos colores como estos, genera un ambiente envolvente que ayuda a sentirse acogido y relajado.
  5. Rosa y gris claro: sensibilidad, seducción… Esta combinación es glamurosa, sofisticada e ideal para dormitorios con mucha personalidad.
  6. Gris plomo y gris claro: un mix cromático sobrio y moderno que no pasa de moda. Para dormitorios discretos en los que el color no perturbe la tranquilidad del espacio.
  7. Marrón y beige: más cálidos y relajantes, imposible. La opción perfecta para dormitorios eternos.

Ahora que ya sabes cómo pintar una habitación de matrimonio en dos colores, ¿sabes también cuál es tu pareja de tonos ideal? Entonces es el momento de buscar las piezas de mobiliario y los detalles para decorar tu habitación que mejor quedarán con esos tonos. En Westwing tenemos ideas para todos los estilos. ¿Quieres descubrirlas? ¡Hazlo ahora y transforma tu dormitorio ya!

Decora tu dormitorio con estos productos